Menu
Sólo siete por ciento de jóvenes usa redes sociales para la discusión política: Académico de la UAM

Sólo siete por ciento de jóvenes us…

Los jóvenes dedican al oc...

Apuesta educación superior a ser eje de la justicia social: rector UABJO

Apuesta educación superior a ser ej…

Fortalecer la educación s...

Realizarán la UAS, el INE y medios de comunicación el Encuentro entre candidatos al Senado

Realizarán la UAS, el INE y medios …

La Universidad Autónoma d...

Piezas de Rafael Coronel estarán en el MUSA de la UdeG a partir de mañana

Piezas de Rafael Coronel estarán en…

El misterio y la ambivale...

Llevarán a cabo brigada universitaria “UABC Contigo” en Tecate

Llevarán a cabo brigada universitar…

El doctor Miguel Ángel Ma...

Desarrolla la UAM aplicación para medir la contaminación por ruido

Desarrolla la UAM aplicación para m…

Hubbub, alerta ruido, una...

El arte, consustancial al ser humano: Ana Rosa García en la UdeC

El arte, consustancial al ser human…

La reconocida artista vis...

El IPN aplicará examen de admisión de nivel superior a más de 92 mil aspirantes

El IPN aplicará examen de admisión …

El Instituto Politécnico ...

Analizan en la UJAT avances y retos en la enseñanza de las lenguas modernas

Analizan en la UJAT avances y retos…

Diseñado como un foro par...

Encabeza el rector de la UAS inicio de obra para el remozamiento del Centro Tortuguero

Encabeza el rector de la UAS inicio…

El rector de la Universid...

Prev Next

Asumen los Maestros la trascendencia de la capacitación docente Destacado

El Servicio Profesional Docente es un mecanismo de combate ante la deshonestidad, los abusos y la arbitrariedad que existían en el manejo de plazas. El Servicio Profesional Docente es un mecanismo de combate ante la deshonestidad, los abusos y la arbitrariedad que existían en el manejo de plazas. Especial

La capacitación de los maestros de enseñanza básica y media superior se ha colocado en el centro del sistema educativo nacional y es la pieza clave de la reforma educativa que se ha instrumentado en los últimos años.
Los profesores saben que se trata de una estrategia y una serie de lineamientos que les ha permitido transitar hacia un esquema que reconoce el esfuerzo y la profesionalización de su trabajo y de sus proyectos.


Una línea de acción que si bien en un inicio enfrentó resistencias y generó conflictos, como lo han reconocido las propias autoridades educativas, se ha ido consolidando en todo el país y posiciona a los docentes como los actores centrales de estos cambios.
Las cifras consignan un avance en el Servicio Profesional Docente que rompe con las expectativas que se trazaron en un inicio y apuntan a la aplicación de 1. 7 millones de evaluaciones aplicadas al concluir la presente administración.
Tan solo hasta diciembre del 2017, 343 mil maestros frente a grupo en educación básica y media superior, que habían participado en la evaluación del desempeño de sus habilidades docentes.
De acuerdo con la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente, en ese periodo se han evaluado un millón 241 mil 777 personas, de los cuales 655 mil corresponden al concurso de ingreso al servicio docente.
En cuanto a los maestros que ya están en el aula, la meta es concluir este sexenio con al menos 50 por ciento de los profesores de educación básica y media superior evaluados en su desempeño.
Como se observa, los indicadores justifican la implementación de estas medidas tendientes a profesionalizar la labor de millones de maestros, pero sobre todo a revalorar el mérito y la capacidad de los maestros como única llave para acceder al sistema educativo.
A decir de Gilberto Guevara Niebla, consejero de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), el Servicio Profesional Docente “es un mecanismo para combatir la deshonestidad, los abusos y la arbitrariedad que existía en el manejo de plazas, en las promociones y en la asignación de estímulos económicos”.
Porque las plazas se asignaban, explica, no en función de reglas claras e imparciales, sino a partir de la voluntad arbitraria de líderes sindicales y burócratas locales.
Y es que en las promociones, “influían de manera determinante las palancas y pocas veces se respetaban los merecimientos. El sistema Carrera Magisterial que asignaba estímulos económicos se corrompió de forma que líderes sindicales y protegidos de ellos recibían a través de él beneficios desmesurados sin correspondencia con sus méritos”.
Ahora los maestros, con el Servicio Profesional Docente enfrentan un esquema que rompió con esa tendencia.

Mayores probabilidades de crecimiento
Los datos de la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente establecen que en estos años de implementación, los estudiantes normalistas son los que están obteniendo los mejores resultados en las evaluaciones, tanto por el porcentaje de aspirantes egresados de las escuelas formadoras de maestros, como por el avance en la mejora de sus resultados.
Esto, en comparación con los egresados de las instituciones de educación superior, quienes resultan mejor calificados al referirse al dominio de sus asignaturas.
Para el número de pruebas aplicadas entre 2014-2017 se integraron 14 mil evaluadores certificados por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) y se revisaron 981 mil pruebas de respuesta abierta ya calificadas.
De las 655 mil personas que han participado en los concursos de ingreso al magisterio, 317 mil 93 resultaron idóneos; 108 mil 349 profesores acudieron a la evaluación diagnóstica al cumplir dos años de servicio; 134 mil 9 participaron en un concurso de promoción, y 343 mil 569 se sumaron a la evaluación del desempeño.
Estos indicadores, como lo ha planteado el propio Secretario de Educación Pública (SEP), Otto Granados Roldán, demuestran que el país cuenta con un buen magisterio, al que le faltaban incentivos y acompañamiento
Porque la reforma educativa entró en una ruta clara de consolidación en beneficio de los maestros, los padres de familia y sobre todo del derecho a una educación de calidad de los niños de México.
Y es que, al menos hasta finales de 2017, se han asignado 153 mil plazas de ingreso y 34 mil promociones; es decir, cerca de 190 mil personas han ingresado o ascendido en el Servicio Profesional Docente gracias a los concursos que prevé la propia Ley General del Servicio Profesional Docente y la reforma educativa.
Los mismos docentes, de acuerdo con las encuestas y estudios que se han aplicado entre ellos, avalan esta nueva forma de operar. Casi 60 por ciento de los maestros piensa que la evaluación es fundamental para su desarrollo profesional y consideran atractivos los incentivos económicos con aumento a su sueldo base, de acuerdo con los resultados en las evaluaciones del desempeño.
Como lo plantea Eduardo Backhoff Escudero, exconsejero presidente del INEE, la evaluación docente constituye un elemento clave para asegurar una educación de calidad.
En ese contexto, la evaluación es la herramienta clave en el Servicio Profesional Docente para que los maestros ingresen, se promuevan, se reconozcan y permanezcan en el servicio.
“Los instrumentos que permiten llevarla a cabo pasan por diversas pruebas de validez que garantizan que la interpretación de los resultados sea la correcta”, detalla.
En decir, con la creación del Servicio Profesional Docente se busca implantar una cultura del mérito, en la que cada docente construya su carrera profesional de acuerdo con el esfuerzo y cumplimiento de sus responsabilidades.
Y uno de los retos importantes “es la definición de un modelo de desarrollo profesional docente que, efectivamente, promueva la mejora de la calidad de las prácticas pedagógicas”.
A final de cuentas, apunta, la evaluación educativa de gran escala representa un componente indispensable para conocer en qué medida se están alcanzando las metas educativas de un país, y que ésta proporciona información a las autoridades educativas para que se tomen decisiones para mejorar.

Medidas de reforzamiento
De acuerdo con los especialistas, los resultados que ha generado la evaluación docente de 2014 a la fecha, son méritos de las personas que han creído en la reforma educativa, en el Servicio Profesional Docente, y en los incentivos construidos por esa transformación, así como de quienes que han decidido participar en los procesos.
Para Sylvia Schmelkes,  consejera de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), se debe avanzar aún más en la articulación y fortalecimiento de una política de profesionalización docente que comience con una reforma integral de la formación inicial y continua.
Esta debe estar auxiliada por una evaluación que conduzca a una carrera docente fincada en conocimientos y habilidades para mejorar los aprendizajes.
De lograrse esta dinámica, se le dará una mayor importancia a la educación intercultural, un aspecto “que se menciona pero no se desarrolla y que es una de las habilidades para el siglo XXI aceptadas ya a nivel mundial”.
Asimismo, Teresa Bracho González, consejera presidenta de la Junta de Gobierno del INEE, apunta que es importante hacer notar que las evaluaciones contribuyen a comprender los déficits en educación cuando se combinan con datos de acceso y cobertura, y que éstas pueden decirnos mucho más sobre la inequidad educativa y su relación con los niveles de ingreso en los países en desarrollo.
Agrega que constantemente diferentes protagonistas de los sistemas educativos toman decisiones basadas en los resultados de las evaluaciones, entre las que mencionó las que aplican los maestros para comprender cómo aprenden sus alumnos y brindarles apoyo individual en función de los problemas que enfrentan.
Al mismo tiempo, se toman en cuenta las evaluaciones que se aplican a los docentes para proporcionarles orientación profesional para que mejoren su enseñanza y sus relaciones humanas.
Por ello, la propia Junta de Gobierno del INEE propone que el Servicio Profesional Docente debe revisarse y mejorarse, no obstante, el mérito individual ha de ser la única llave que abra el ingreso a la profesión magisterial y a la promoción a cargos de dirección, supervisión y asesoría técnica pedagógica, así como a la asignación de estímulos.
Y es que “la profesionalización docente tiene la encomienda de fortalecer la vocación, los conocimientos y capacidades óptimos para que los docentes alcancen un alto desempeño en el salón de clases y en la escuela”.
De ahí que la evaluación docente es un medio para promover la permanente superación del profesorado y “sería desafortunado no mantener el esfuerzo iniciado y retornar o reproducir malas prácticas y arbitrariedades del pasado”.
Es decir, no hay pretexto para romper con esta inercia que ha beneficiado a miles de maestros y los ha colocado en el centro de la reforma educativa y ha revalorado su labor y su esfuerzo como formadores de futuros ciudadanos.
Como lo reconoce Eduardo Backhoff Escudero, exconsejero presidente del INEE, el modelo de evaluación del desempeño docente incorporó el mayor número de voces y recuperó las inquietudes y planteamientos del magisterio, así como de especialistas que han acompañado su diseño.
Además, se debe reconocer que no todos los problemas de la falta de calidad educativa dependen de los docentes, ya que también influyen las características del contexto, de las familias y de los propios educandos.
“Los docentes tienen un papel clave en la mejora de la calidad de la enseñanza, por ello es fundamental cuidar su desarrollo profesional; y en eso, la evaluación representa un instrumento valioso para apoyar el desarrollo de la profesionalización docente”, dice.
Porque un maestro que se supera de manera continua, finaliza Backhoff Escudero, atenderá adecuadamente a sus alumnos y logrará por ello buenos resultados de aprendizaje.  


La estrategia de profesionalización
El Servicio Profesional Docente es el conjunto de actividades y mecanismos, para el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia en el servicio público educativo y el impulso a la formación continua, con la finalidad de garantizar la idoneidad de los conocimientos y capacidades del personal docente.
Unos de sus principales objetivos es mejorar en un marco de inclusión y diversidad, la calidad de la educación.
Otros de sus objetivos son mejorar, en un marco de inclusión y diversidad, la calidad de la educación y el cumplimiento de sus fines para el desarrollo integral de los educandos y el progreso del país.
Además, mejorar la práctica profesional vía evaluación en las escuelas; el intercambio de experiencias y los apoyos necesarios, asegurar, con base en la evaluación, la idoinedad de los conocimientos y capacidades del Personal Docente, Directivo y de Supervisión; y estimular el conocimiento de la labor docente mediante opciones de desarrollo profesional.
En tanto, la Coordinación Estatal del Servicio Profesional Docente tiene como objetivo proporcionar información oportuna en materia de ingreso, promoción, permanencia en el servicio y reconocimiento docente.
Además, tiene a su cargo los programas de capacitación, actualización y superación profesional pertinentes a las necesidades formativas de las y los maestros, y por supuesto conocer los procesos y resultados que deriven de cada una de las etapas que comprende el Servicio Profesional Docente.  
La Ley General del Servicio Profesional Docente señala en el Artículo 52 que la evaluación del desempeño es obligatoria para el personal docente y técnico docente en servicio de Educación Básica, y que se realizará por lo menos cada cuatro años.
Para la presidenta de la Junta de Gobierno del INEE, Teresa Bracho González, existe una deuda con los maestros porque aún falta efectuar un acompañamiento efectivo para mejorar su desarrollo profesional.
Específicamente, explica, esta deuda se da particularmente con los docentes de nuevo ingreso, por lo que es necesaria la instalación de mecanismos efectivos que materialicen el valor formativo de la evaluación del desempeño docente.
Y es que, asume, Bracho González, los maestros son la fuerza fundamental del Sistema Educativo Mexicano y que a partir de la reforma educativa se estableció un servicio profesional que norma la carrera de los mismos, fortalece su profesionalización y establece al mérito como principio rector para acceder a una plaza docente.
Por eso, dice, la evaluación debe efectuarse con base en los principios de legalidad, imparcialidad y objetividad.
Por eso, argumenta Sylvia Schmelkes, consejera del INEE, debido a la importancia de todo este proceso que se ha ido consolidando, la evaluación docente no depende de la voluntad de un titular del Ejecutivo, por lo que el proceso continuará sin importar el resultado de los procesos electorales.
“Desde luego que todo es posible, pero no es un asunto o una decisión, en un momento dado, de un nuevo Ejecutivo, sino que tiene que pasar por todo un proceso de otra naturaleza”, advierte.
Para la expresidenta de la Junta de Gobierno del INEE indicó que, ante la posibilidad de que llegue un gobierno con la intención de suspender o modificar la reforma educativa y su componente de evaluación a maestros, se tendrán que realizar modificaciones legales.
Lo que hay que considerar, explica, es que las evaluaciones están reguladas por varias leyes, incluso en un aspecto por la Constitución, desde luego que todo es posible cambiarse, pero requeriría un cambio desde la Constitución, que es la que visualiza la evaluación de todos los componentes del Sistema Educativo Nacional, incluyendo a los docentes.

Carlos Reyes

Modificado por última vez enMiércoles, 16 Mayo 2018 20:55
volver arriba