Menu
Limitaciones en la formación sexual de profesionales de la salud, dificultan la relación con pacientes: Especialista en UdeG

Limitaciones en la formación sexual…

Ante la falta de educació...

Participa rector de la UdeC en foro sobre educación superior realizado en la CDMX

Participa rector de la UdeC en foro…

El rector de la Universid...

Festival Internacional de Cine en Guadalajara da a conocer lista completa de la competencia oficial

Festival Internacional de Cine en G…

La mayoría de estas pelíc...

Investiga la UNAM en niños y sus familias factores de riesgo para desarrollar cáncer

Investiga la UNAM en niños y sus fa…

Con el objetivo de detect...

Presenta UABC perspectivas del papel de las mujeres en la ciencia

Presenta UABC perspectivas del pape…

En el marco de la celebra...

Importante desarrollar la ciencia: Wagner Furtado en la UdeC

Importante desarrollar la ciencia: …

De acuerdo con el físico ...

Realiza Federación de Egresados de la UdeC taller de Fotografía

Realiza Federación de Egresados de …

Con el objetivo de enseña...

Reconoce UJAT trayectoria en odontología y docencia a María Elena Brito García

Reconoce UJAT trayectoria en odonto…

Por su destacada trayecto...

Diez novelistas aspiran al III Premio Bienal Mario Vargas Llosa

Diez novelistas aspiran al III Prem…

Después de un oportuno pr...

Ibero inaugura laboratorios de ingeniería civil

Ibero inaugura laboratorios de inge…

A partir de este semestre...

Prev Next

No te preocupes, no irá lejos Destacado

En el filme, Joaquin Phoenix interpreta el que es quizá el mejor papel de su carrera junto a un elenco que incluye a Rooney Mara y Jonah Hill. En el filme, Joaquin Phoenix interpreta el que es quizá el mejor papel de su carrera junto a un elenco que incluye a Rooney Mara y Jonah Hill. Especial

Gus Van Sant es un director de considerables altibajos. Así como puede entregar cortes comerciales como Milk y Good Will Hunting, después se refugia en historias más instrospectivas y con lenguajes más saturados como en Last Days, Elephant y Paranoid Park.
Y aunque se trata de alguien cuya obra divide opiniones, sin duda es un cineasta experimentado y con ojo distinto al de los usuales directores en Hollywood. Van Sant no suele ser cursi o grandilocuente, sino que deja que los actores hagan su trabajo y enaltezcan la historia. En Don’t Worry, He Won’t Get Far on Foot (No te preocupes, no irá lejos), regresa una temática más personal e instrospectiva, que sin duda nos recuerda sus mejores momentos como autor.


Adaptada por el propio Van Sant del libro autobiográfico de John Callahan, No te preocupes, no irá lejos tiene un humor incisivo, actuaciones fenomenales y una historia redonda y sobre todo, llena de humanidad y convulsiones.
Joaquin Phoenix interpreta a John, un alcohólico recurrente cuya vida está sometida por su adicción. Sentado en una silla de ruedas frente a Donnie (Jonah Hill) y sus “puerquitos”, el grupo de Alcohólicos Anónimos al que busca guiar, comienza a contar la historia de cómo las circunstancias y cómo la búsqueda constante por tomar a como diera lugar, lo llevó hasta ahí.
John se dedicaba a la construcción, cuando decidía trabajar. La mañana de su accidente, tras despertar de una fiesta, sale a la calle a buscar su dosis matutina antes de que lleguen los síntomas de abstinencia. De prisa, corre a la licorería más cercana. Tras escoger una botella de tequila, regresa a su casa donde se encuentra a dos amigas dispuestas a seguir la fiesta con él.
Tras horas de seguir tomando, John conoce a Dexter (Jack Black), un simpático borracho con quien comparte más que su afición por la botella. Así, salen en busca de “más chicas”. Pero en el transcurso, se desvían de su propósito, persiguiendo cualquier aventura que se les ponga enfrente. Dexter decide tomar el volante, considerando que John no está en condiciones de manejar. Pero él mismo se queda dormido mientras conducían a su próximo destino.
John queda paralítico en el incidente y Dexter sale con apenas rasguños. Y si bien John tenía una personalidad patética, su nueva condición lo hace cínico y amargado, culpando de su adicción a su madre, quien lo abandonó al nacer y cuya ausencia lo atormenta día con día.
Es entonces que llega a su vida la enigmática Annu (Rooney Mara) quien al conocerlo le garantiza que tendrá una vida interesante. Esto provoca en él una motivación por dejar de tomar y darle un propósito a su vida. Entra ahí Donnie, el millonario mentor que encamina a John hacia la vocación que estaba en su destino: artista.
John descubre que pese a sus impedimentos físicos, su humor y talento salen a relucir cuando une un plumón a sus hojas. Es así que comienza un largo y sinuoso camino hacia la redención y su propio descubrimiento.
No te preocupes, no irá lejos es un honesto retrato de la adicción y sus consecuencias. De manera orgánica y natural, Van Sant pone a John frente a un abismo del que debe salir, con la ayuda de quienes los rodean, más que de su propia voluntad.
Phoenix interpreta el que es quizás el mejor papel de su carrera. No sólo por el reto físico sino por la forma en que externaliza el infierno que lo consume. Phoenix ha madurado al escoger papeles que le signifiquen un desafío y vayan de la mano de un cineasta que sea capaz de explotar su talento en beneficio del producto final.
Sin duda la mancuerna que hace con Jonah Hill, una gratísima revelación en los últimos años, será tomada en cuenta en las próximas entregas de premios.
Van Sant da un golpe en la mesa con su visión y estilo, recordándonos que todavía hay autores de nivel en Hollywood que no se dejan maniatar por los estudios y que pueden, con sus recursos intelectuales, regalarnos una película memorable.  

Salvador Medina

volver arriba