Menu
Comunicación social de la UAM, entre las mejores opciones educativas en este campo en México

Comunicación social de la UAM, entr…

Creada en 1974, apenas un...

Empresarios exitosos brindan consejos a jóvenes de la UdeC

Empresarios exitosos brindan consej…

Durante la Semana Cultura...

Participa UABC en Congreso Internacional de Gastroenterología

Participa UABC en Congreso Internac…

Con destacada participaci...

Exposición de la UAM recrea la vida de la generación de 1960

Exposición de la UAM recrea la vida…

Desde un departamento mue...

La UNAM reconocerá a la editora universitaria de la UdeG Sayri Karp por su trayectoria

La UNAM reconocerá a la editora uni…

La maestra Sayri Karp Mit...

Participa universitaria de la UdeC en Coloquio sobre Artes Escénicas, en Veracruz

Participa universitaria de la UdeC …

Adriana León Arana, direc...

IPN enviará brigadas emergentes a Sinaloa

IPN enviará brigadas emergentes a S…

El Instituto Politécnico ...

Egresado de la Ibero trabaja para que la información sea accesible para todos

Egresado de la Ibero trabaja para q…

Una de las misiones que t...

Psicólogo, obligado a abrirse al conocimiento de otras disciplinas: catedrático de la UASLP

Psicólogo, obligado a abrirse al co…

La Facultad de Psicología...

Conmemora UG 48 años la Escuela de Nivel Medio Superior de Salvatierra

Conmemora UG 48 años la Escuela de …

La escuela del Nivel Medi...

Prev Next

La crisis del agua en las metrópolis exige una mejor gestión: investigadora de la UAM Destacado

La crisis del agua en las metrópolis exige una mejor gestión: investigadora de la UAM UAM

Las ciudades se han convertido en espacios vulnerables que por un lado afrontan severas precipitaciones pluviales que generan inundaciones y, por otro, prologadas temporadas de sequía que provocan escasez de agua, razón por la que demandan cambios tecnológicos disruptivos y una eficiente gestión del vital líquido, afirmó la doctora Flor Yunuén García Becerra.
La profesora-investigadora del Departamento de Procesos y Tecnología de la Unidad Cuajimalpa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) sostuvo que ejemplo de esta problemática son metrópolis en la India, Bangladesh y Nepal, en las que por las inundaciones el año pasado fallecieron mil 200 personas y millones fueron desplazados.


En tanto, Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, enfrenta la crisis hídrica más importante de la historia y podría ser la primera ciudad en los tiempos modernos en quedarse sin agua; el 16 de abril fue marcado como el Día Cero y desde entonces sólo pueden consumir 50 litros por persona al día.
Durante el Seminario Divisional de Ciencias Naturales e Ingeniería de la Unidad Cuajimalpa señaló que la contaminación se ha extendido a los océanos donde se calcula la presencia de cinco billones de trozos de plástico flotando en las aguas, con un peso aproximado de 270 mil toneladas, cantidad que excede seis veces la del plancton.
La doctora en Ingeniería Química advirtió que los efectos adversos se reflejan ya en el ser humano, un estudio realizado en Gran Bretaña con jóvenes sanos que seguían dietas comunes reveló que 86 por ciento de ellos registró la presencia en la orina de bisfenol A (BPA), químico usado para la fabricación de resinas duraderas y plástico de policarbonato.
Al dictar la conferencia Soluciones ingenieriles sustentables para ciudades del Siglo XXI: El caso del agua y saneamiento, la especialista señaló que más que la falta o abundancia de agua se trata de un problema de una mala gestión, por lo que consideró necesario modificar los metabolismos urbanos lineales por cíclicos.
Esto implica cambios tecnológicos disruptivos –infraestructura verde y remoción de microcontaminantes– así como el uso eficiente o el reúso directo del agua para reducir el desperdicio y tener una menor necesidad de fuentes externas.
El reúso, señaló, es un cambio en la gestión del agua que exige calidad y demanda sistemas de erradicación de contaminantes con soluciones sustentables. En la actualidad las grandes plantas de tratamiento convencionales son insuficientes, pero transformarlas o adicionarlas para que remuevan microcontaminantes resulta inviable por el elevado costo que significaría.
Como las de lodos activados emplean tecnología bacteriana que no logra remover en su totalidad muchos de los microcontaminantes, recomendó impulsar la investigación sobre otros tipos que puedan erradicar los contaminantes.

Redacción Campus

volver arriba