Menu
El Sistema Nacional Anticorrupción enfrenta resistencias políticas: Especialistas en la UdeG

El Sistema Nacional Anticorrupción …

El Sistema Nacional Antic...

Tiene UABC Jornada de Detección Temprana de Patologías Cardiacas en Deportistas

Tiene UABC Jornada de Detección Tem…

La muerte súbita cardíaca...

Ciudades inteligentes requieren más de colaboración que de tecnologías: Especialistas en la UdeG

Ciudades inteligentes requieren más…

Ante el crecimiento desme...

Colabora UABC en fiesta tradicional de la comunidad Kumiai

Colabora UABC en fiesta tradicional…

Como parte de la práctica...

El CEDEFU de la UdeC contribuye con los objetivos de las Naciones Unidas: directora

El CEDEFU de la UdeC contribuye con…

Este jueves, Alicia López...

Presentan en la UJAT libro sobre la creación de la DACEA

Presentan en la UJAT libro sobre la…

En el marco del 60 Aniver...

China está desplazando a estados unidos del puesto hegemónico del mundo: Experto en la UAM

China está desplazando a estados un…

El mundo vive un cambio d...

Realizan brigada Cimarrón Socialmente Humano en la UABC

Realizan brigada Cimarrón Socialmen…

Estudiantes de la Faculta...

México, desde la mirada de una escritora lituana en la UAM

México, desde la mirada de una escr…

La escritora y periodista...

UdeG y Cruz Roja Jalisco encienden sirenas de nueva ambulancia

UdeG y Cruz Roja Jalisco encienden …

La Universidad de Guadala...

Prev Next

Regla de tres 775 Destacado

La Universidad Autónoma del Estado de Morelos  se encuentra en huelga desde el pasado 20 de septiembre. La Universidad Autónoma del Estado de Morelos se encuentra en huelga desde el pasado 20 de septiembre. Especial

Cuidar las formas.  En el equipo del nuevo gobierno, comentan algunos, ya hay un diagnóstico sobre la situación de la educación superior del país. Saben cuáles son los requerimientos del sector y, de antemano, advierten que la situación financiera que prevalece en algunas instituciones es muy compleja, y no puede resolverse en el corto plazo. Y esto, hasta donde se analizado, difundido y comentado, no es nuevo. Los recursos que se necesitan son una prioridad, a menos que estas universidades públicas estatales entren en una fase irreversible que las ponga en entredicho. Lo que no se puede permitir es que esta situación sea un pretexto y un instrumento idóneo para trasladar el tema al escenario político. No se puede, desde ahora, filtrar o mandar el mensaje en contra de estas casas de estudio.



Nada de amenazas. Hablar de acciones legales y fincar responsabilidades en contra de las actuales autoridades universitarias, o de quienes las precedieron, es meterse en un terreno que no conviene a la educación superior. Porque la justicia y las investigaciones frente a cualquier ilícito o sospecha de éste, no debe hacerse por consigna o por la ambición de asumir el poder y controlar los destinos de las universidades públicas estatales. Aprovechar el mal momento financiero que viven, y acusarlas de opacidad, malos manejos sin colocar las pruebas sobre la mesa, parecen más justificaciones para intervenir en su capacidad de autogestión y autogobierno, que verdadero interés de optimizar la administración de los recursos públicos que se les asignan. Así que si hay voces que recomiendan caminos más allá del diálogo, deben pensar dos veces la consecuencia inmediata de esta innecesaria discusión.

Acusaciones sin fondo.  Y viene a cuento porque en la recta final para la asignación del gasto público para 2019, cualquier pretexto y acusación sin fundamento es suficiente para encender los ánimos de los fundamentalistas que siempre han pensado que el dinero que se entrega a las universidades públicas del país es un dispendio. La comparecencia de Rosario Robles, Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), en la Cámara de Diputados, fue uno más de los obuses lanzados en contra de la educación superior pública del país. Porque ahí, en tribuna, legisladores de todos los partidos insistieron en la responsabilidad de las instituciones en lo que se ha llamado “estafa maestra”. Pero como ha ocurrido desde que se dio a conocer esa información, los cuestionamientos pasaron más por el terreno de la percepción, que por las pruebas contundentes que no se han presentado aún ante la autoridad correspondiente.

Pensar el camino.  En medio de críticas y comentarios que rayaron, en muchas ocasiones, en el insulto y la venganza política contra la secretaria Robles, ésta, puso de nuevo las cartas sobre la mesa y ratificó que todos los contratos celebrados con universidades y sistemas estatales son legales. El dinero, explica, no está desaparecido. No hay una sola línea en las auditorías, enfatizó, que diga que se contrataron empresas fantasma por la Secretaría de Desarrollo Social o la Sedatu. Tampoco una línea que especifique que hubo traslado de dinero en efectivo. Todos, a final de cuentas, señalamientos por lo que pasa, en mucho, el discurso de diputados y senadores, especialmente los que conforman la mayoría legislativa, para no luchar por una asignación mucho mayor para las universidades públicas estatales del país.

Priorizar la desigualdad. Por cierto, a menos de dos meses que asuma funciones el nuevo gobierno, los rectores no dejan de hacer precisiones a los señalamientos de la próxima administración. Por eso no dejan pasar la oportunidad de retomar la frase que ha hecho suya el gobierno que viene, y advierten que la cuarta transformación debe ser un alto a la exclusión, un freno a la inequidad y la discriminación y un llamado a consolidar la igualdad por encima del centralismo de regiones e instituciones. No pasa, comentan, por implementar medidas que pongan en riesgo la calidad educativa, ni por construir instituciones sin resolver los problemas que enfrentan las actuales instituciones de educación superior. Para el rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), Eduardo Martínez Bautista, está claro. La cuarta transformación pasa por la asignación, justa y equitativa de los recursos, incluidas aquellas que están asfixiadas por problemas estructurales.

La huelga en la UAEMor.  Estas dificultades ya comenzaron a hacer estragos, desde hace días, en algunas instituciones, como es el caso de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEMor), la cual se encuentra en huelga desde el pasado 20 de septiembre. Un conflicto que los trabajadores académicos decidieron emprender ante la falta de recursos y la imposibilidad de un rescate financiero. Se trata de un adeudo de 408 millones de pesos para pagar los sueldos en lo que resta de este año. El problema es que, en medio de este embrollo, 43 mil estudiantes de nivel medio superior y superior se encuentran sin clases. Ya son dos quincenas retrasadas y en puerta está la tercera, pero no parece haber visos de solución. Muchos en Morelos se preguntan dónde estará el exrector Alejandro Vera Jiménez, quien siempre se dijo preocupado por la institución y se comprometió por velar por los intereses de los universitarios.

Apoyo que preocupa. En este escenario, las universidades Autónoma de Zacatecas (UAZ), Autónoma de Chiapas (UNACH), Autónoma del Estado de México (UAEM), la Michoacana San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), la Autónoma de Nayarit (UAN), la Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), la Autónoma de Sinaloa (UAS), la Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) y la Veracruzana (UV), que también enfrentan crisis económicas, podrían irse a huelga en los próximos días. Se prevé que la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (Contu) sesione y delibere si se suma para hacer una huelga nacional. Al menos así lo plantea por ahora Gustavo García Aragón, asesor jurídico del Sindicato de Trabajadores Administrativos de la UAEMor (STAUAEMor). Por lo que se ve, el asunto no está tan sencillo como parece, y cuando se trata de coyuntura, el tema puede tener mucha más jiribilla de la que parece.

Cierran filas. Por lo pronto, las universidades públicas del país construyen una postura de unidad y alzan la voz por estas instituciones que tienen el agua hasta el cuello. Agrupadas en el Consejo de Universidades Públicas e Instituciones Afines (CUPIA), sostienen que estas instituciones han alcanzado altos niveles de calidad, sin embargo, el déficit financiero por el que atraviesan ya afecta sus actividades académicas y “consecuentemente el proceso formativo de más de 542 mil estudiantes y pone en riesgo laboral a más de 32 mil profesores y trabajadores administrativos”. Por eso el llamado a los poderes legislativos y ejecutivos del país para encontrar una pronta y satisfactoria solución para las nueve universidades públicas estatales, considerando la cercanía de fin de año y la actual coyuntura política. Se viene las horas decisivas en este tema y los rectores lo saben.

Inconformidad en la UAAAN. El comité electoral de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) aprobó la terna de candidatos a rector, y publicó el dictamen con el que inician formalmente las campañas, a pesar de la inconformidad de un grupo de estudiantes y maestros que señalan imposición de candidatos oficialistas. Sin atender la demanda que manifestantes hicieron para que la sesión fuera pública ante toda la comunidad universitaria, se oficializó la candidatura de Martín Cadena Zapata, Mario Ernesto Vázquez Badillo y Alberto Sandoval Rangel como candidatos a la rectoría de la UAAAN. Hay quienes ven en este asunto un conflicto que puede afectar. Esperemos que los grupos externos, que ven desde ahora una inmejorable oportunidad, no intervengan en las decisiones de una institución que arrastra problemas financieros desde hace décadas, lo que no le ha permitido insertarse en el escenario nacional de mejor manera.

Carlos Reyes

Modificado por última vez enJueves, 01 Noviembre 2018 03:05
Más en esta categoría: « Regla de tres 773 Regla de tres 777 »
volver arriba