Menu
Comunicación social de la UAM, entre las mejores opciones educativas en este campo en México

Comunicación social de la UAM, entr…

Creada en 1974, apenas un...

Empresarios exitosos brindan consejos a jóvenes de la UdeC

Empresarios exitosos brindan consej…

Durante la Semana Cultura...

Participa UABC en Congreso Internacional de Gastroenterología

Participa UABC en Congreso Internac…

Con destacada participaci...

Exposición de la UAM recrea la vida de la generación de 1960

Exposición de la UAM recrea la vida…

Desde un departamento mue...

La UNAM reconocerá a la editora universitaria de la UdeG Sayri Karp por su trayectoria

La UNAM reconocerá a la editora uni…

La maestra Sayri Karp Mit...

Participa universitaria de la UdeC en Coloquio sobre Artes Escénicas, en Veracruz

Participa universitaria de la UdeC …

Adriana León Arana, direc...

IPN enviará brigadas emergentes a Sinaloa

IPN enviará brigadas emergentes a S…

El Instituto Politécnico ...

Egresado de la Ibero trabaja para que la información sea accesible para todos

Egresado de la Ibero trabaja para q…

Una de las misiones que t...

Psicólogo, obligado a abrirse al conocimiento de otras disciplinas: catedrático de la UASLP

Psicólogo, obligado a abrirse al co…

La Facultad de Psicología...

Conmemora UG 48 años la Escuela de Nivel Medio Superior de Salvatierra

Conmemora UG 48 años la Escuela de …

La escuela del Nivel Medi...

Prev Next

Reducir contaminación con nanotecnología, objetivo de investigación del CU Tonalá de la UdeG Destacado

La investigadora María Guadalupe Pérez García encabeza el proyecto. La investigadora María Guadalupe Pérez García encabeza el proyecto. UdeG

Limpiar las aguas contaminadas por los desechos de las empresas, que son arrojadas a ríos y mares, es uno de los objetivos de una investigación encabezada por la doctora María Guadalupe Pérez García, en el Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá), de la Universidad de Guadalajara (UdeG).
Para remover los contaminantes, Pérez García fábrica materiales porosos y  sólidos con apariencia de un gis. Estos se obtienen en laboratorio a partir de diferentes tipos de polímeros (moléculas resultantes de una reacción química), y adquieren la forma del recipiente donde se lleva a cabo la reacción.


En su superficie se incrustan nanopartículas (que miden menos de una millonésima parte de un metro), y son las que atraen los contaminantes.
Los materiales tienen una estructura porosa interconectada, lo que facilita la entrada del agua con mayor facilidad. Al momento de pasar el líquido, las nanopartículas atraen los contaminantes que contiene.
Entre las nanopartículas que se utilizan se encuentra dos tipos de óxido de hierro, que es un compuesto formado por hierro y oxigeno: la magnetita, que puede atraer metales pesados como arsénico, plomo y cadmio, y la maghemita, para remover el colorante azul de metileno.
Además, se han utilizado nanotubos de carbono (cilindros huecos y extremadamente pequeños, cuyas paredes están formadas por átomos de carbono), para remover gasolina, diésel y biodiesel.
La gasolina absorbida por estos materiales puede ser recuperada fácilmente mediante la microdestilación (que incluye procesos de evaporación) y puede reutilizarse. Entonces podría tener muchas aplicaciones cuando hay derrames de gasolina en el mar o el agua de los ríos.
La doctora Pérez García destacó que las capacidades de absorción de cada material varían. Para el colorante azul de metileno, fue de 400 miligramos por gramo. Es decir, dos o tres veces más frente a otros absorbentes.
En el caso de la gasolina, diésel y biodiesel, el material tuvo una capacidad de absorción de cinco gramos por cada gramo y para el arsénico u otros metales pesados, apenas se empieza a utilizar y está en etapa de prueba, por lo que todavía no hay resultados.


Material reutilizable
Una de las ventajas de los materiales que se utilizan para la absorción es que son biodegradables, además de que pueden volver a utilizarse.
Otros materiales tienen poros, pero como no están interconectados, se tapan cuando absorben el contaminante, entonces tienen que ser desechados, explicó la investigadora.
“En el caso de mis materiales, se pueden reutilizar fácilmente y la capacidad de absorción no se ve afectada, pues siguen teniendo la misma”, dijo.
 Como parte del proceso de obtención de los materiales se utiliza la síntesis verde, con base en un nuevo tipo de solvente biodegradable conocidos como líquido iónico eutéctico. “Esa es otra novedad y ventaja de mi trabajo, además de que tienen alta capacidad de absorción”, abundó.

Redacción Campus

Modificado por última vez enJueves, 05 Julio 2018 00:14
volver arriba