Menu
La Red de Innovación Educativa 360 formalizará sus trabajos próximamente con participación de la UAM

La Red de Innovación Educativa 360 …

La Red de Innovación Educ...

Arreola habría hecho maravillas en el mundo de las redes sociales: Conversatorio en la UAM

Arreola habría hecho maravillas en …

Como poeta Juan José Arre...

Festeja UdeC 39 años de enseñanza de las Ciencias Políticas y Sociales

Festeja UdeC 39 años de enseñanza d…

La Facultad de Ciencias P...

Presentarán alrededor de 200 proyectos durante la Expo Ciencia y Tecnología 2018 en la UABC

Presentarán alrededor de 200 proyec…

Las facultades de Ciencia...

La universidad es toral para la resolución de conflictos: Directora de la DCBS de la UAM

La universidad es toral para la res…

En México, la educación s...

Preparan Festival Internacional de la Guitarra en la UdeG

Preparan Festival Internacional de …

Con la presencia de guita...

Para evitar rezago, reprobación y deserción escolar el IPN fortalece sus programas tutoriales

Para evitar rezago, reprobación y d…

Para evitar el rezago, la...

Hoy inicia VI Taller “Colima de Geometría” en la UdeC

Hoy inicia VI Taller “Colima de Geo…

Este martes darán inicio ...

Participan investigadores de la UABC en Red de Investigación en la Surgencia del Caribe

Participan investigadores de la UAB…

La mayor parte de la prod...

La UdeG cuenta con la máquina de cómputo más potente y rápida de México, y la cuarta en América Latina

La UdeG cuenta con la máquina de có…

Se trata del Centro de An...

Prev Next

Atender contigencia para evitar riesgos de salud: especialista del IPN Destacado

Atender contigencia para evitar riesgos de salud: especialista del IPN IPN

El establecimiento de la Fase I de Contingencia Ambiental, derivado de la concentración por ozono (O3) en la Zona Metropolitana del Valle de México, es un problema multifactorial y se complica con la radiación solar que se presenta actualmente, explicó Saúl Hernández Islas, profesor e investigador de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (Upibi), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), quien recomendó a la población seguir las medidas durante las fases de contingencia.
“El incremento de ozono en la tropósfera, a diferencia del que se encuentra presente en la atmósfera superior, se produce como un contaminante secundario derivado de una reacción química entre los óxidos de nitrógeno (NOx), el monóxido de carbono (CO) y los compuestos orgánicos volátiles (COV), que al entrar en contacto con la radiación solar, liberan un radical libre de oxígeno que se une con las demás moléculas de oxígeno presentes en el ambiente”, señaló.


Hernández Isla dijo que este es un problema que no se debe únicamente a las emisiones de contaminantes emitidos por los automóviles o la industria, sino que también tiene su origen en las casas habitación, al utilizar el combustible fósil en calentadores o estufas y la generación de residuos sólidos que producen metano con un gran potencial de dióxido de carbono (CO2).
Otros factores que contribuyen a agravar esta situación son la calidad de los combustibles fósiles y el crecimiento de la ciudad de manera vertical. “Y esto es muy grave porque donde antes vivía una familia promedio de cuatro integrantes con un carro, quizá dos calentadores y una estufa, ahora se han construido edificios con más de 20 familias multiplicando el uso de artefactos contaminantes”, comentó.
El investigador politécnico advirtió que mientras la concentración de actividades económicas, industriales y escolares en pequeños tramos para cantidades elevadas de personas, la construcción de condominios y centros comerciales sobre vialidades que ya se encuentran saturadas desde hace mucho tiempo, aunado a las características geográficas de la Zona Metropolitana del Valle de México que forma un cuenco donde permanecen las emisiones contaminantes, este problema se seguirá presentando con niveles cada vez más alarmantes.
Comentó que las fases de contingencia ambiental restringen el uso de cierto número de automóviles y se reducen las actividades industriales, que dicho sea de paso, también repercuten en el sector comercial de bienes y servicios, consecuentemente en la economía de los ciudadanos, quienes tienen que pagar mayores precios a sus proveedores cuando estos han permanecido detenidos por algunos días.
El jefe de la academia de Ingeniería Ambiental de la Upibi subrayó que es necesario poner atención a este problema porque los daños a la salud pueden ser graves ya que las partículas de O3 pueden penetrar a través de las membranas celulares lo que puede provocar daño al tracto respiratorio, incrementar la incidencia de ataques y síntomas respiratorios y reducir la función pulmonar y la capacidad del sistema inmunológico para defenderse de las infecciones bacterianas.
Ante esta situación, consideró pertinente retomar la solución desde múltiples ángulos y solicitar la intervención de la academia que ha realizado investigaciones al respecto, además de considerar al medio ambiente como un eje rector en los programas gubernamentales, con soluciones que arrojen mejores soluciones en la materia.
Existen tres fases de contingencia que se establecen conforme al número de puntos con el cual se mide la contaminación del aire: precontigencia cuando la calidad supera los 160 puntos de partículas menores a diez micrómetros; la fase I cuando los registros de O3, que de manera natural es de 20 a 40 partes por billón (ppb), supera los 190 puntos y la fase II cuando la calidad del aire alcanza los 240 ppb.

Redacción Campus

volver arriba