Menu
El Sistema Nacional Anticorrupción enfrenta resistencias políticas: Especialistas en la UdeG

El Sistema Nacional Anticorrupción …

El Sistema Nacional Antic...

Tiene UABC Jornada de Detección Temprana de Patologías Cardiacas en Deportistas

Tiene UABC Jornada de Detección Tem…

La muerte súbita cardíaca...

Ciudades inteligentes requieren más de colaboración que de tecnologías: Especialistas en la UdeG

Ciudades inteligentes requieren más…

Ante el crecimiento desme...

Colabora UABC en fiesta tradicional de la comunidad Kumiai

Colabora UABC en fiesta tradicional…

Como parte de la práctica...

El CEDEFU de la UdeC contribuye con los objetivos de las Naciones Unidas: directora

El CEDEFU de la UdeC contribuye con…

Este jueves, Alicia López...

Presentan en la UJAT libro sobre la creación de la DACEA

Presentan en la UJAT libro sobre la…

En el marco del 60 Aniver...

China está desplazando a estados unidos del puesto hegemónico del mundo: Experto en la UAM

China está desplazando a estados un…

El mundo vive un cambio d...

Realizan brigada Cimarrón Socialmente Humano en la UABC

Realizan brigada Cimarrón Socialmen…

Estudiantes de la Faculta...

México, desde la mirada de una escritora lituana en la UAM

México, desde la mirada de una escr…

La escritora y periodista...

UdeG y Cruz Roja Jalisco encienden sirenas de nueva ambulancia

UdeG y Cruz Roja Jalisco encienden …

La Universidad de Guadala...

Prev Next

Bayoneta: Un histrión en el cuadrilátero Destacado

Luis Gerardo Méndez interpreta ahora a Miguel Bayoneta Galíndez, un boxeador autoexiliado. Luis Gerardo Méndez interpreta ahora a Miguel Bayoneta Galíndez, un boxeador autoexiliado. Especial

Siempre será agradable ver a actores de cierto nivel salir de su zona de confort y hacer papeles que los exigen al máximo. Luis Gerardo Méndez es quizás el actor más destacado de su generación y, debido a la demanda de contenidos mexicanos de cierto perfil, nos hemos acostumbrado más a verlo como un junior o privilegiado de clase alta. Y si bien se ha destacado por ese tipo de personajes, su categoría como actor nos deja esperando que ese talento salga a relucir en papeles más centrales y exigentes.
Bayoneta, dirigida por Kyzza Terrazas, nos expone a un Luis Gerardo Méndez en lo mejor de su juego, interpretando a Miguel Bayoneta Galíndez, un autoexiliado boxeador cuya última pelea lo continúa acechando y su culpa lo ha llevado a las frías tierras de Finlandia.


En el puerto de Turku, Mickey trabaja de la mano de su entrenador Denis (Brontis Jodorowsky), sirviendo como asistente con otros boxeadores locales. Remu (Joonas Saartamo), tiene una pelea pronto con un viejo conocido de Mike y de ahí que su labor sea todavía más importante. Pero el nativo de Tijuana continúa atormentado por sus acciones y durante su tiempo libre, se dedica a tomar y hacer llamadas a su hija y esposa, a quienes dejó atrás y no ve desde hace años.
Mickey tiene pocas motivaciones para seguir adelante, pero una nueva relación con Sarita (Laura Birn), una bartender de Turku, y un repentino contacto de su hija, lo obligan a encontrar un medio de sustento. Es así que busca regresar a lo único que sabe hacer: subir al cuadrilátero.
Jyrki (Ilkka Koivula), dueño del gimnasio donde labora Mickey y promotor local, logra generar ciertas expectativas sobre el regreso del pugilista mexicano y consigue una pelea para él. Pero primero, Mickey debe dejar atrás la tragedia ocurrida sobre el ring y encontrar de nuevo su camino.
Luis Gerardo Méndez tenía una considerable labor como actor para sostener una película de este tramado emocional. Además de ser el foco central de la trama y aparecer en literalmente todas las escenas de Bayoneta, la transformación física y el peso emocional significan sin duda uno de los mayores retos de su carrera, y sin duda sale con la cabeza en alto.
El actor al que se le refiere como Javi Noble, muestra que es mucho más que esos papeles que lo han insertado como parte de la cultura popular mexicana. Méndez muestra su rango como histrión y su compromiso al oficio. Bajo la dirección del experimentado Kyzza Terrazas, la transformación es total.
Mimetizado con un paisaje estéril en la gélida Finlandia, Méndez se presenta como el actor que esperamos que sea y soporta toda la acción a su alrededor. La fotografía de Guillermo Garza es naturalista y mínima, inspirada en los paisajes locales. Y cuando la acción sucede sobre el cuadrilátero, es profundamente estética y logra colocarnos en los hombros de quienes luchan, literalmente, por sus vidas.
Y aunque la narrativa de Bayoneta pierde cierta fuerza en el tercer acto, Méndez es capaz de mantenernos interesados en el resultado final. Terrazas no reinventa el género pugilístico, pero sí construye un mundo coherente y visualmente irresistible. Se trata de una anomalía en el cine mexicano: Bayoneta no es cine de autor, pero sí es el producto de un cineasta interesado en contar historias desde un punto de vista más realista y visceral, que se siente como un golpe seco en el estómago del espectador.

Salvador Medina

volver arriba