Menu
RSS
Emite tribunal sentencia definitiva en contra de vendedor y compradores de droga en CU UNAM

Emite tribunal sentencia definitiva…

Al contar con las pruebas...

Exploran posible vinculación entre la UdeC y universidades de Kuwait

Exploran posible vinculación entre …

Con el propósito de forta...

La UASLP inaugura su Centro de investigación y extensión “El Balandrán” en la Zona Media del estado  

La UASLP inaugura su Centro de inve…

Autoridades estatales, un...

Inauguran el 1er Congreso Internacional de Enfermería Comunitaria en la UABC

Inauguran el 1er Congreso Internaci…

Se realizó el Primer Cong...

Reducen robos en casi 11 por ciento en entornos universitarios de UdeG, gracias a “Senderos seguros”

Reducen robos en casi 11 por ciento…

El programa estatal “Send...

La UAM concluyó el análisis y la formulación de propuestas para el SITUAM

La UAM concluyó el análisis y la fo…

La Universidad Autónoma M...

Dietas “milagro” solo comprometen la salud: nutrióloga de la UAS

Dietas “milagro” solo comprometen l…

Hablar de dietas como un ...

La oratoria nos hace más críticos y seguros: Alumna de UdeC

La oratoria nos hace más críticos y…

“Seguridad, capacidad arg...

Presentan sitio web “Zapata en la UNAM”, imágenes y documentos del zapatismo

Presentan sitio web “Zapata en la U…

A 100 años del asesinato ...

El arte puede generar procesos de sanación de la violencia: antropólogo en la Ibero

El arte puede generar procesos de s…

El arte puede generar muc...

Prev Next

Alfonso Rangel Guerra Destacado

l escritor  e investigador fue c de la UANL. l escritor e investigador fue c de la UANL. Especial

Cumplió 90 años en noviembre pasado. Más de las dos terceras partes de ese tiempo lo ha dedicado a escribir en torno a literatura y educación, así como a la docencia y la función pública. Considerado como el gran conocedor y difusor de la obra de Alfonso Reyes, su coterráneo, debió compartir durante mucho tiempo su natural inclinación de escritor con las correspondientes a la del eficaz funcionario (en Monterrey, el D.F. y Madrid), fértil investigador en la UNAM y la docencia en su querida facultad de Filosofía y letras de la UANL, de la cual fue rector. El domingo pasado, en el marco de la Feria del Libro del Palacio de Minería de la UNAM, don Alfonso fue homenajeado al tiempo que se anunció el inicio de una nueva empresa: la presentación del primero de doce volúmenes de lo que será la edición de sus obras completas.


Esta colección integrará escritos dispersos que tuvieron poca circulación, así como buena parte de la obra ya publicada. Según lo dice él mismo, en el prefacio de este primer volumen (Senderos Literarios):  “debo confesar mi asombro ante todo lo que he publicado, desde lo más antiguo hasta lo más reciente”. Como podrá pensarse, una empresa de romanos en toda la línea, ya que para publicar, es indispensable revisar, ordenar corregir.
Sus primeros escritos, a los 20 años, vieron la luz en las páginas culturales de El Norte o El Porvenir, periódicos de Monterrey; en Vida Universitaria y Armas y Letras de la propia UANL.  Versaban principalmente sobre aspectos culturales y literarios, pero ‘el gusanito’ de la educación se hizo presente cuando en el tercero de ellos se encargó de una sección titulada La Universidad en el Mundo,  sin sospechar que a ese afán le dedicaría varias décadas. La mayor parte de estos volúmenes estarán ubicados en la literatura, con una intención que estuvo presente desde el comienzo y que podría ser su credo literario: “no sabríamos interpretar totalmente los hechos del pasado si no conociéramos sus expresiones culturales”. La historia, o la historiografía, no puede circunscribirse a “las batallas y a los descubrimientos, sino al legado de la filosofía, la ciencia y, por supuesto, la literatura…”.
En este texto no pretendo avanzar más en la parte literaria. Quiero resaltar, con la brevedad del caso, la parte relativa a la educación superior, campo donde don Alfonso ha ocupado un espacio muy destacado, toda vez que desde sus veintitantos años también se incorporó a posiciones de dirección en la UANL para luego transitar por la Anuies y el Colegio de México. Un recorrido de cuatro décadas en que el funcionario combinó la gestión y administración de instituciones con la confección de estudios, proyectos y, en general, textos educativos.
 Particularmente relevante para la educación superior nacional es su paso por la Anuies. Ahí se quedó 12 años, como secretario general ejecutivo, transformándola. La que era casi una organización de membrete en 1965, se convirtió, en los siguientes doce años, en una institución que alcanzó su mayoría de edad. Entre sus logros sobresalen: a) multiplicó la membresía; b) gestionó los primeros fondos para proyectos institucionales y becas para el profesorado; c) organizó cursos para el personal docente, con énfasis en la didáctica y  los nuevos métodos de enseñanza; d) fundó el Centro de Planeación Nacional de la Educación Superior; e) inició un vasto programa editorial, fundando la Revista de la Educación Superior; f) impulsó los primeros trabajos sistemáticos de estadística nacional del sector; g) junto con la UNAM, levantó el primer diagnóstico nacional del sector y se fijaron las bases para un primer plan nacional.
A todo ello habría que agregar otras acciones de enorme transcendencia: la realización de los proyectos que permitieron  la fundación de la UAM y el Colegio de Bachilleres, en 1974. En ese cúmulo de esfuerzos, siempre estuvieron presentes sus estudios, ensayos, discursos y conferencias que señalaron el camino, todos ellos con un enorme sentido de futuro, y que ahora reaparecerán en estas Obras. Dígalo o no esta idea de 1966 que sigue siendo un objetivo perenne: “el fin primordial de la universidad es la formación de hombres íntegros, capaces no sólo de cumplir con eficacia sus labores profesionales, sino de entender, valorar y criticar su circunstancia histórica y la  realidad económica, social, cultural y política de su país…”

Carlos Pallán Figueroa

Ex secretario general ejecutivo de la ANUIES

volver arriba