Menu
UJAT y Universidad Hebrea de Jerusalén  fortalecen lazos académicos y de amistad

UJAT y Universidad Hebrea de Jerusa…

El rector de la Universid...

La Modernización está matando a las abejas: Experto en la UdeG

La Modernización está matando a las…

Se calcula que al año se ...

Estudiante UAEM obtiene Beca Fundación Botín

Estudiante UAEM obtiene Beca Fundac…

Alfredo Guadarrama Villan...

Entrega Cecad de la UABJO otra generación del bachillerato abierto y a distancia

Entrega Cecad de la UABJO otra gene…

Tras culminar sus estudio...

Participa rector de la UAS en reunión de trabajo en la CANIEM

Participa rector de la UAS en reuni…

El rector de la Universid...

Presenta SEP la serie Voces de la Diversidad

Presenta SEP la serie Voces de la D…

La Secretaría de Educació...

Invita la UAQ a estudiantes a realizar movilidad en Illinois

Invita la UAQ a estudiantes a reali…

La investigadora y direct...

Anuies y FCE inaugurarán librería del FCE en edificio sede de la asociación

Anuies y FCE inaugurarán librería d…

El próximo jueves 30 de a...

Convocan INEE y Conacyt a participar en el Fondo Sectorial de Investigación para la Evaluación de la Educación 2018

Convocan INEE y Conacyt a participa…

El Instituto Nacional par...

Crean en IPN dispositivo a bajo costo para rehabilitar los dedos de la mano

Crean en IPN dispositivo a bajo cos…

El Instituto Politécnico ...

Prev Next

Comparten experiencia de vivir con discapacidad auditiva en la UdeC Destacado

Comparten experiencia de vivir con discapacidad auditiva en la UdeC UdeC

“Los maestros de alumnos con discapacidades auditivas, del habla y la vista deben expresarse con volumen alto, articular bien las palabras, no hablar entre dientes ni traer chicle. Además, se recomienda elegir un lugar sin ruido, pues en ocasiones éste impide que los estudiantes escuchen bien”.
Así lo recomendó la profesora de la Facultad de Trabajo Social, Guadalupe Cabrera Martínez, con base en su experiencia personal de vivir con discapacidad auditiva, durante el pánel sobre inclusión que se realizó como parte de las Jornadas Académicas 2018 de Trabajo Social.
“Si ustedes conocen a fondo nuestras habilidades, condiciones y necesidades, nos podrían incluir en sus actividades. Dejen de vernos como personas ‘pobrecitas’ o que necesitamos de toda la ayuda”, comentó.


Recordó que de niña sus padres no quisieron que aprendiera el lenguaje de señas porque el doctor advirtió que dejaría de esforzarse para hablar. “Gracias a esta decisión de mis padres, pude comunicarme con todos y abrir más mi panorama en la vida. Los aparatos no me apenan, porque ellos me ayudaron a salir adelante y a ser alguien en mi profesión”, contó.
Dijo que, sin los aparatos que utiliza, sería una persona cien por ciento discapacitada en cuanto al sentido de la audición; sin embargo, gracias a éstos ha dejado de serlo.
Después se quitó los aparatos que portaba detrás de sus orejas para mostrar cómo su voz se torna más grave y con más volumen, pues sólo de este modo ella puede escuchar un poco.
Ante un auditorio lleno de estudiantes de la Licenciatura en Trabajo Social, Cabrera Martínez, a través de la historia de una tortuguita que no hablaba porque podía escuchar, compartió su experiencia de fortaleza y perseverancia ante su discapacidad auditiva en ambos oídos, la cual sólo le permite escuchar muy levemente los sonidos.
Por último, la historia tuvo eco en una parte del alumnado, la cual propuso realizar una obra de teatro para llevar la historia a las plazas y jardines públicos, para que padres de familia se enteren de lo que pueden pensar y sentir sus hijos con esta discapacidad.
Como parte del pánel de inclusión, Julia Isabel Ochoa mostró el trabajo desarrollado dentro de la asignatura Práctica integrativa, a cargo de un equipo de estudiantes de octavo semestre en el Instituto Down.
En dicho instituto apoyaron intensamente en actividades de mantenimiento y limpia, la elaboración de periódicos murales, activación física, clase en aula, juegos con material lúdico, juegos en equipo, charlas con padres de familia y eventos en plazas públicas.

Redacción Campus

volver arriba