Menu
Realizan segunda Expo Deportes en la UABC

Realizan segunda Expo Deportes en l…

Se llevó  a cabo la segun...

Entregan el Premio Jalisco de Periodismo 2018

Entregan el Premio Jalisco de Perio…

Para reconocer la excelen...

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobierno Abierto

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobi…

Este jueves, José Eduardo...

Reconoce la UAM el trabajo universitario  en favor del desarrollo nacional

Reconoce la UAM el trabajo universi…

La Universidad Autónoma M...

Presentan Revista “GénEros” 24, que aborda a la mujer en el Virreinato, en la UdeC

Presentan Revista “GénEros” 24, que…

En instalaciones de la Fa...

Remoción de iconografía del Tren Ligero contribuye al deterioro de la cultura visual tapatía, advierte especialista de la UdeG

Remoción de iconografía del Tren Li…

Antes, un golpe de vista ...

Alumnos de la UAM ganaron la fase on campus del premio Hult Prize

Alumnos de la UAM ganaron la fase o…

Tres equipos conformados ...

El culto guadalupano, elemento de cohesión social: experta de la UNAM

El culto guadalupano, elemento de c…

Hoy en día, el culto a la...

Egresan del programa English Access 83 estudiantes del SEMS de la UdeG

Egresan del programa English Access…

Un total de 83 estudiante...

Buscan en UABC  soluciones a la problemática del agua

Buscan en UABC soluciones a la pro…

Se llevó a cabo el “Foro ...

Prev Next

La Entrevista MILENIO-AMLO: ¿Un modelo para armar? Destacado

La Entrevista MILENIO-AMLO: ¿Un modelo para armar?

Como un símbolo, al inicio de la primavera se llevó a cabo la entrevista-conversatorio de AMLO con cinco miembros de esa casa editorial, coordinados por su director, Carlos Marín, y un invitado de lujo, Jesús Silva Herzog, sumado a ese grupo. Durante hora y media, López Obrador respondió preguntas, extendiéndose en ocasiones para desespero del conductor, eludió otras, pero, en conjunto, el candidato de Morena mostró un talante muy franco en cuestiones que serán debatidas en los próximos 90 días de campaña por la presidencia de la República. Entre ellas, la Reforma Energética, el nuevo aeropuerto y, dentro del sector educativo, los aspectos referentes a la Reforma, los rechazados de las universidades y los exámenes de admisión, la autonomía universitaria y el gobierno, la cuestión de los jóvenes y los llamados ‘ninis’.


Genio y figura, como siempre, en esos temas tan polémicos AMLO señala un camino áureo para abordarlos: la consulta ciudadana, “el pueblo tiene un instinto certero, es sabio…en la democracia es el pueblo el que manda, el que decide”.  Ante la objeción relativa a que “hay una representación en el Congreso” (C. Puig), la razón ya ofrecida se transforma en teoría constitucional: confluyen dos tipos de democracia, a) la representativa que le corresponde al poder legislativo, pero también b), la participativa, la que viene del pueblo, de la ciudadanía, sobre todo cuando se trata de “temas fundamentales de la nación”, como son los tres ya mencionados. En ese terreno, ante otro cuestionamiento relativo a que no existe en la Constitución un procedimiento para ese tipo de “consulta popular directa” (J. S. Herzog), una nueva respuesta con estilo elusivo: “¿por qué no aprobamos una iniciativa de ley para que esté contemplado en la Constitución y se pueda hacer dicha consulta?”.
En fin, se trata de un candidato curtido en dos campañas presidenciales, que se ha despojado en esta tercera de la obcecación, el insulto y cierto fundamentalismo que tantos votos le quitaron en aquellas. Ahora, su plataforma política se mantiene firme, y su dicho podría indicar que sobre aviso no hay engaño, como en los tres temas fundamentales ya mencionados. Pero, en otros muy delicados (fiscalía autónoma, matrimonio igualitario, aborto), la ambigüedad disfrazada de consulta ciudadana, a la manera de joker o carta comodín, será la que decida primero y luego el Congreso, si fuera el caso. A semejanza de mayo de 2006, cuando todo iba bien (“sonríe, vamos a ganar”), su lenguaje es de presidente electo, como si la entrevista se estuviera efectuando en septiembre de este 2018. Relacionado con esto, quizá lo sorprendente es que los entrevistadores, de modo predominante, le dieron también ese trato.
Para fines electorales, su fortaleza está en aquella ambigüedad. Una indefinición que lo lleva a afirmar, sin sonrojarse, que entre posiciones tan contradictorias en torno a la reforma energética (como la del empresario Alfonso Romo y el morenista de primera hora, Taibo II): “sí se puede conciliar. Yo aclaro que el movimiento nuestro es plural, amplio, incluyente; hay de todas las clases sociales, de todos los sectores sociales, de todas las corrientes de pensamiento, de todas las religiones…es la representación de la sociedad, del pueblo mexicano…”. No obstante esta nueva posición, calificada como ‘acomodaticia’ por sus críticos, hay una parte que se mantiene incólume: “es un movimiento donde se respeta la opinión de todos, sin embargo, hay posturas definidas”.
Entre esas “posturas” están las correspondientes a la reforma energética y la educativa, mismas que tienen un señalamiento expreso. A las dos, según asegura, les dará el mismo tratamiento. Primero, que  “a partir de un debate entre todos los mexicanos, consideremos qué no conviene a la nación” y luego, “por la vía legal iniciar un proceso de modificación a las leyes, aun cuando nos lleve todo el sexenio”.
Política y jurídicamente la expresión es correcta pero poco informa sobre la actitud que se asumiría desde el primero de diciembre. “Echar abajo las reformas” suena bien para el sector duro morenista, y es un principio básico de la plataforma electoral del ahora candidato, pero ¿cómo hacerlo respetando el estado de derecho y cumpliendo con el  compromiso —desde ese  primero de diciembre—   de “guardar y hacer  guardar la Constitución y las leyes que  de ella emanen...”. La próxima semana haré referencia a la parte correspondiente al sector educativo.

Carlos Pallán Figueroa

Ex secretario general ejecutivo de la ANUIES

volver arriba