Menu
Avala estudio de la UdeG importancia arqueológica de Exlaguna de Magdalena

Avala estudio de la UdeG importanci…

Tras estudio técnico real...

Basura en el mar disminuye oxígeno para la vida: Experto en ala UdeC

Basura en el mar disminuye oxígeno …

Para cerrar el ciclo de c...

Alumnos del IPN crean detector de perfiles falsos para redes sociales

Alumnos del IPN crean detector de p…

Exhibir información priva...

CUAAD de la UdeG avanza en programas acreditados y difusión cultural en 2018

CUAAD de la UdeG avanza en programa…

Más posgrados de calidad ...

Docentes de la UdeC en Tecomán trabajan en adaptar plan de estudio a necesidades de jóvenes

Docentes de la UdeC en Tecomán trab…

Con el propósito de ident...

Esta administración no tendrá tiempo de construir el tren maya: Académico de la UAM

Esta administración no tendrá tiemp…

La construcción del Tren ...

Alista Orquesta Sinfónica del IPN batuta para primera temporada de conciertos 2019

Alista Orquesta Sinfónica del IPN b…

La Orquesta Sinfónica del...

Interés por la investigación, característica primordial de los aspirantes de la licenciatura en Gestión de la Información de la UASLP

Interés por la investigación, carac…

Los presionistas en gesti...

Falta reconocer la aportación de mujeres al arte popular: Académica de la UAM

Falta reconocer la aportación de mu…

Las mujeres artesanas han...

Poner candados políticos a la Constitución podría proteger derechos laborales: Académico de la UdeG

Poner candados políticos a la Const…

Anclar los derechos labor...

Prev Next

Apóyate en mí: un cineasta algo masoquista Destacado

Charlie Plummer es un joven en situación precaria en el filme. Charlie Plummer es un joven en situación precaria en el filme. Especial

Andrew Haigh ha construido una carrera haciendo un cine reflexivo y punzante, que te obliga a recorrer un camino sinuoso antes de dejarte ver la luz. Lean on Pete (Apóyate en mí) sigue la misma fórmula, mostrando el trabajo de un cineasta impecable y posiblemente, algo masoquista.
Basada en la novela de Willy Vlautin y adaptada a la pantalla por el propio Haigh, Apóyate en mí cuenta la historia de Charley (Charlie Plummer), un joven de 15 años que vive con su padre en un barrio trabajador de Portland, Oregon. Pese a que tiene una gran relación con Ray (Travis Fimmel), la situación de ambos es precaria.


Charley no solo está acostumbrado a recibir a las mujeres que su padre conquista esporádicamente, sino que al ser verano, tiene todo el tiempo libre del mundo. Solo las mañanas las dedica a correr, preparándose para ser parte del equipo de fútbol americano de su escuela. Aunque, como dice, está esperando a que deje de crecer para comenzar a ejercitarse con pesas.
Charley pasa el día solo, y la ausencia de su madre, quien los abandonó desde hace tiempo, es algo permanente para él.
Una de esas mañanas, Charley descubre una pista de carreras de caballos. Ahí conoce a Del (Steve Buscemi), un viejo conocedor del medio que necesita ayuda cambiando una llanta. Charley lo convence de contratarlo y sin más, lo acompaña a una carrera a un pueblo cercano con dos de sus caballos: Tumbling Through y Lean on Pete.
Ya en casa, Charley se da cuenta que solo regresó del viaje Lean on Pete. Del se ha quedado únicamente con el que ganó su carrera. El primer caballo “ha sido vendido a México”. El destino final de los equinos que pierden.
Pero eso no garantiza la sobrevivencia de Lean on Pete. Charley se da cuenta que el caballo está en la última parte de su vida útil para Del.  Y con la temporada de carreras cerca, Del llama a Bonnie (Chloë Sevigny), una conocida jockey que los acompaña en sus siguientes destinos.
Y pese a que Charley realmente escucha a Bonnie, quien le asegura que los caballos no son mascotas, la relación entre él y el caballo se hace cada día más estrecha,  hasta que cuando Del quiere deshacerse de él, toma una decisión que lo llevará a realizar un viaje inesperado y de descubrimiento.
Pese a que la trama no suena tan devastadora, Haigh pinta un panorama desolador para Charley y por ende, para el espectador. Desde un principio, entendemos lo que está en juego para el protagonista y lo que representa Lean on Pete para él. Charley está acostumbrado a ir de pueblo en pueblo siguiendo a su padre en busca de trabajo. Le atormenta además la ausencia de su tía Margy, hermana de Ray, la única mujer en su vida y con quien tuvo una sólida relación. Pero diferencias con ella, provocaron que Ray le perdiera la pista y por ello, también Charley. De ahí, que busque salvar a Lean on Pete a como dé lugar.
Haigh es especialista en jugar con los sentimientos del espectador. Lo hizo en 45 años y lo repite aquí. El gran logro de Haigh es que lo hace con pocos recursos, simplemente con una historia interesante y relevante, acompañado de actuaciones a la altura. Haigh es sutil en su actuar. No recurre a grandilocuencia o escenas gratuitas. Nos hace enamorarnos de Charley y Lean on Pete con gracia.
Se trata de una película que otorga enormes momentos de humanidad y franqueza, con una luz esperanzadora que duele en todo momento. 

Salvador Medina

volver arriba