Menu
Realizan segunda Expo Deportes en la UABC

Realizan segunda Expo Deportes en l…

Se llevó  a cabo la segun...

Entregan el Premio Jalisco de Periodismo 2018

Entregan el Premio Jalisco de Perio…

Para reconocer la excelen...

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobierno Abierto

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobi…

Este jueves, José Eduardo...

Reconoce la UAM el trabajo universitario  en favor del desarrollo nacional

Reconoce la UAM el trabajo universi…

La Universidad Autónoma M...

Presentan Revista “GénEros” 24, que aborda a la mujer en el Virreinato, en la UdeC

Presentan Revista “GénEros” 24, que…

En instalaciones de la Fa...

Remoción de iconografía del Tren Ligero contribuye al deterioro de la cultura visual tapatía, advierte especialista de la UdeG

Remoción de iconografía del Tren Li…

Antes, un golpe de vista ...

Alumnos de la UAM ganaron la fase on campus del premio Hult Prize

Alumnos de la UAM ganaron la fase o…

Tres equipos conformados ...

El culto guadalupano, elemento de cohesión social: experta de la UNAM

El culto guadalupano, elemento de c…

Hoy en día, el culto a la...

Egresan del programa English Access 83 estudiantes del SEMS de la UdeG

Egresan del programa English Access…

Un total de 83 estudiante...

Buscan en UABC  soluciones a la problemática del agua

Buscan en UABC soluciones a la pro…

Se llevó a cabo el “Foro ...

Prev Next

2 de octubre: El resentimiento Destacado

2 de octubre: El resentimiento

Después del 1 de julio, a través de las más diversas voces, al movimiento de 1968 lo han referido como el suceso que desde varias perspectivas cambió a México. Aun aquellos que en un momento dado fueron resistentes a su verdadera trascendencia, han abordado el tema con afanes reivindicativos  y lo han convertido, inclusive, en correlato, en semilla, en punto de inflexión con el presente político manifiesto en este 1 de julio.
En esta nota debo decir que no soy de los que creen en la visión que tiene como primera referencia   del movimiento el 2 de octubre y el “no se olvida”. Se entenderá por un sólo dato: vi a ayer una vieja entrevista de Joaquín López Dóriga a Luis Echeverría, tal vez de hace dos décadas, quien con fingida pena le respondió al entonces joven reportero,  “No, 2 de octubre no se olvida”.


Oído lo anterior, llevan razón, y a ella esperanzan que se haga justicia y el sacrificio haya valido la pena, todos aquellos que participaron en el movimiento o quienes heredaron el espíritu democrático de ese año, donde unos y otros aprendieron a valorar la vida de los demás, sobre todo cuando ésta ha sido entregada a la causa de la libertad y de la democracia.
No quiero dejar de decir que fingir o mentir,  como lo hizo el entonces Secretario de Gobernación, sobre el movimiento de 68 en la entrevista mencionada, es un acto de cinismo vulpino. Aun transfundida a este tiempo, la entrevista es una representación de lo que era una clase política cuya deshonestidad no tenía límites ni contrapesos.
Echeverría fue capaz de mentir, antes y después de su protagonismo en el desenlace del movimiento, porque en efecto, no tenía a quien rendirle cuentas en sentido estricto. Por eso Díaz Ordaz le heredó el poder sin sobresaltos cuando en el país había una herida abierta, resultado inequívoco de la patología de un régimen político, al que perfectamente se le pudo acusar de genocidio.
Si se quiere entender porque estos 50 años del 2 de octubre de 1968 han tenido este nivel de evocación y desahogo, asúmase lo profundo, lo doloroso, lo sensible en el alma colectiva de esa herida, y el resentimiento provocado por el desprecio con el que el viejo régimen procesó social y políticamente  el crimen. 

Jorge Medina Viedas

volver arriba