Menu
RSS
Emite tribunal sentencia definitiva en contra de vendedor y compradores de droga en CU UNAM

Emite tribunal sentencia definitiva…

Al contar con las pruebas...

Exploran posible vinculación entre la UdeC y universidades de Kuwait

Exploran posible vinculación entre …

Con el propósito de forta...

La UASLP inaugura su Centro de investigación y extensión “El Balandrán” en la Zona Media del estado  

La UASLP inaugura su Centro de inve…

Autoridades estatales, un...

Inauguran el 1er Congreso Internacional de Enfermería Comunitaria en la UABC

Inauguran el 1er Congreso Internaci…

Se realizó el Primer Cong...

Reducen robos en casi 11 por ciento en entornos universitarios de UdeG, gracias a “Senderos seguros”

Reducen robos en casi 11 por ciento…

El programa estatal “Send...

La UAM concluyó el análisis y la formulación de propuestas para el SITUAM

La UAM concluyó el análisis y la fo…

La Universidad Autónoma M...

Dietas “milagro” solo comprometen la salud: nutrióloga de la UAS

Dietas “milagro” solo comprometen l…

Hablar de dietas como un ...

La oratoria nos hace más críticos y seguros: Alumna de UdeC

La oratoria nos hace más críticos y…

“Seguridad, capacidad arg...

Presentan sitio web “Zapata en la UNAM”, imágenes y documentos del zapatismo

Presentan sitio web “Zapata en la U…

A 100 años del asesinato ...

El arte puede generar procesos de sanación de la violencia: antropólogo en la Ibero

El arte puede generar procesos de s…

El arte puede generar muc...

Prev Next

Las maestras mexicanas y el feminismo nacional Destacado

Las maestras mexicanas y el feminismo nacional

Marzo es el mes de la mujer. El pasado viernes 8 de este mes se conmemoró en gran parte del orbe el Día Internacional de la Mujer, instaurado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde 1975. Justamente en este año se realizó la Primera Conferencia Mundial sobre la Condición Jurídica y Social de las Mujeres, la cual, se llevó a cabo en nuestro país, en concreto, en la Ciudad de México en 1975. Este encuentro iniciado en la capital de nuestro país dio origen al mandato por el cual la Asamblea General de la ONU proclamó a la década comprendida entre 1975-1985 como el Decenio de la Organización de las Naciones Unidas para la Mujer.


Pareciera paradójico, pero en nuestro país donde actualmente -se estima que- todos los días al menos siete mujeres son víctimas de la violencia machista y en los últimos 10 años han sido asesinadas casi 24 mil mujeres, sea al mismo tiempo, un país pionero en el debate sobre la equidad de género y la pugna por los derechos de la mujer a nivel global.     
Antes de concluir el periodo revolucionario, a inicios del siglo XX, el general Salvador Alvarado Rubio, en ese entonces gobernador de Yucatán, posicionó a las mujeres como grupo de género en el discurso político de esta entidad, en la que no tenían existencia jurídica, en especial las mujeres casadas.
En un libro maravilloso editado por la Secretaría de Cultura (SC) y el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) “Historia de las mujeres en México”, se da cuenta de como data de 1916 el primer Congreso Nacional Feminista en nuestro país, organizado justamente en Yucatán y apoyado por el general Alvarado, oriundo de Sinaloa. No obstante, si este primer congreso contó con la anuencia del entonces gobernador de Yucatán, el trabajo y el impulsó provino de una maestra: Hermila Galindo.
Es curioso, pero en la elite ilustrada de la época rondaba en el ambiente consideraciones como las de Francisco Mújica (Constitucionalista de 1917) y es que “la obra redentora del
gobierno revolucionario no estará completa sin la liberación de la mujer”, pero no era una dádiva lo pugnado. La maestra Hermila Galindo, consiente del papel de la mujer en una nación en ciernes, al ocaso de 1916 envío al constituyente que preparaba nuestra carta magna, una misiva donde reclamaba los derechos políticos para la mujer, bajo el siguiente argumento:
"Es de estricta justicia que la mujer tenga el voto en las elecciones de las autoridades, porque si ella tiene obligaciones con el grupo social, razonable es, que no carezca de derechos. Las leyes se aplican por igual a hombres y mujeres: la mujer paga contribuciones, la mujer, especialmente la independiente, ayuda a los gastos de la comunidad, obedece las disposiciones gubernativas y, por si acaso delinque, sufre las mismas penas que el hombre culpado. Así pues, para las obligaciones, la ley la considera igual que al hombre, solamente al tratarse de prerrogativas, la desconoce y no le concede ninguna de las que goza el varón."
Cuando Hermila Galindo escribe “la mujer, especialmente la independiente, ayuda a los gastos de la comunidad”, pareciera a nuestra distancia -para los albores del siglo XX- algo inverosímil o poco factible, no obstante, en gran medida es el magisterio, quien permitió a las mujeres el desarrollo de sus capacidades en un sentido más amplio. Digamos pues que, el magisterio nacional es cuna del feminismo moderno en México y digo moderno, porque ¡oh paradoja!, se pueden encontrar antecedentes claros del feminismo en nuestro país en el siglo VII, nada más y nada menos que, con la inigualable y siempre bien ponderada Sor Juana Inés de la Cruz.
Lo que en otrora logró el convento, en la época moderna lo hizo la docencia, actividad profesional que permitió a las maestras mantenerse a sí mismas o a sus familias y, a pesar de todos los obstáculos, ser “ilustradas” aun cuando sus conocimientos no fueran reconocidos socialmente y debieran tener cuidado de no sobresalir ni en hacer alarde de sus inquietudes intelectuales. De hecho, nos relata la obra “Historia de las mujeres en México” nuestra escuela nacional, en concreto la escuela mixta, “se veía como el comienzo de la verdadera reivindicación femenina. Cuando el niño y la niña reciban a un mismo tiempo la educación y la instrucción, entonces será cuando habrá una comunidad de ideas”.
Por esta ocasión no queda más espacio sino para enunciar a maestras destacadas, quienes, junto con Hermila Galindo son precursoras del feminismo moderno en México; sean pues para su estudio los nombres de las docentes Rita Cetina Gutiérrez, Dolores Correa, Laura Méndez de Cuencua, Rosaura Zapata, Estefanía Castañeda, Silvina Jardón y Carmen Ramos. Queda para otra entrega el nombre de Griselda Álvarez, poeta, maestra y primera gobernadora de un estado: Colima.  

Héctor Martínez Rojas

Periodista

Modificado por última vez enJueves, 14 Marzo 2019 03:27
volver arriba