Menu
La Red de Innovación Educativa 360 formalizará sus trabajos próximamente con participación de la UAM

La Red de Innovación Educativa 360 …

La Red de Innovación Educ...

Arreola habría hecho maravillas en el mundo de las redes sociales: Conversatorio en la UAM

Arreola habría hecho maravillas en …

Como poeta Juan José Arre...

Festeja UdeC 39 años de enseñanza de las Ciencias Políticas y Sociales

Festeja UdeC 39 años de enseñanza d…

La Facultad de Ciencias P...

Presentarán alrededor de 200 proyectos durante la Expo Ciencia y Tecnología 2018 en la UABC

Presentarán alrededor de 200 proyec…

Las facultades de Ciencia...

La universidad es toral para la resolución de conflictos: Directora de la DCBS de la UAM

La universidad es toral para la res…

En México, la educación s...

Preparan Festival Internacional de la Guitarra en la UdeG

Preparan Festival Internacional de …

Con la presencia de guita...

Para evitar rezago, reprobación y deserción escolar el IPN fortalece sus programas tutoriales

Para evitar rezago, reprobación y d…

Para evitar el rezago, la...

Hoy inicia VI Taller “Colima de Geometría” en la UdeC

Hoy inicia VI Taller “Colima de Geo…

Este martes darán inicio ...

Participan investigadores de la UABC en Red de Investigación en la Surgencia del Caribe

Participan investigadores de la UAB…

La mayor parte de la prod...

La UdeG cuenta con la máquina de cómputo más potente y rápida de México, y la cuarta en América Latina

La UdeG cuenta con la máquina de có…

Se trata del Centro de An...

Prev Next

Rectores mexicanos ¿Cuánto ganan realmente?/ I Destacado

Rectores mexicanos ¿Cuánto ganan realmente?/ I

El alboroto producido por una de las medidas de austeridad anunciadas por AMLO ha sacudido a los tres órdenes de gobierno, extendiéndose a los organismos constitucionalmente autónomos y, dentro de ellos, a las universidades. El efecto alcanza también a las instituciones públicas de educación superior (IES) que, independientemente de su naturaleza jurídica, se colocan en el supuesto fijado por el virtual presidente electo. Me refiero a la sustancial reducción de los ingresos económicos del presidente de la República, mismos que según dicho supuesto se situarían en 108 mil pesos netos, pero respetándose de manera cabal lo preceptuado en el Artículo 127 de la Constitución, en el sentido de que “ningún servidor público podrá recibir remuneración mayor…” a la del primer mandatario. Como en el resto de la administración pública nacional, en las IES son varias las autoridades —y no sólo rectores—  que perciben ingresos totales por encima de dicha cantidad y que tendrían que ajustarse a la baja.  Para precisar el asunto, aquí se presentan algunos elementos de análisis y comparaciones, nacionales e internacionales, de éstas últimas, principalmente las correspondientes a IES de los Estados Unidos.


Concepto. En los días transcurridos desde que se anunció la medida (16 de julio) se han difundido notas y reportajes de lo que “ganan” autoridades y funcionarios, desde presidente de la República, titulares de los otros dos Poderes, gobernadores, expresidentes y, desde luego, rectores y directores de IES. Los datos tienen fuentes diversas y no se llega a comparar tales ingresos con indicadores homogéneos. Así se habla de salarios, sueldos, ingresos brutos y netos, percepciones y otros más, una especie de peras, manzanas y limas.
El Artículo 127 utiliza sólo dos términos que son asimilables, remuneración o retribución,  entendiéndose por ellos “toda percepción en efectivo o en especie, incluyendo dietas, aguinaldos, gratificaciones, premios, recompensas, bonos, estímulos comisiones, compensaciones y cualquier otra…”. Además, la disposición prevé que dicha remuneración sea “determinada anual y equitativamente en los presupuestos de egresos correspondientes…”; de tal modo que lo resuelto por AMLO, para ser congruente, debiera tener también una expresión anual para incluir en ella los otros ingresos ya mencionados en el articulo correspondiente.
Comparación Nacional. Algunas leyes del Congreso se apegan al texto Constitucional (p. e. la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública que, inclusive, precisa más el punto al distinguir entre remuneraciones brutas y netas) pero otras no, y qué decir de lo que se refleja en las estatales y en las páginas electrónicas que deben consignar públicamente dicha información.  De ahí la disparidad al hacer comparaciones.
En el caso de las IES  dos reportajes ayudan a precisar esto. El primero (“Rectores ganan más que gobernadores”, Teresa Moreno, El Universal, 24 de octubre 2016) afirma que once rectores ganan más que sus respectivos gobernadores, teniendo salarios que oscilan entre 193 y 113 mil pesos mensuales. La primera cantidad correspondía a rector de la Universidad de Nuevo León, 46 por ciento más que la de su gobernador, por encima del titular de la SEP y “sólo 7 mil pesos debajo de lo que gana  el presidente Peña”.
En un segundo reportaje (“En las universidades públicas debemos ajustar salarios”, J. A. Román y A. Sánchez, La Jornada,  20 de julio 2018) sostiene que: a) las remuneraciones de algunos rectores se acercan a la del Presidente Peña de 209 mil pesos; b) la institución que ofrece mayores ingresos brutos a su titular es la Universidad de Guadalajara con 196 mil pesos; c) se formula un señalamiento como el aquí planteado: “aunque las leyes de transparencia federal y estatales señalan que los sujetos obligados, como las universidades públicas, deben difundir y actualizar la información sobre sueldos y prestaciones en montos brutos y netos, en muchos casos no lo hacen y cuando los difunden, los datos son confusos, opacos y desactualizados”.  En ambos reportajes ¿Será realmente la más alta remuneración? ¿Las bases de comparación entre las IES han sido las mismas?
El texto de La Jornada concluye con una expresión del rector de la UAM, mismo que le da título al reportaje, cuando afirma, al referirse al anuncio de AMLO: “estamos pendientes de ver cuál es la repercusión. Yo lo promovería, no podemos sustraernos a una política del país, hay que colaborar; tenemos que ver detalles, pero creo que debemos ajustarnos”.

Carlos Pallán Figueroa

Ex secretario general ejecutivo de la ANUIES

volver arriba