Menu
Académicos de la UdeG emplean almidón y microfibras para crear bioplásticos

Académicos de la UdeG emplean almid…

Investigadores y estudian...

Dona INEGI a la UdeC equipo para medir deformación volcánica

Dona INEGI a la UdeC equipo para me…

Tras una gestión iniciada...

Elaboran tortilla gourmet de maíz y aguacate en la UdeG

Elaboran tortilla gourmet de maíz y…

El aguacate y el maíz son...

La generación de la ruptura alumbra la libertad creativa en la UAM

La generación de la ruptura alumbra…

Desde figuras humanas con...

Concluyen estudiantes  de la UABC proyecto artístico en puente peatonal

Concluyen estudiantes de la UABC p…

El proyecto artístico con...

“Entrega rector de la UdeC muy buenas cuentas”: Alejandra Romo de ANUIES

“Entrega rector de la UdeC muy buen…

Luego de conocer el Segun...

Distrito Cultural Universitario de UdeG  se perfila como uno de los más importantes del mundo

Distrito Cultural Universitario de …

El proyecto Distrito Cult...

México, aún lejos de la independencia energética: investigador de la UAM

México, aún lejos de la independenc…

México podría lograr la a...

Expertos de la UNAM rescatan “El caballito” y ganan premio

Expertos de la UNAM rescatan “El ca…

Con técnicas electroquími...

Facultad del Hábitat de la UASLP recibió acreditación de dos licenciaturas

Facultad del Hábitat de la UASLP re…

Por cuarta ocasión las ca...

Prev Next

Jurassic World y la nostalgia de lo común Destacado

Jurassic World y la nostalgia de lo común El director J. A. Bayona no encuentra su propia voz en el filme.

Llegamos al verano y con ello, los estudios de cine comienzan a lanzar sus títulos más ambiciosos comercialmente hablando. Como es costumbre, la época de blockbusters es una de constantes críticas, enormes riesgos y mucha acción.
Jurassic World: Fallen Kingdom (Jurassic World: el Reino Caído) de J.A. Bayona tiene dos pendientes: sacudirse el enorme peso que significa la entrega original y encontrar un propio camino lejos de ella. Desafortunadamente, no logra ninguno de sus objetivos. Pero para fortuna de sus fans, no necesitaba hacerlo para entregar una película digna de su legado y que entregue grandes momentos de acción y tensión.


Coescrita por Colin Trevorrow, quien dirigió la entrega anterior, y Derek Connolly, el Reino Caído nos coloca tres años después de la película anterior. Isla Nublar, el hogar original del parque, se encuentra amenazada por la inminente erupción de su volcán. El gobierno y entidades privadas se debaten el papel que debe jugar la humanidad para rescatar a los animales o dejarlos morir.
Ian Malcolm (Jeff Goldblum) intercede en nombre de la ciencia, asegurando que dejarlos perecer en el acto, será una especie de corrección de la naturaleza. Pero del lado de quienes están empecinados en evitar su extinción está Claire (Bryce Dallas Howard). Y cuando el gobierno decide no realizar acción alguna para proteger a los dinosaurios, Claire recibe una llamada que da esperanza a su misión.
Benjamin Lockwood (James Cromwell), primer socio del fundador de Jurassic Park, John Hammond, ha logrado asegurar un santuario, completamente aislado de la sociedad, donde los animales puedan, por fin, vivir tranquilamente. Pero Claire necesitará la ayuda de Owen (Chris Pratt) para encontrar a Blue y llevarla a su nuevo hogar.
Con un equipo conformado por Zia (Daniella Pineda) y Franklin (Justice Smith), se lanzarán a la aventura de recoger la mayor cantidad de especímenes y trasladarlos sanos y salvos. Pero pronto, las intenciones de Eli (Rafe Spall), el encargado de la fundación de Lockwood, quedarán claras y serán contraproducentes en su misión.
El Reino Caído tiene todo lo necesario para ser sin duda un éxito de taquilla: tiene dos protagonistas con gran química y carisma, está fundamentada en una franquicia sólida y con potencial, y considera temas relevantes del cuidado a los animales. Sin embargo, se tropieza con una absurda necesidad de referirnos, muy seguido, a momentos centrales de otras entregas.
Acaba incluso haciendo referencias a las críticas que tanto recibió la entrega anterior. Como cuando nos presenta de nuevo a Claire desde sus tacones, uno de los elementos que más tinta recibió hace apenas unos años, cuando muchas críticas de cine consideraban inverosímil que la heroína corriera por todo el parque, sin importar la situación, en esos incómodos zapatos.
Es decir, se distrae demasiado rindiendo tributo a las películas anteriores, en lugar de consolidarse por su propio camino, algo que nos hace dudar de su futuro indudablemente. Es nostálgica y casi familiar. Y el problema no es que sea nostálgica y familiar, sino que en esa intención de serlo, provoca que el espectador sepa exactamente qué esperar en momentos trascendentales de la trama.
Pero El Reino Caído es quizás la que más corazón tiene de toda la franquicia. La relación entre Owen y Blue, la lidereza de los velociraptors, es lo que mantiene la historia adelante y que nos da una sensación de empatía con la historia y sus protagonistas. Hay, en el fondo, una intención noble de resarcir el daño hecho por la humanidad.
Y eso y la impecable dirección de Bayona lo que evita que el Reino Caído se tropiece consigo misma. Y es que le falta mucho desarrollo a los personajes, particularmente a los villanos de la historia, quienes parecen simples estereotipos que hemos conocido en películas de corte similar.
Bayona entrega momentos de verdadera tensión y audacia, sobrepasando con gracia los recuerdos a los que invoca el guión una y otra vez. Además, posee huecos narrativos gigantéscos, más que ninguna otra. Y, pese a todo ello, vale la pena sentarse en la sala de cine y disfrutar un blockbuster más que notable.

Salvador Medina

Modificado por última vez enMiércoles, 13 Junio 2018 23:56
volver arriba