Menu
Debaten sobre la importancia del pensamiento crítico desde la escuela en la UdeG

Debaten sobre la importancia del pe…

El desarrollo de habilida...

La ciencia tiene teorías simples y elegantes: Julieta Fierro en la UAM

La ciencia tiene teorías simples y …

La astronomía utiliza ins...

Refrendan colaboración INEE y Universidad de Colima

Refrendan colaboración INEE y Unive…

El rector de la Universid...

Crean en IPN plataforma de apoyo al Síndrome de Williams

Crean en IPN plataforma de apoyo al…

Estudiantes del Instituto...

Egresa la primera generación del Campus Salinas de la UASLP

Egresa la primera generación del Ca…

La UASLP egresó a su prim...

Dramaturgo colombiano Felipe Botero imparte taller a estudiantes de teatro de UdeG

Dramaturgo colombiano Felipe Botero…

Vomitar lo que sucede en ...

Reflexiones pendientes, 50 años después de los movimientos sociales de 1968: Historiador en la UAM

Reflexiones pendientes, 50 años des…

Aunque existen testimonio...

Desarrollan en la UNAM hidrogel para cicatrices, eficiente y de bajo costo

Desarrollan en la UNAM hidrogel par…

Un equipo multidisciplina...

Titula UdeC a nueva generación de contadores y administradores

Titula UdeC a nueva generación de c…

La Facultad de Contabilid...

ANUIES y Universidad Panamericana presentan el libro ‘’Orden Institucional y Seguridad Nacional’’

ANUIES y Universidad Panamericana p…

No se puede comprender la...

Prev Next

Sobre el Justo Sierra Destacado

El auditorio, inaugurado en 1962, ha sido testigo de los movimientos estudiantiles. El auditorio, inaugurado en 1962, ha sido testigo de los movimientos estudiantiles. Cuartoscur

Hay miriadas de momentos que recordar del auditorio Justo Sierra. Momentos memorables, seguro. El breve pero acuciante reportaje de Blanca Valadez en MILENIO Diario la semana pasada, me hizo recordar de nuevo la fatídica tarde del 10 de junio de 1971.
A esas horas calurosas del Distrito Federal, en el Justo Sierra de la Facultad de Filosofía y Letras no había un asiento vacío. Muchos jóvenes se acomodaron como pudieron en los pasillos. En medio del proscenio: una mesa sencilla, amplia, cubierta con  el manto azul y oro de la UNAM, la que flanqueaban Octavio Paz, Carlos Fuentes, José Alvarado, Marco Antonio Montes de Oca, Víctor Flores Olea, y un estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.


Políticas, la Facultad, era la convocante a un  recital de Octavio Paz,  justo el día y la hora en que una marcha estudiantil se desarrollaba en Santo Tomas. Uno podía imaginarse todo, pero nada podía evitarse. El clima del país era idóneo  para revueltas y desafíos juveniles. Había rabia. Rencores del 68. Se vivían con rispidez y contradicciones la “apertura democrática” de Luis Echeverría que todo lo enredaba a su gusto y lo hacía con doble cara. Muchas universidades del país eran focos de agitación y sobre ellas caía la mano fuerte del estado. La realidad es que el movimiento estudiantil y social del país vivía sometido al lenguaje doble del gobierno,  al engaño y a la simulación del un presidente que todo lo resolvía en  su estilo maquiavélico. Nos daba frecuentes lecciones de hipocresía política, particularmente al dirimir las diferencias de sus propias élites. Utilizaba por igual a opositores que a militantes de su partido.
Pero con los estudiantes tenía otro tipo de cuentas pendientes desde años atrás. Formó grupos paramilitares para contener el movimiento y con ellos libró la famosa “guerra sucia”.
En el ambiente del Justo Sierra, sin embargo, la emoción de oír a Paz y a sus acompañantes era parte de la búsqueda de respuestas de los universitarios. Había entusiasmo pero también una tensión sorda en  el magno auditorio. El acto empezó y  antes de que Paz leyera sus poemas, Fuentes leyó  un texto del afónico José Alvarado, si mal no recuerdo era una crónica sobre Mixcoac y sobre el poema Vuelta de Paz. Fuentes presentó a Don Pepe como “El Pancho Villa civil”.  Pero esa tarde en el auditorio Justo Sierra habría de ser de poesía y mensajes de sangre.
Se deseaba oír la pasión estética de Paz, pero se pensaba en cuál sería el destino de la marcha estudiantil del  Casco de Santo Tomás, ya que desde días antes el gobierno había hecho circular la existencia de Los Halcones, el grupo paramilitar que respondería con  fiereza a la marcha.
Después de un largo y difícil conflicto, la UANL, era la convocante a esta manifestación que iba a marcar el sexenio. Las distintas facciones del movimiento de 1968 concentraron coincidencias y diferencias los días previos y esa tarde.
Paz apenas empezaba a leer sus poemas, cuando el portazo de un grupo de estudiantes provenientes de Santo Tomas, víctimas de la represión,  anunció la tragedia y la represión que ocurría en las calles de San Cosme.
Paz y Fuentes, tranquilos, serenos, con mesura y sabiduría manifestaron su inconformidad con los hechos de la represión. Reivindicaron libertad y democracia.
Los manifestantes, por supuesto, tenían en mente la audaz respuesta de Marcelino Perelló a los periodistas cuando la prensa le exigió en 1968 pruebas de que había muertos. Marcelino exhibió como respuesta una camisa  con manchas de sangre. Los muchachos, esa tarde, casi al empezar su conmovedora denuncia, tiraron al piso ropa ensangrentada.  

Redacción Campus

Más en esta categoría: « Hable, señor rector Graue
volver arriba