Menu
Efectúan XVI Semana Internacional de la Dramaturgia Contemporánea en la UABC

Efectúan XVI Semana Internacional d…

En el marco del XV aniver...

Violencia no sólo afecta el espacio público, también el privado: especialistas en la UdeG

Violencia no sólo afecta el espacio…

Realizan en CUCEA el Semi...

Concluye UdeC auditoría de recertificación de normas de Seguridad de la Información y de Vigilancia

Concluye UdeC auditoría de recertif…

Esta semana se efectuó la...

La licenciatura de la UABC en Artes Digitales celebra 10 años de vocación innovadora con sus Jornadas Digitales

La licenciatura de la UABC en Artes…

En las Jornadas Digitales...

Beneficia UABC a través del servicio social a cerca de 40 mil personas en el Estado

Beneficia UABC a través del servici…

Se llevó a cabo el XI Col...

Especialistas de México presentan estudios para enfrentar enfermedades desde la psicología en la UdeG

Especialistas de México presentan e…

A fin de presentar y disc...

Beckett abordó como nadie la condición humana: Joe Broderick en la UAM

Beckett abordó como nadie la condic…

Samuel Beckett ha tratado...

La equidad de género, una tarea con atención continua en la UNAM: Graue

La equidad de género, una tarea con…

En la Universidad Naciona...

Programa de Ingeniería Geomática de la UAS es reconocido por ingresar al Nivel 1 de los CIEES

Programa de Ingeniería Geomática de…

El programa educativo de ...

Realiza UdeC VI Jornada Académica sobre Corea

Realiza UdeC VI Jornada Académica s…

Este 14 y 15 de noviembre...

Prev Next

Respaldo total de universidades públicas hacia la UNAM y a la autonomía universitaria Destacado

Respaldo total de universidades públicas hacia la UNAM y a la autonomía universitaria Es tiempo de abrir los espacios pertinentes y necesarios para resolver los rezagos que enfrentan las universidades del país.

Frente a los intentos de grupos externos por propiciar la ingobernabilidad, la Universidad Nacional Autónoma de México cuenta con el respaldo abierto, irrestricto e incondicional de las universidades públicas.
En medio de un escenario que amenaza la autonomía de la Máxima Casa de Estudios del país, los rectores y directores generales de las instituciones de educación superior alzan la voz y se suman a mantener a las instituciones por encima de cualquier interés.


Las medidas anunciadas y las decisiones tomadas por el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, tras la agresión a un grupo de jóvenes que se manifestaban en Ciudad Universitaria, el pasado 3 de septiembre, cuentan con el aval de las autoridades y diversos sectores de la comunidad universitaria.
Porque la interrupción de la vida académica, en detrimento de miles de alumnos, docentes e investigadores, abona solamente a una crisis que no conviene a la educación superior pública del país, como lo reconocen los propios rectores, los desafíos y los retos que se vienen en los próximos años solo se complicarían con este tipo de episodios en los que ciertas minorías comienzan y quieren decidir el rumbo de toda una institución.
Las limitaciones presupuestales, el incremento de la cobertura, la continuidad del sistema de evaluación, la consolidación del proceso de internacionalización podrían ensombrecerse si prevalecen las visiones simplistas y unilaterales.
No solo está en juego, advierten, el devenir de la UNAM, sino de todo el sistema de educación, el cual se sustenta en la autonomía universitaria  como uno de sus pilares.
Una autonomía que está en juego.
Las posturas que han asumido ciertos grupos estudiantiles sin representación, así como colectivos externos que nada tiene que ver en esta discusión, le apuestan al conflicto y al enrarecimiento de los días por venir.
Confrontan al rector, de quien exigen su renuncia, sin que esto resuelva el problema de fondo, sino más bien por componenda y encargo; y también confrontan a una institución que es un referente por su calidad académica no solo en el país sino en Latinoamérica.
No es momento para imposiciones. Ni de proyectos ni de ideas. Es tiempo de abrir los espacios pertinentes y necesarios para resolver los rezagos que enfrentan las universidades del país, los cuales pasan por preservar la calidad académica que se ha construido durante años.

El inicio y la evolución
Apenas hace un mes, el rector de la UNAM, sin saber todavía lo que vendría después, puso el énfasis en el verdadero reto que tienen las universidades públicas del país: la crisis económica que enfrentan varias de estas instituciones tiene y debe ser resuelta por el próximo Gobierno federal.
Cualquier camino en otra dirección, advirtió Graue, implicaría una crisis educativa que a nadie conviene. Un escenario atroz, ya que se trata de centros educativos de suma relevancia para el futuro del país.
“Sería una barbaridad que se ocasionara una crisis educativa en el país, que es lo que no podemos permitir”, comentó en aquellos días de agosto.
Una postura y un escenario que, para los rectores, se complicaría más si es que la interrupción de la vida académica y las posturas radicales, como ha ocurrido en otros tiempos, prevalecen y terminan por ganar terreno e imponerse como única vía para resolver los problemas de inseguridad en la institución.
Juan Eulogio Guerra Liera, rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), puntualiza que el posible conflicto que se cierne sobre la UNAM amenaza también el panorama del resto de universidades.
Porque se trata, advierte, de un factor de gobernabilidad y estabilidad que no debe trastocarse.
Y más, puntualiza, cuando este escenario ocurre de manera “sospechosa” ante la coyuntura política que vive el país frente al inminente cambio del Gobierno Federal.
Guerra Liera considera que nada es casualidad en la sociedad mexicana, y mucho menos en las universidades, cuando el país acaba de vivir un proceso electoral para el cambio de autoridades federales.
Donde además, apunta, “a las universidades les toca un cierre de año difícil, ya que hay un presupuesto incompleto y un paquete de 10 universidades donde está la UAS, con problemas financieros para el cierre de año que iniciaron una ruta de gestiones con autoridades de la SEP y Hacienda y que al parecer se mantiene paralizado”.
Por ello, expresa, se requiere la intervención de los gobernadores de los estados donde se ubican esas universidades públicas estatales para plantear, si es necesario o no apoyar a la educación.
Es en este espacio donde se debe definir si es pertinente la educación, si impacta o no la cobertura que se brinda, si se da atención a la demanda de jóvenes que aspiran estudiar el nivel medio superior y superior y que hoy tiene a las universidades en una situación complicada.
El rector de la UAS asegura que Enrique Graue atiende a los jóvenes y da la razón a sus solicitudes, lo cual no deja mucha razón de ser a la interrupción de actividades.
De ahí que, no hay duda, afirma, que estos han sido eventos provocados por gente cuyo objetivo no es prepararse, ni respetar y reconocer la función de las universidades. Le apuestan, a final de cuentas, a generar desestabilidad.
En ese sentido, el respaldo del que quedó constancia en un desplegado que la UAS y seis universidades publicaron para condenar los hechos de violencia.
Pero, sobre todo, para respaldar a la comunidad universitaria y a las autoridades de la UNAM, al mismo tiempo de hacer un llamado al diálogo para llegar a acuerdos.
Por ahora, comenta el rector de la UAS; en este momento todas las universidades tienen en mayor o menor medida problemas financieros, están ante la demanda de ingreso y casualmente se atraviesan este tipo de situaciones.
“Lo único que nos hace pensar es que hay un trasfondo, lo que une más a las universidades a través de Anuies y alrededor del liderazgo del doctor Graue”, enfatiza.

Unidad universitaria
En ese sentido, Salvador Hernández  Vélez, rector de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), también condena los actos violentos del pasado 3 de septiembre.
“Firmamos, toda la Anuies, y en mi caso como miembro del Consejo y presidente de la Región Noreste, denunciamos esa situación de violencia que se vivió en la UNAM”, dice.
“Y que se evite a toda costa por parte de las autoridades, situaciones de esta naturaleza que nada benefician al clima de intranquilidad que tiene nuestro país y sobre todo las instituciones de educación superior”, agrega.
Hernández Vélez, quien es presidente de la Región Noreste de la Anuies, comenta que lo importante, más allá del derrotero que está tomando el asunto, es esclarecer los hechos ocurridos el pasado 3 de septiembre.
“Por eso la Anuies, a través de su Consejo Nacional, se suma a la demanda de su comunidad para erradicar todo acto de violencia y provocación que irrumpa la vida universitaria y académica de esta casa de estudios”, dice Hernández Vélez.
Y eso incluye, agrega, el respaldo a las acciones impulsadas por el rector de la UNAM, Enrique Graue, para esclarecer los hechos y fortalecer las condiciones para el desarrollo de sus funciones sustantivas.
Por su parte, el rector de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UATx), Luis Armando González Placencia, condena también todos los actos de violencia que se han suscitado entre los estudiantes de la Universidad.
“Mientras sigan existiendo habrá condiciones para la violencia”, comenta.
Por eso la importancia que entrañan las decisiones tomadas por las autoridades universitarias como la expulsión de 18 presuntos implicados en la agresión.
Esto abre la puerta a que se revisen los criterios que garanticen la seguridad en el campus y en eso está la solidaridad de todas las universidades públicas del país.
“Las universidades deben ser el espacio privilegiado para aprender a construir la paz y la convivencia, pensar en mecanismos de seguridad que no violenten a los universitarios”, comenta el rector de la UATx.
De ahí que, añade González Plascencia, que haya “respeto a la autonomía universitaria, es posible construir mecanismos de paz, ahora desafortunadamente hay que intervenir para remediar, hay que pensar que estamos en una etapa en la que se pueda prevenir un conflicto más grande”, dice.

Medidas oportunas
Para Alfredo Barrera Baca, rector de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), el conflicto de la UNAM, el cual detonó con la agresión de un grupo de sujetos contra estudiantes del CCH Azcapotzalco “no se le puede ir de las manos” al rector Enrique Graue.
Y aunque por ahora descarta que dicha situación vaya a generar alguna repercusión directa a los planteles a nivel local, se debe estar atento a la evolución del problema.
“Sí existe una influencia en el ánimo como personas por los hechos violentos que se han venido registrando. Lamentamos la violencia y el hecho de que se confronten grupos de jóvenes”, apunta.
Por ello, se debe evitar cualquier confrontación entre los jóvenes, pero también se debe privilegiar el diálogo por encima de todo.
“Porque los universitarios deben ser ejemplo de razón, respeto e inteligencia”, argumenta Barrera Baca.


Piden mayor congruencia
Además de alzar la voz para defender la autonomía y resguardar a la UNAM de intereses ajenos, los rectores también cuestionan la viabilidad de los proyectos que se vienen en materia de educación superior.
De acuerdo con Antonio Guzmán Fernández, rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), la gratuidad total en la educación universitaria podría generarse, siempre y cuando los gobiernos estatal y federal contribuyan con los apoyos necesarios que requieren las instituciones.
“Como ahora se presenta, con la situación en varias de las universidades del país, ese planteamiento tendría que revisarse”, comenta.
Porque la implementación de la gratuidad en las universidades públicas estatales, explica el rector de la UAZ, una disminución considerable en los ingresos de las propias instituciones.
“La UAZ es la segunda institución universitaria más barata del país, es un gran esfuerzo el que realiza la universidad, al ser la segunda más barata en el país, pues para las inscripciones se cobran 70 pesos en la preparatoria y 90 para licenciatura. Este recurso que se genera solo se utiliza en el gasto de operación de las unidades. Es una aportación mínima”, dice.
Para Manuel Fermín Villar Rubio, rector de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASL), se deben buscar medidas alternas a la propuesta del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ya que se necesitarían más espacios y maestros para lograrlo.
Señala que el principal problema a nivel nacional es permitir más acceso de alumnos a centros educativos, ya que en el país actualmente hay una cobertura de 40 por ciento, por lo que faltan más espacios.
“Es una realidad, los jóvenes necesitan educación y trabajo; las alternativas son crear más espacios y maestros, o buscar incorporar a los jóvenes en los aproximadamente 28 mil planteles de educación superior que hay en el estado”, propone.
Al respecto, el Consorcio de Universidades Mexicanas (CUMex), deja en claro que es bienvenida la ampliación de la cobertura, pero no debe olvidarse a los 400 mil estudiantes de las 10 universidades públicas estatales que tienen problemas por la falta de recursos económicos.
Plantean que a la par del proyecto de Universalización de la Educación Superior, se tenga muy presente a los alumnos de las universidades que podrían entrar en la insolvencia, ante los conflictos de índole financiero que enfrentan por la insuficiencia de sus presupuestos.
Y es que en torno a la ampliación de la cobertura de la educación superior, se requiere, al menos para llegar a la media nacional del 38 por ciento en los estados con menor cobertura como Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán, triplicar la matrícula de las universidades públicas.
Para Miguel Ángel Navarro Navarro, rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG), ninguna universidad pública puede aceptar a todos los aspirantes a una carrera profesional como propone el virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.
“Técnicamente es imposible, no caben, a menos que abras turnos de 24 horas y eso no se puede, es decir, las universidades tanto del sistema federal como de las universidades, están hechas con una capacidad determinada. Y a menos de que te vayas al campo bajo los árboles son miles y miles los que quedan fuera”, apunta.
Incluso, argumenta, hay instituciones que ya reciben una fuerte presión social para aceptar cada año a más alumnos en sus aulas.
“Yo espero que haya una mejor política de financiamiento a la educación superior. ¿Es posible admitir a todos los aspirantes? La pregunta da para discutirse con un buen café, un buen rato”, señala.
Tan solo en Jalisco, dice Navarro Navarro, tendría que instalarse otra universidad del tamaño y la capacidad de la UdeG para dar respuesta a la cifra de solicitantes.
“Yo digo que quien quiera estudiar y pueda estudiar, debe tener un lugar para hacerlo. Ese sería un sentido de justicia educativa en el país. No sé cómo le harán para admitir a 100 por ciento de los solicitantes. Necesitamos 150 por ciento más de espacios, de recursos, de profesores, de plantillas, de todo”, considera.
Por ahora, frente a estos planteamientos y estas dudas, Luciano Concheiro Bórquez, nominado como Subsecretario de Educación Superior en el próximo gobierno federal, advierte que se tomarán cartas en el asunto.
Y desde ahora, les pide a los rectores sumarse a la construcción de “nuevas políticas públicas, de un modo distinto, requerimos de la participación de la sociedad para que sean efectivamente políticas públicas”.

Carlos Reyes

Modificado por última vez enJueves, 13 Septiembre 2018 02:49
volver arriba