Menu
Reconoce Sindicato de Profesores e Investigadores de la UJAT a profesores con Mérito Sindical 2018

Reconoce Sindicato de Profesores e …

El Sindicato de Profesore...

Inauguran la Feria Internacional del Huevo en CUAltos de la UdeG

Inauguran la Feria Internacional de…

El reto de las próximas a...

Convoca la UAM a reflexionar sobre la vivienda en la metrópoli

Convoca la UAM a reflexionar sobre …

La Universidad Autónoma M...

Ofrece UABC becas para estudios de posgrados

Ofrece UABC becas para estudios de …

El Departamento de Cooper...

El cáncer de mama y de pulmón, los más frecuentes en el mundo: Experto de la UNAM

El cáncer de mama y de pulmón, los …

El cáncer de mama es el s...

Participa UdeC en 5to Foro MEXFITEC

Participa UdeC en 5to Foro MEXFITEC

El programa MEXFITEC (Méx...

Alumna de la UJAT recibe Premio Estatal de la Juventud 2018

Alumna de la UJAT recibe Premio Est…

En la categoría Mérito Ac...

FEU de la UdeG intervendrá colonias con mayor incidencia delictiva contra estudiantes

FEU de la UdeG intervendrá colonias…

La Federación de Estudian...

La bolsa de trabajo de la UAM amplía las opciones laborales de los universitarios

La bolsa de trabajo de la UAM amplí…

El Sistema Institucional ...

Recibe director de la Facultad de Medicina de la UdeC reconocimiento nacional

Recibe director de la Facultad de M…

Al encabezar la celebraci...

Prev Next

La educación superior tecnológica, un proyecto ya consolidado Destacado

El modelo se basa en competencias y la asertividad laboral, pero también se busca que el alumno obtenga dominio de la comunicación. El modelo se basa en competencias y la asertividad laboral, pero también se busca que el alumno obtenga dominio de la comunicación. Especial

La educación superior tecnológica del país ha incrementado de manera sostenida la matrícula en los últimos años y se ha adaptado a las nuevas tendencias que exigen una vinculación más estrecha con el sector productivo del país.
Con el Tecnológico Nacional de México (TecNM) como punta de lanza, y con un subsistema de universidades tecnológicas y politécnicas, la diversificación de la oferta y la oportunidad de miles de jóvenes para continuar sus estudios se han incrementado.
El proyecto del próximo gobierno coloca como uno de sus pilares el impulso a la educación superior tecnológica, cuando se trata de una tarea en la que se ha trabajado cuando menos en los últimos tres sexenios.


En este lapso se ha dado mayor solidez a los institutos tecnológicos, se trabaja ya en una modernización y actualización de su modelo educativo, y se ha fortalecido la relación del sector empresarial con este sector.
Se trata de una tendencia y una política pública que ya ha generado resultados y en la cual se ha puesto énfasis. En todo caso, como lo establecen las cifras y los indicadores generados, la prioridad sería dar continuidad a estos esfuerzos.
No partir desde cero, ni mucho menos dejar entrever que en este ámbito no se ha trabajado de manera sostenida y eficiente, como lo demuestran las cifras oficiales.
El Tecnológico Nacional de México agrupa a 254 institutos y centros en los cuales se incorporaron 150 mil jóvenes tan sólo en el actual ciclo escolar.
Un modelo que le apuesta no nada más a la diversificación y pertinencia de la oferta, sino también a la equidad debido a que se trata de instituciones ubicadas en zonas de alta marginación y en zonas de los estados que demandan un mayor desarrollo educativo, económico y científico.
Y un proyecto que, a mediano y largo plazo, ya alista un programa estratégico para los próximos seis años que busca impulsar las modalidades a distancia, semipresencial y el uso de redes,  elaborar un diagnóstico sobre número de programas y pertinencia de la oferta educativa por plantel y región., y alinear la oferta educativa al nuevo modelo educativo y sectores estratégicos.
Asimismo, los tecnológicos y centros agrupados en el TecNM apuntan hacia la planeación del crecimiento de la matrícula y el número de programas educativos, el análisis de la estructura organizacional y propiciar el trabajo colaborativo para optimizar el uso de la infraestructura

Crecimiento sostenido
Para Manuel Quintero Quintero, Director General del TecNM, uno de los aciertos de este sistema es que le ha brindado la posibilidad de continuar sus estudios a los jóvenes de las comunidades aisladas.
“Tenemos el modelo de educación abierta y a distancia que ha dado desde hace más de doce años, oportunidades para que los jóvenes estudien de manera virtual, en estas comunidades”, comenta.
Además, se trata de un modelo que responde a los retos que demandan los sectores industriales, empresariales y sociales.
“Respondemos a los retos que trae consigo el cambio tecnológico, la nueva sociedad del conocimiento y la cuarta revolución industrial, caracterizada por la convergencia de la tecnología digital”, señala.
Y es que, como lo plantea el propio Director General, las ingenierías van a jugar un papel muy importante en la transformación del país.
“El Tecnológico Nacional de México es la institución del Estado mexicano más estratégica para el futuro desarrollo del país; habrá toda la voluntad para ofrecer una educación de calidad para lograr el México próspero y de bienestar al que todos aspiramos”, comenta.
Por eso, la necesidad de adaptarse a la era digital, a las nuevas tecnologías de la información y comunicaciones, la inteligencia artificial, la robótica y el manejo de redes a gran escala.
“La grandeza del TecNM es evidente, ninguna otra institución de nivel superior cubre todo el territorio nacional, ni alcanza tan elevado número de estudiantes y la mayoría no superan muchos de los indicadores de desempeño que hoy tenemos”, reconoce Quintero Quintero.
Ahora, el TecNM trabaja en un nuevo modelo educativo para formar a los profesionistas del futuro, con una educación integral, humanista y sentido social.
Y en ese sentido se debe sumar toda la comunidad tecnológica, profesores, personal de apoyo y directivos, en beneficio de esos miles de jóvenes que tienen en la educación superior tecnológica una plataforma inmejorable de oportunidades.
Para mantener esta inercia, el TecNM elabora un plan estratégico 2018-2024 con tres ejes principales: impulsar la cobertura, la calidad educativa y la pertinencia para el desarrollo regional y social.
“El TecNM es una potencia en educación superior tecnológica en México y, por ello, es un compromiso de la comunidad directiva aportar experiencias para proponer lo que debe hacerse en el Tecnológico Nacional de México del futuro”, apunta.
El objetivo primordial, establece Quintero Quintero, es ampliar las oportunidades de estudio de jóvenes que quieren estudiar una licenciatura o posgrado, con una oferta educativa de calidad, pertinente y que garantice el desarrollo económico y social.

En correspondencia con los retos
Como se ha planteado en los últimos años, los desafíos y rezagos que debe enfrentar y resolver la educación superior del país pasan por incrementar la cobertura, diversificar los programas y modalidades educativos; así como atender la diversidad económica y cultural.
Asimismo, se requiere una inversión más creciente, nuevas fuentes de financiamiento; inclusión y equidad en la prestación de los servicios educativos; así como transparencia, eficacia y rendición de cuentas.
Ahí es, donde, coinciden los directores de los diferentes institutos tecnológicos del país, deben presentarse las propuestas a mediano y largo plazo,
Porque el incremento de la cobertura, apuntan, tiene diferentes alternativas, desde el impulso a la educación a distancia y semipresencial; ampliar la infraestructura existente; crear nuevas instituciones y/o establecer extensiones.
Aunado a ello, incorporar esquemas innovadores de formación del profesorado y de los estudiantes del TecNM; y compartir las capacidades existentes y prácticas exitosas.
El Plan Estratégico 2018-2024 que prepara el TecNM considera que, para incrementar la calidad educativa, se debe concluir un modelo educativo pertinente e innovador, adoptar planes y programas de estudios relevantes, contar con personal académico de calidad con actualización, nuevos métodos de enseñanza, modelos de evaluación integral, entre otros.
Por ello, apunta Ana Alday Chávez, directora del Instituto Nacional de Cuautla (ITC), el nuevo modelo educativo de los institutos tecnológicos debe estar actualizado para enfrentar retos como el compromiso social, innovación, emprendimiento y cambios en la tecnología.
Y es que los 254 planteles del Tecnológico Nacional de México tienen como objetivo formar profesionistas altamente competitivos y modificar los principios y ejes para un mejor diseño curricular de las carreras.
“Vamos a conformar un modelo propio que debe de enfrentar los nuevos retos que demanda la nueva institución tecnológica que hemos conformado; estamos dando respuesta a la tercera misión universitaria que comprende la innovación, el emprendimiento y el compromiso social”, afirma.
Esta ruta, asegura, permitirá migrar hacia un modelo propio que beneficie a los 650 mil estudiantes inscritos en los tecnológicos del país.
Un trabajo que fue planeado desde hace más de dos años con un análisis en todo el país, a partir de lo cual posteriormente se empezó a construir este modelo que, podría ser presentado la última semana de octubre.
Para Adolfo Rivera Castillo, director de Instituto Tecnológico de Hermosillo (ITH), la educación superior tecnológica del país ha tenido un avance considerable principalmente porque docentes, investigadores, jefes de departamento y estudiantes han logrado enriquecer este subsistema mediante sus experiencias.
“Que opinen, enriquezcan y renueven el modelo de trabajo ya que con base en sus experiencias podemos renovar nuestro plan de trabajo”, señala.

Fortalezas necesarias
Eliubí Echeverría Landín, director del Instituto Tecnológico del Altiplano de Tlaxcala (ITAT), afirma que ante la futura ejecución de un nuevo modelo educativo, por parte del Tecnológico Nacional de México (TecNM), es momento de estar preparados para “los nuevos retos académicos y tecnológicos que demanda el mundo actual”.
Un modelo que, entre sus muchos beneficios, ofrecerá un enfoque más cercano a las necesidades de la sociedad y el mundo laboral.
“Esto permitirá una alta empleabilidad de los egresados, ya que contribuye al aprendizaje vivencial de los estudiantes a partir de la generación de proyectos”, comenta.
Echeverría Landín añade que la oferta educativa que los tecnológicos ha privilegiado las necesidades de los sectores estratégicos, ha elevado la calidad del proceso educativo mediante la evaluación permanente y ciclos de mejora continua.
Además, otro de los beneficios del plan de estudios será el impulso al desarrollo y fortalecimiento de las competencias del profesorado.
“En este nuevo modelo el TecNM presenta sus principios filosóficos, educativos, organizacionales, normativos y socioeconómicos enfocados en ejes estratégicos, como: la gestión y gobernanza, la inclusión y equidad, el fortalecimiento del profesorado, investigación, innovación y emprendimiento académicos múltiples en torno al aprendizaje”, explica.
Por ello, el TecNM se ha consolidado como la institución más grande en América Latina, y a la vez la que forma a más del 46 por ciento de los ingenieros en México.
En ese sentido, reconoce Manuel Quintero Quintero, director general del TecNM, esta institución propicia la movilidad social y cuenta con una fuerte vinculación con las empresas y con los sectores productivos del país.
Y es que desde la creación del TecNM, este ha forjado el camino de la educación superior tecnológica, aportando más de un millón de ingenieros que han colaborado para la transformación de las regiones de México.
“Esto lo ubica como la institución de educación superior con mayor crecimiento de la matrícula escolar en México y Latinoamérica; y con ello, el Tecnológico contribuye con la transformación del país con enfoque especial en el desarrollo regional.
“Los datos son contundentes, ya que egresan cada año 80 mil ingenieros para servir a su región de origen, en donde el tecnológico está presente con 600 campus en las 32 entidades”, apunta.
Por eso el TecNM es la institución de educación superior que más apoya al desarrollo regional, al desarrollo social y al desarrollo económico.
“Cada año se atiende a miles de jóvenes que demandan una oportunidad para estudiar en educación superior, sin tener que desplazarse ya que la situación económica no lo permite”, comenta.
En suma, apunta Quintero Quintero, ante el cambio tecnológico relacionado con el desarrollo, los planes de estudio están alineados con el impulso regional, y a las necesidades de las empresas de cada zona.
“Estamos preparando ingenieros con capacidades técnicas, competitivos y compromiso social para que sean los impulsores del cambio”, enfatiza.  


Universidades politécnicas y tecnológicas comparten impulso
Humberto Becerril Acoltzin, rector de la Universidad Tecnológica de Tlaxcala (UTT), señala que el incremento de la matrícula en esta modalidad es reflejo del éxito que ha tenido el modelo educativo, basado en competencias y la asertividad laboral.
Hacia allá apunta el proyecto de la Coordinación General de Universidades Tecnológicas y Politécnicas, con un Modelo Mexicano de Formación Dual (MMFD) que busca un mayor acercamiento con el sector productiva.
“Este modelo permite que el estudiante realice prácticas y desarrolle su formación académica en una empresa, según el sector productivo que demande este recurso humano”, detalla la Directora de Desarrollo y Fortalecimiento de la CGUTyP, Silvia Alejandra Guzmán Saldaña.
Para la funcionaria, este tipo de enseñanza fortalece la vocación de las universidades, ya que desde el inicio de su formación los alumnos ponen en práctica, dentro del sector productivo, los conocimientos adquiridos en su casa de estudios.
“La idea es implementar un modelo, una metodología que corresponda a las necesidades, sabemos que hay una importante participación del sector aeronáutico, del automotriz y la intención es justamente formar el recurso humano que demanda la industria”, expresa.
Hasta el momento, a nivel nacional se ha hecho la invitación para que las 117 universidades tecnológicas y las 62 politécnicas se sumen, con el fin de llegar a los más de 300 mil estudiantes que hay de este subsistema en el país.
Se trata de una iniciativa que se ha trabajado por años en la educación media superior mexicana; sin embargo, la iniciativa de implementarla en este nivel surge desde la Secretaría de Educación Pública (SEP) con el apoyo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que firmaron un acuerdo.
En ese sentido deben entenderse los compromisos recién adquiridos por el próximo gobierno y el sector empresarial. Una plataforma a partir de la cual se fundamentan las pretensiones de inyectar recursos a este tipo de iniciativas.
Porque, como lo plantea Jesús Alberto Almaguer, director general del Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (Conocer), muchas veces los planes de estudios de las carreras no están actualizados o están enfocados en ciertos puestos de trabajo.
“De acuerdo con Información del Foro Económico Mundial, 65 por ciento de los empleos que tendrán cuando concluyan sus estudios de licenciatura o posgrado quienes hoy están entrando al bachillerato, los desconocemos. Entonces, debemos apostarle al desarrollo de habilidades, conocimiento y aptitudes que permitan poder incorporarse a los puestos de trabajo que la economía requiera en México”, dice.
Por ello es necesario que todas las personas tengan una base sólida de conocimiento, así como de competencias básicas que sean transversales como conocimiento de ciencias, matemáticas y el dominio de la comunicación.
Y en ese sentido, comenta Alejandro Jaimes García, coordinador general de universidades tecnológicas y politécnicas, en estas instituciones ya se está realizando este proceso.
 “Lo que hicimos fue quitar seis por ciento de las horas que los jóvenes dedican a su formación para que se dediquen a desarrollar competencias que la fuerza laboral nacional e internacional demanda”, detalla.
Porque impulsar la educación científica y tecnológica, finaliza, ha potenciado el desarrollo económico y social del país.

Carlos Reyes

volver arriba