Menu
Comunicación social de la UAM, entre las mejores opciones educativas en este campo en México

Comunicación social de la UAM, entr…

Creada en 1974, apenas un...

Empresarios exitosos brindan consejos a jóvenes de la UdeC

Empresarios exitosos brindan consej…

Durante la Semana Cultura...

Participa UABC en Congreso Internacional de Gastroenterología

Participa UABC en Congreso Internac…

Con destacada participaci...

Exposición de la UAM recrea la vida de la generación de 1960

Exposición de la UAM recrea la vida…

Desde un departamento mue...

La UNAM reconocerá a la editora universitaria de la UdeG Sayri Karp por su trayectoria

La UNAM reconocerá a la editora uni…

La maestra Sayri Karp Mit...

Participa universitaria de la UdeC en Coloquio sobre Artes Escénicas, en Veracruz

Participa universitaria de la UdeC …

Adriana León Arana, direc...

IPN enviará brigadas emergentes a Sinaloa

IPN enviará brigadas emergentes a S…

El Instituto Politécnico ...

Egresado de la Ibero trabaja para que la información sea accesible para todos

Egresado de la Ibero trabaja para q…

Una de las misiones que t...

Psicólogo, obligado a abrirse al conocimiento de otras disciplinas: catedrático de la UASLP

Psicólogo, obligado a abrirse al co…

La Facultad de Psicología...

Conmemora UG 48 años la Escuela de Nivel Medio Superior de Salvatierra

Conmemora UG 48 años la Escuela de …

La escuela del Nivel Medi...

Prev Next

Apóyate en mí: un cineasta algo masoquista Destacado

Charlie Plummer es un joven en situación precaria en el filme. Charlie Plummer es un joven en situación precaria en el filme. Especial

Andrew Haigh ha construido una carrera haciendo un cine reflexivo y punzante, que te obliga a recorrer un camino sinuoso antes de dejarte ver la luz. Lean on Pete (Apóyate en mí) sigue la misma fórmula, mostrando el trabajo de un cineasta impecable y posiblemente, algo masoquista.
Basada en la novela de Willy Vlautin y adaptada a la pantalla por el propio Haigh, Apóyate en mí cuenta la historia de Charley (Charlie Plummer), un joven de 15 años que vive con su padre en un barrio trabajador de Portland, Oregon. Pese a que tiene una gran relación con Ray (Travis Fimmel), la situación de ambos es precaria.


Charley no solo está acostumbrado a recibir a las mujeres que su padre conquista esporádicamente, sino que al ser verano, tiene todo el tiempo libre del mundo. Solo las mañanas las dedica a correr, preparándose para ser parte del equipo de fútbol americano de su escuela. Aunque, como dice, está esperando a que deje de crecer para comenzar a ejercitarse con pesas.
Charley pasa el día solo, y la ausencia de su madre, quien los abandonó desde hace tiempo, es algo permanente para él.
Una de esas mañanas, Charley descubre una pista de carreras de caballos. Ahí conoce a Del (Steve Buscemi), un viejo conocedor del medio que necesita ayuda cambiando una llanta. Charley lo convence de contratarlo y sin más, lo acompaña a una carrera a un pueblo cercano con dos de sus caballos: Tumbling Through y Lean on Pete.
Ya en casa, Charley se da cuenta que solo regresó del viaje Lean on Pete. Del se ha quedado únicamente con el que ganó su carrera. El primer caballo “ha sido vendido a México”. El destino final de los equinos que pierden.
Pero eso no garantiza la sobrevivencia de Lean on Pete. Charley se da cuenta que el caballo está en la última parte de su vida útil para Del.  Y con la temporada de carreras cerca, Del llama a Bonnie (Chloë Sevigny), una conocida jockey que los acompaña en sus siguientes destinos.
Y pese a que Charley realmente escucha a Bonnie, quien le asegura que los caballos no son mascotas, la relación entre él y el caballo se hace cada día más estrecha,  hasta que cuando Del quiere deshacerse de él, toma una decisión que lo llevará a realizar un viaje inesperado y de descubrimiento.
Pese a que la trama no suena tan devastadora, Haigh pinta un panorama desolador para Charley y por ende, para el espectador. Desde un principio, entendemos lo que está en juego para el protagonista y lo que representa Lean on Pete para él. Charley está acostumbrado a ir de pueblo en pueblo siguiendo a su padre en busca de trabajo. Le atormenta además la ausencia de su tía Margy, hermana de Ray, la única mujer en su vida y con quien tuvo una sólida relación. Pero diferencias con ella, provocaron que Ray le perdiera la pista y por ello, también Charley. De ahí, que busque salvar a Lean on Pete a como dé lugar.
Haigh es especialista en jugar con los sentimientos del espectador. Lo hizo en 45 años y lo repite aquí. El gran logro de Haigh es que lo hace con pocos recursos, simplemente con una historia interesante y relevante, acompañado de actuaciones a la altura. Haigh es sutil en su actuar. No recurre a grandilocuencia o escenas gratuitas. Nos hace enamorarnos de Charley y Lean on Pete con gracia.
Se trata de una película que otorga enormes momentos de humanidad y franqueza, con una luz esperanzadora que duele en todo momento. 

Salvador Medina

volver arriba