Menu
Llega a salas de cine comercial el filme “Los años azules” con talento de la UdeG

Llega a salas de cine comercial el …

Tras dos años de ser proy...

Realizan certificación de alemán “Goethe-Zertifikat” en Uniser

Realizan certificación de alemán “G…

El Goethe-Institut Mexiko...

Programa “Senderos seguros” beneficiará a 23 planteles de UdeG

Programa “Senderos seguros” benefic…

Participan Gobierno de Ja...

La educación a distancia resulta eficaz para la divulgación de la ciencia: Foro en la UAM

La educación a distancia resulta ef…

La divulgación científica...

Analizarán el problema del acoso escolar y laboral en hospitales en la UdeG

Analizarán el problema del acoso es…

El tema del acoso escolar...

Ganan alumnos de la UdeC concurso para construir un parque de bolsillo

Ganan alumnos de la UdeC concurso p…

Los estudiantes Rocío Sar...

La cultura debe salir de los espacios cerrados para llegar a más público: Foro en la UAM

La cultura debe salir de los espaci…

Una vez que las entidades...

Anuncia rector de la UdeC reducción de su salario

Anuncia rector de la UdeC reducción…

Como parte de las medidas...

Rinde homenaje luctuoso la UASLP al doctor Pedro Medellín Milán

Rinde homenaje luctuoso la UASLP al…

La Universidad Autónoma d...

Neurofarmacología, la nueva especialidad médica que ayuda a regular nuestras emociones: Especialista en la Ibero

Neurofarmacología, la nueva especi…

Imagine que usted es una ...

Prev Next

Reducir contaminación con nanotecnología, objetivo de investigación del CU Tonalá de la UdeG Destacado

La investigadora María Guadalupe Pérez García encabeza el proyecto. La investigadora María Guadalupe Pérez García encabeza el proyecto. UdeG

Limpiar las aguas contaminadas por los desechos de las empresas, que son arrojadas a ríos y mares, es uno de los objetivos de una investigación encabezada por la doctora María Guadalupe Pérez García, en el Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá), de la Universidad de Guadalajara (UdeG).
Para remover los contaminantes, Pérez García fábrica materiales porosos y  sólidos con apariencia de un gis. Estos se obtienen en laboratorio a partir de diferentes tipos de polímeros (moléculas resultantes de una reacción química), y adquieren la forma del recipiente donde se lleva a cabo la reacción.


En su superficie se incrustan nanopartículas (que miden menos de una millonésima parte de un metro), y son las que atraen los contaminantes.
Los materiales tienen una estructura porosa interconectada, lo que facilita la entrada del agua con mayor facilidad. Al momento de pasar el líquido, las nanopartículas atraen los contaminantes que contiene.
Entre las nanopartículas que se utilizan se encuentra dos tipos de óxido de hierro, que es un compuesto formado por hierro y oxigeno: la magnetita, que puede atraer metales pesados como arsénico, plomo y cadmio, y la maghemita, para remover el colorante azul de metileno.
Además, se han utilizado nanotubos de carbono (cilindros huecos y extremadamente pequeños, cuyas paredes están formadas por átomos de carbono), para remover gasolina, diésel y biodiesel.
La gasolina absorbida por estos materiales puede ser recuperada fácilmente mediante la microdestilación (que incluye procesos de evaporación) y puede reutilizarse. Entonces podría tener muchas aplicaciones cuando hay derrames de gasolina en el mar o el agua de los ríos.
La doctora Pérez García destacó que las capacidades de absorción de cada material varían. Para el colorante azul de metileno, fue de 400 miligramos por gramo. Es decir, dos o tres veces más frente a otros absorbentes.
En el caso de la gasolina, diésel y biodiesel, el material tuvo una capacidad de absorción de cinco gramos por cada gramo y para el arsénico u otros metales pesados, apenas se empieza a utilizar y está en etapa de prueba, por lo que todavía no hay resultados.


Material reutilizable
Una de las ventajas de los materiales que se utilizan para la absorción es que son biodegradables, además de que pueden volver a utilizarse.
Otros materiales tienen poros, pero como no están interconectados, se tapan cuando absorben el contaminante, entonces tienen que ser desechados, explicó la investigadora.
“En el caso de mis materiales, se pueden reutilizar fácilmente y la capacidad de absorción no se ve afectada, pues siguen teniendo la misma”, dijo.
 Como parte del proceso de obtención de los materiales se utiliza la síntesis verde, con base en un nuevo tipo de solvente biodegradable conocidos como líquido iónico eutéctico. “Esa es otra novedad y ventaja de mi trabajo, además de que tienen alta capacidad de absorción”, abundó.

Redacción Campus

Modificado por última vez enJueves, 05 Julio 2018 00:14
volver arriba