Menu
Realizan segunda Expo Deportes en la UABC

Realizan segunda Expo Deportes en l…

Se llevó  a cabo la segun...

Entregan el Premio Jalisco de Periodismo 2018

Entregan el Premio Jalisco de Perio…

Para reconocer la excelen...

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobierno Abierto

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobi…

Este jueves, José Eduardo...

Reconoce la UAM el trabajo universitario  en favor del desarrollo nacional

Reconoce la UAM el trabajo universi…

La Universidad Autónoma M...

Presentan Revista “GénEros” 24, que aborda a la mujer en el Virreinato, en la UdeC

Presentan Revista “GénEros” 24, que…

En instalaciones de la Fa...

Remoción de iconografía del Tren Ligero contribuye al deterioro de la cultura visual tapatía, advierte especialista de la UdeG

Remoción de iconografía del Tren Li…

Antes, un golpe de vista ...

Alumnos de la UAM ganaron la fase on campus del premio Hult Prize

Alumnos de la UAM ganaron la fase o…

Tres equipos conformados ...

El culto guadalupano, elemento de cohesión social: experta de la UNAM

El culto guadalupano, elemento de c…

Hoy en día, el culto a la...

Egresan del programa English Access 83 estudiantes del SEMS de la UdeG

Egresan del programa English Access…

Un total de 83 estudiante...

Buscan en UABC  soluciones a la problemática del agua

Buscan en UABC soluciones a la pro…

Se llevó a cabo el “Foro ...

Prev Next

Becarios Destacado

Esta figura ganó legitimidad y representación entre las comunidades académicas universitarias. Esta figura ganó legitimidad y representación entre las comunidades académicas universitarias. Especial

Desde su origen medieval, las universidades desarrollaron un complicado entramado de relaciones entre estudiantes y profesores que derivaron de las viejas prácticas de los oficios entre aprendiz y maestro. Dado su origen corporativo —la universidad como una corporación o comunidad de practicantes especializada  en el mismo oficio (leer y escribir)—, esa relación de aprendices-alumnos/profesores-maestros, se constituyó como el núcleo duro del orden institucional universitario, un núcleo que se mantiene el centro de la vida escolar universitaria desde hace más de nueve siglos.


Con la revolución académica de principios del siglo XIX, en la cual la enseñanza, la investigación y los aprendizajes se consolidaron como el paradigma dominante de la educación superior, los aprendices se convirtieron en estudiantes-becarios y los profesores-investigadores en tutores. Incorporarse a las tareas de enseñanza e investigación se convirtió en la principal ruta de acceso a la ciencia y a la tecnología, una ruta generalmente pavimentada por el camino de las becas o patrocinios públicos o privados. Con el ascenso del Estado del Bienestar, el derecho a la educación se constituyó como uno de los pilares de las políticas sociales, que incluyeron la gratuidad y obligatoriedad de la enseñanza pública, que contemplaron casi desde el principio sistemas nacionales de becas para los sectores que por su origen social o por méritos individuales (o ambas) debían ser apoyadas mediante transferencias financieras públicas directas (a los individuos) o indirectas (a los programas o instituciones de adscripción de los estudiantes).
En ese contexto surge la figura del becario moderno, un estudiante generalmente universitario que en virtud de su ciudadanía, origen social, méritos académicos o capacidades intelectuales, es considerado por el Estado o por las propias instituciones universitarias como un individuo con el derecho a ser apoyado para realizar sus estudios. Esa figura ha adquirido legitimidad y representación entre las comunidades académicas universitarias en México. Se sabe que mediante diversos programas —federales, estatales, municipales, institucionales—los jóvenes estudiantes mexicanos pueden tener acceso a diversos tipos de apoyos públicos y privados para mejorar el acceso, la permanencia y tránsito por los estudios  técnicos, de licenciatura o de posgrado en las diversas instituciones nacionales de educación. Sin embargo, poco se sabe de las prácticas de los becarios, el sentido de su trabajo, las condiciones de su desempeño, los resultados que se obtienen.  
Según datos registrados en el Anexo del 5º. Informe de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, durante el ciclo escolar 2016-2017 se otorgaron un total de 7.7 millones de becas a los niños y jóvenes mexicanos de todos los niveles educativos. De ese total, 6.1 millones corresponden al Programa de Inclusión Social (PROSPERA) —que se distribuyen mayormente en los niveles educativos básicos: primaria y secundaria—, 525 mil son becas de “manutención” (lo que antes era PRONABES), y poco más de un millón corresponden a “otras becas”. En este último rubro se consideran las 151 mil becas de nivel superior que se otorgaron en 2017, de las cuales poco más de 58 mil son las de becarios de posgrado del CONACYT.
Los datos son apenas la puerta de entrada al análisis del “becariato” mexicano moderno. Como parte de las políticas de accesibilidad al derecho a la educación, las últimas seis administraciones federales han instrumentado diversos programas de becas públicas para los jóvenes mexicanos. Existen actualmente tres grandes tipos de becas y de becarios: las de manutención, las ”científicas”, y para estudios de posgrado. Las primeras se destinan básicamente a estudiantes de licenciatura universitaria, con el propósito de apoyar gastos de transporte y alimentación durante su trayecto escolar. Las segundas se dirigen a la contratación de auxiliares de investigación en proyectos dirigidos por investigadores consolidados (SNI). Las terceras son la de los estudiantes que fueron aceptados en programas de posgrado reconocidos en el Padrón de Posgrados de Calidad del Conacyt.
Pero existen también un conjunto amplio y heterogéneo de becas públicas y privadas de las cuales no tenemos datos precisos (o incluso, no existen datos). Muchos gobiernos estatales y no pocos municipales destinan una fracción de sus presupuestos al otorgamiento de becas para el nivel medio superior y superior en sus respectivos territorios y poblaciones. Asimismo, las propias universidades públicas suelen destinar un porcentaje de sus recursos al otorgamiento de becas a sus estudiantes, ya sea en forma de apoyos para compra de artículos escolares, alimentación, transporte, o mediante la condonación de pagos de matrícula semestral o anual a los estudiantes que así lo soliciten.  Las becas privadas que manejan instituciones educativas particulares, bancos o fundaciones, muchas veces bajo la forma de becas-crédito, también forman parte del complicado universo de los becarios mexicanos.
Es difícil hablar entonces de un sistema nacional de becas. Tenemos en el mejor de los casos un sistema federal de becas, que coexiste con conjuntos dispersos de becas y de becarios en los ámbitos locales, públicos y privados. Sin embargo, no existe un  registro sistemático de seguimiento de becarios que permita conocer con mayor precisión y profundidad sus distintos tipos y perfiles, sus trayectorias, sus desempeños, sus comportamientos y prácticas. Aunque existen esfuerzos notables de investigación en torno a casos específicos —programas, escuelas, algunas instituciones—, no disponemos de un sistema de información que permita construir conocimiento sobre los miles de jóvenes que son apoyados con recursos públicos o privados a través de becas. Ahora que se anuncia una suerte de programa universal de becas para todos los jóvenes (“queremos tener becarios y no sicarios”, ha dicho en reiteradas ocasiones en buen modo político-electoral el puntero AMLO), quizá sea el momento de avanzar en la configuración de un verdadero sistema nacional de becas que incluya información básica para el conocimiento del becariato mexicano del siglo XXI.  

Adrián Acosta Silva
Investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas de la Universidad de Guadalajara.

Modificado por última vez enMiércoles, 23 Mayo 2018 21:23
volver arriba