Menu
Solicita la UABJO presupuesto justo a legislatura estatal

Solicita la UABJO presupuesto justo…

El rector de la Universid...

Estudiantes de la UJAT participarán en Feria Científica de Brasil

Estudiantes de la UJAT participarán…

Con el proyecto “La Luz d...

Turismo, importante detonador de crecimiento económico y bienestar social: Director general del IPN

Turismo, importante detonador de cr…

Con el apoyo de las secre...

Autonomía permite a UAEM contribuir a formas más dignas de existencia humana

Autonomía permite a UAEM contribuir…

Gracias a la autonomía, l...

Descentralización de SEP se hará de manera gradual y ordenada: Moctezuma Barragán

Descentralización de SEP se hará de…

La descentralización de l...

Student Energy at UdeG recibe premio del Imjuve

Student Energy at UdeG recibe premi…

El capítulo del Centro Un...

Universidades Públicas Estatales de Anuies entregan estados financieros

Universidades Públicas Estatales de…

En un ejercicio de transp...

La UNAM participará en la Década internacional de la ciencia oceánica

La UNAM participará en la Década in…

El daño de los ecosistema...

Buscan alumnos de Cetys solucionar problemas de lesión cervical

Buscan alumnos de Cetys solucionar …

Un caso cercano de lesión...

Cierra la UASLP de manera positiva el 2018: rector

Cierra la UASLP de manera positiva …

La Universidad Autónoma d...

Prev Next

En el mundo sustituyen obreros con robots para incrementar utilidades: Académico de la UNAM Destacado

En el mundo sustituyen obreros con robots para incrementar utilidades: Académico de la UNAM UNAM

En todo el mundo, los obreros son sustituidos en los procesos de manufactura para reducir los costos de operación e incrementar las utilidades, afirmó Humberto Mancilla Alonso, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón.
A partir de la creación del concepto ‘mecatrónica’, hace décadas, se ha generalizado el uso de robots. “Lo primero que viene a la mente son los dedicados a ensamblar vehículos, pero su inserción en otras actividades ha sido masiva. Es el caso también de la industria farmacéutica, pues la robótica no sólo está presente en los oficios, sino en las profesiones.


Al respecto, el investigador de la UNAM advirtió que el desarrollo vertiginoso de la tecnología debe ir acompañado de la parte humanística. No debe usarse para sustituir la creatividad o la fuerza de trabajo, sino para mejorar otros aspectos como el medio ambiente.
“La tecnología genera empleos, pero en menor cantidad y más especializados, por lo que cada vez se requiere de mayor capacitación”, consideró.
En esa tendencia, otras profesiones podrían ser realizadas por máquinas. En la impartición de justicia, remarcó el universitario, si los sistemas de inteligencia artificial interactúan para determinar la inocencia o culpabilidad, ya no sería necesaria la presencia de abogados o jueces.
Además, cada vez se generan más sistemas automatizados. Ahora ya no es necesario ir a las oficinas de gobierno para tramitar copias certificadas de actas de nacimiento, se hace por Internet y el documento se genera prácticamente en tiempo real. “Ya no se requiere del personal que antes cotejaba los datos en los libros; un proceso de dos semanas se concreta en un día”.
Mancilla recordó que esta sustitución ya ocurrió, durante la Revolución Industrial, cuando las nuevas tecnologías (de vapor principalmente) sustituyeron a los humanos; pero surgieron nuevos empleos, que no existían antes y demandaban especialización.
El problema es que, a diferencia de entonces (cuando los cambios fueron paulatinos y la gente se adaptó poco a poco), hoy el desarrollo de la tecnología es vertiginoso; “vamos muy rápido y la sociedad no se está adecuando”.
Además, la gente intenta consumir productos “prácticos” y prefabricados. “No te preocupes, no pienses, la inteligencia artificial lo hace por ti”, y eso vuelve el panorama más oscuro. Las nuevas tecnologías están en actividades tan comunes como hacer las compras; pero no sólo eso, sino que los algoritmos en Internet hacen recomendaciones con base en los gustos de cada persona.
“Cada año, por ejemplo, salen nuevos teléfonos inteligentes, que son adquiridos sin importar el costo, pero cabe preguntarse qué haremos cuando la tecnología rebase nuestra capacidad adquisitiva, ¿quiénes podrán pagarla y quiénes la desarrollarán?”.
Finalmente, Mancilla opinó que se debe evitar llegar al momento en que ni siquiera entendamos a la tecnología y sólo seamos consumidores. “No nos hemos preocupado por las consecuencias; debemos ser más conscientes de lo que hacemos con estos conocimientos y con el planeta”.

Redacción Campus

volver arriba