Menu
Reconoce Sindicato de Profesores e Investigadores de la UJAT a profesores con Mérito Sindical 2018

Reconoce Sindicato de Profesores e …

El Sindicato de Profesore...

Inauguran la Feria Internacional del Huevo en CUAltos de la UdeG

Inauguran la Feria Internacional de…

El reto de las próximas a...

Convoca la UAM a reflexionar sobre la vivienda en la metrópoli

Convoca la UAM a reflexionar sobre …

La Universidad Autónoma M...

Ofrece UABC becas para estudios de posgrados

Ofrece UABC becas para estudios de …

El Departamento de Cooper...

El cáncer de mama y de pulmón, los más frecuentes en el mundo: Experto de la UNAM

El cáncer de mama y de pulmón, los …

El cáncer de mama es el s...

Participa UdeC en 5to Foro MEXFITEC

Participa UdeC en 5to Foro MEXFITEC

El programa MEXFITEC (Méx...

Alumna de la UJAT recibe Premio Estatal de la Juventud 2018

Alumna de la UJAT recibe Premio Est…

En la categoría Mérito Ac...

FEU de la UdeG intervendrá colonias con mayor incidencia delictiva contra estudiantes

FEU de la UdeG intervendrá colonias…

La Federación de Estudian...

La bolsa de trabajo de la UAM amplía las opciones laborales de los universitarios

La bolsa de trabajo de la UAM amplí…

El Sistema Institucional ...

Recibe director de la Facultad de Medicina de la UdeC reconocimiento nacional

Recibe director de la Facultad de M…

Al encabezar la celebraci...

Prev Next

2 de octubre: El resentimiento Destacado

2 de octubre: El resentimiento

Después del 1 de julio, a través de las más diversas voces, al movimiento de 1968 lo han referido como el suceso que desde varias perspectivas cambió a México. Aun aquellos que en un momento dado fueron resistentes a su verdadera trascendencia, han abordado el tema con afanes reivindicativos  y lo han convertido, inclusive, en correlato, en semilla, en punto de inflexión con el presente político manifiesto en este 1 de julio.
En esta nota debo decir que no soy de los que creen en la visión que tiene como primera referencia   del movimiento el 2 de octubre y el “no se olvida”. Se entenderá por un sólo dato: vi a ayer una vieja entrevista de Joaquín López Dóriga a Luis Echeverría, tal vez de hace dos décadas, quien con fingida pena le respondió al entonces joven reportero,  “No, 2 de octubre no se olvida”.


Oído lo anterior, llevan razón, y a ella esperanzan que se haga justicia y el sacrificio haya valido la pena, todos aquellos que participaron en el movimiento o quienes heredaron el espíritu democrático de ese año, donde unos y otros aprendieron a valorar la vida de los demás, sobre todo cuando ésta ha sido entregada a la causa de la libertad y de la democracia.
No quiero dejar de decir que fingir o mentir,  como lo hizo el entonces Secretario de Gobernación, sobre el movimiento de 68 en la entrevista mencionada, es un acto de cinismo vulpino. Aun transfundida a este tiempo, la entrevista es una representación de lo que era una clase política cuya deshonestidad no tenía límites ni contrapesos.
Echeverría fue capaz de mentir, antes y después de su protagonismo en el desenlace del movimiento, porque en efecto, no tenía a quien rendirle cuentas en sentido estricto. Por eso Díaz Ordaz le heredó el poder sin sobresaltos cuando en el país había una herida abierta, resultado inequívoco de la patología de un régimen político, al que perfectamente se le pudo acusar de genocidio.
Si se quiere entender porque estos 50 años del 2 de octubre de 1968 han tenido este nivel de evocación y desahogo, asúmase lo profundo, lo doloroso, lo sensible en el alma colectiva de esa herida, y el resentimiento provocado por el desprecio con el que el viejo régimen procesó social y políticamente  el crimen. 

Jorge Medina Viedas

volver arriba