Menu
Autonomía universitaria estimula propuestas de cambio en la sociedad: José Narro en la UAEM

Autonomía universitaria estimula pr…

La autonomía universitari...

Estudiantes michoacanos del TecNM ganan preseas de plata y bronce de robótica en Polonia

Estudiantes michoacanos del TecNM g…

México volvió a destacar ...

Alumnos de la UNAM continúan sus estudios en universidades de 29 países

Alumnos de la UNAM continúan sus es…

A partir de este mes, y c...

Disminución de estrógenos en la menopausia puede generar deterioro cognitivo: IPN

Disminución de estrógenos en la men…

Los estrógenos son hormon...

La Secretaría de Cultura arrancará Programa de Cultura Comunitaria en 720 municipios

La Secretaría de Cultura arrancará …

A partir de ahora, la cul...

Ausentes, espectáculo que da voz a los familiares de jóvenes desaparecidos

Ausentes, espectáculo que da voz a …

Las voces de desesperació...

Publica SEP primera convocatoria 2019 para su servicio educativo Prepa en Línea-SEP

Publica SEP primera convocatoria 20…

El Servicio Nacional de B...

Contribuir a la sociedad, trabajo que se desarrolla desde el aula: Doctorado en Educación de Cetys

Contribuir a la sociedad, trabajo q…

En la vocación de la doce...

Acceso a la cultura, un derecho humano: 3er. Foro interunidades en la UAM

Acceso a la cultura, un derecho hum…

Al inaugurar el 3er. Foro...

Exhorta Rector de la UAS a doctores jóvenes a valorar esfuerzo institucional

Exhorta Rector de la UAS a doctores…

El rector de la Universid...

Prev Next

Errores de cálculo generan incertidumbre en las universidades públicas Destacado

Existen 10 universidades en quiebra técnica, y un ajuste al gasto demandaría medidas más extremas. Existen 10 universidades en quiebra técnica, y un ajuste al gasto demandaría medidas más extremas. Especial

El tiempo se agota y la posibilidad de un ajuste al presupuesto en la educación superior para 2019 crece. Los pronunciamientos de las universidades públicas del país suben de tono y las voces que exigen un trato financiero justo aumentan.
Los rectores advierten que un recorte, por mínimo que este sea en cualquiera de los rubros que conforman el paquete presupuestal para la educación superior, será devastador.


Los efectos que tendría en el corto plazo en la calidad académica, la gobernabilidad, la sustentabilidad financiera y salarial, la capacidad de investigación y difusión de la cultura, son evidentes.
Por eso el exhorto al nuevo gobierno y a quienes conforman la mayoría en la Cámara de Diputados va en serio. Quienes han tenido acceso al proyecto de presupuesto que se trabaja saben y conocen que el gasto destinado a las universidades públicas del país no es nada prometedor.
Los rectores y autoridades universitarias saben que no hay margen de maniobra ante la inclusión de varios programas sociales y asistencialistas que tendrán cabida el próximo año.
Además, las variables financieras internacionales y las estimaciones del Banco de México en torno al crecimiento económico y el índice inflacionario para el año próximo también ponen en entredicho un panorama satisfactorio para las universidades.
El llamado de los rectores es a la congruencia, a respetar la palabra empeñada y a legislar en beneficio de millones de jóvenes inscritos en las universidades públicas del país.
Por ahora, las futuras autoridades hacendarias precisaron que el supuesto recorte de 32. 5 por ciento a las universidades en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 no es un hecho consolidado.
Pero la incertidumbre no se va. El tono de los rectores es más enérgico y decidido a evitar que se ponga en riesgo la viabilidad de la educación superior del país.
La fecha límite es el 15 de diciembre, pero las estimaciones y los cálculos se trabajan desde ahora. La prioridad, lo saben quienes trabajan en ello, no apunta a mejorar las condiciones actuales de las instituciones de educación superior del país, entre las cuales hay casos que operan al borde del colapso.
Golpe devastador
Para los rectores es cada vez más evidente que además de los montos asignados a la educación superior, también está en juego la forma en que se deciden las prioridades en el país.
Teresa García Gasca, rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), apunta que un recorte presupuestal a nivel federal será catastrófico y contraviene lo prometido por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.
Al menos así quedó estipulado en la única reunión que ha tenido, de primera mano, con los integrantes de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies).
“Esto nos deja completamente desprotegidos, nos deja fuera de cualquier posibilidad de salir adelante. Hay 10 universidades en quiebra técnica que ya no terminan el año; prácticamente el resto estamos en situaciones de problemas financieros variados”, señala.
Advierte que, de concretarse un ajuste al gasto, por mínimo que éste sea, demanda medidas mucho más extremas de parte de las autoridades y de las comunidades universitarias del país.
Esto podría reflejarse en el tono que tendrá el pronunciamiento de la LIV Asamblea General de la Anuies que se realizará mañana en Acapulco, como parte de los trabajos de la Conferencia Internacional Anuies 2018.
“Es la Asamblea General Nacional de la Anuies y uno de los temas principales es éste y tendrá que ser abordado, tendremos que llegar a acuerdos en la manera de cómo vamos a actuar como universidades para poder defender la viabilidad financiera”, apunta.
De hecho, la rectora de la UAQ va más allá y pide a los legisladores que conforman la mayoría en el Congreso de la Unión que actúen con responsabilidad y con autonomía.
“Hago un llamado a toda la bancada de Morena a legislar responsablemente. Si realmente quieren hacer el cambio, no repitan la historia. No sean serviles, sean congruentes e independientes”, puntualiza García Gasca.
Un exhorto que también pide al Presidente electo, “escuche antes de tomar decisiones. México no necesita un sistema presidencialista autoritario. Necesitamos un liderazgo responsable e incluyente”.
En ese sentido, llegó, en días pasados, el pronunciamiento de parte del Consejo Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para considerar un significativo incremento real al presupuesto 2019 asignado a las universidades públicas para sus labores sustantivas de educación, investigación, innovación y difusión del conocimiento.
Esto, debido a que las universidades públicas juegan un papel “primordial y preponderante en la formación de una juventud preparada, capaz de atender y resolver los problemas presentes y futuros de la Nación”.
Y es que, como lo plantea el Consejo, durante los últimos años la situación general para la educación ha sido compleja porque se han experimentado dificultades relevantes en términos presupuestarios y de otra índole, lo cual afecta el cumplimiento de las funciones sustantivas de instituciones de educación superior.
Y en ese marco, “de profunda preocupación es el hecho de que un grupo importante de universidades públicas enfrente hoy severas restricciones económicas que amenazan su viabilidad en el corto, mediano y largo plazos”.

Poco margen
Para el rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Miguel Ángel Navarro, una disminución en el presupuesto federal para las instituciones de educación superior en el país sería un duro golpe a su viabilidad.
Lo más importante, en estos momentos, es exigir al nuevo gobierno que entra en funciones el 1 de diciembre, que respete su palabra empeñada de no tocar, cuando menos, el presupuesto que ejercen este año fiscal.
“El Presidente electo se comprometió en su visita a la Anuies que sería el mismo monto de 2018, más la inflación”, recuerda el rector general de la UdeG.
Por eso, un eventual recorte del presupuesto federal tendría un efecto negativo para las instituciones de educación superior, lo cual las pondría en una situación muy complicada.
“Muchos precios de insumos superan la inflación, pues son importados o se tasan en dólares, ojalá el equipo de transición y el nuevo secretario de Hacienda corrijan las cifras”, apunta.
Y es que, como lo plantea Navarro Navarro, para el 2019, el Banco de México prevé que la inflación ronde los 3 puntos porcentuales, lo que hará que el presupuesto acordado sea muy limitado.
A esta postura también se ha sumado la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) mediante un exhorto signado por el rector general, Eduardo Peñalosa Castro y los rectores de las cinco unidades de la institución.
Estiman que durante más de 20 años, la universidad pública ha sido relegada por políticas gubernamentales que no consideraron la educación superior como un asunto socialmente relevante.
“Las severas restricciones presupuestales han puesto en riesgo el fortalecimiento y el desarrollo de sus tareas, al igual que otras instituciones de educación pública superior”, precisan.
Por eso alzan la voz y piden al Poder Legislativo, al Poder Ejecutivo y al Presidente electo, en el marco del actual proceso de transición, para unir esfuerzos y revertir este rezago mediante un incremento sustantivo y urgente de los presupuestos destinados a la educación superior pública.
“Que nos permita atender la formación de más y mejores universitarios, fortalecer la generación de nuevos conocimientos y participar en la solución de los graves problemas que viven la nación y el pueblo de México”, solicitan.
Ahora, falta que las nuevas autoridades hacendarias concreten el compromiso y demuestren que el modelo de educación superior que ha generado resultados satisfactorios durante los últimos años reciba la atención monetaria que merece.

Días de definición
Lo cierto, como lo plantea Eduardo Bautista Martínez, rector de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), es que, de confirmarse la reducción al ingreso anual, sería momento de alzar la voz para demandar un presupuesto justo.
Por lo pronto, gestionan, hasta el último momento, con la Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Secretaría de Hacienda (SHCP) recursos para el pago de algunas quincenas y el aguinaldo que en diciembre le tienen que entregar a más de 5 mil trabajadores.
 “Estamos encontrando universidades envejecidas, estamos encontrando universidades que no fueron atendidas con oportunidad y es resultado de una política fallida de educación superior y de atención a universidades”, lamenta el rector de la UABJO.
Ahora, dice Bautista Martínez, es momento de resarcir estos rezagos de la mejor manera posible.
“No consideraron el reconocimiento de plantillas, no consideraron el reconocimiento de prestaciones que las universidades tienen que cubrir por compromisos establecidos en los contratos colectivos de trabajo”, explica.
Para el rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), Antonio Guzmán Fernández, si el ajuste al gasto de las instituciones de educación superior se concreta, la viabilidad de las casas de estudio se pone en alto riesgo.
 “Definitivamente, el recorte nos quiebra. La UAZ se puso a atender más estudiantes con la misma plantilla autorizada de maestros y trabajadores; es un reto lo que tiene que ver para pagar quincenas y aguinaldo del mes de diciembre”, considera.
Y es que, como lo señala Adolfo Rivera Castillo, director del Instituto Tecnológico de Hermosillo (ITH), las instituciones de educación superior no deben enfrentar recortes presupuestarios, debido a su importante labor de formación de alumnos, de realización de investigación y de su contribución en la generación de profesionales que ayudan al desarrollo económico.
Porque la promesa del Presidente electo ya está hecho y quedó en la mesa durante la reunión con los integrantes de la Anuies.
 “No se debería disminuir en ningún rubro en el presupuesto para instituciones de educación superior, hacemos un trabajo importante. En el caso de los Tecnológicos hemos aumentado la cobertura que damos en la educación superior”, plantea.
Incluso, las propias autoridades estatales advierten que una decisión que trastoque la continuidad presupuestal que se le ha dado a las universidades públicas daría al traste con años de esfuerzo compartido.
José Víctor González Guerrero, Secretario de Educación y Cultura de Sonora, sostiene que la prioridad del próximo gobierno debe estar en la educación en todos sus niveles.
Pensar en un recorte a la educación superior, comenta, como hasta el momento se perfila, más allá de las precisiones hechas por las futuras autoridades hacendarias, es pensar “en dirección contraria”.
“Es un tema que responde a una expectativa, a una necesidad, y una obligación constitucional, pensar de otro modo es poner en riesgo el futuro de millones de jóvenes”, comenta.


La oposición comprometida
La bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la Cámara de Diputados aseguró que buscará incrementar el subsidio a las universidades públicas del país en el Presupuesto de Egresos 2019. El coordinador de esa fracción, René Juárez Cisneros, refrendó el compromiso del PRI con los jóvenes y con la educación en México, por lo que insistió en la necesidad de fortalecer presupuestalmente a las instituciones públicas de educación superior.
“La única transformación real, responsable y de largo plazo es la educación de nuestros jóvenes, por eso pediremos se incremente el subsidio a las universidades públicas del país”, plantea.
Los legisladores priístas señalan que durante el presente ejercicio fiscal se autorizaron 83 mil 748 millones de pesos para el subsidio de dichas instituciones, por lo que mantenerlos en 2019, en términos reales significan 87 mil millones de pesos aproximadamente.
Esto garantizaría, advierten, la formación académica de millones de universitarios.
“Fortalezcamos nuestras universidades públicas, nuestros politécnicos, tecnológicos y demás instituciones, para que más jóvenes puedan acceder a éstas, para que tengan infraestructura de calidad, académicos preparados y pagados puntualmente, pues sin educación no hay futuro ni país”, coincide la fracción priísta.
En tanto, los legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) solicitarán a los diputados que garanticen la suficiencia de recursos federales para las instituciones de educación superior.
Incluso, propondrán que se analice la posibilidad de ampliarlos ante las demandas presentadas por la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies).
“Resulta evidente no solo la necesidad sino la importancia de que se apoye presupuestalmente a las instituciones de educación superior, tomando en cuenta el carácter prioritario de la educación pública para los fines del desarrollo nacional”, precisa la bancada panista.
Asimismo, el senador perredista Juan Zepeda también demandó recursos para las universidades, lo cual será una de las tareas a la que dará seguimiento su partido.
“Ninguna institución educativa debe ver una disminución en su presupuesto, al contrario, se deben garantizar los recursos suficientes y los controles necesarios para que el gasto sea efectivamente destinado a la educación de las y los jóvenes del país”, plantea.
De lo que se trata, añade, es que se garanticen los recursos para que las universidades cuenten con infraestructura, profesionalización docente, desarrollo tecnológico, incentivos y becas.

Carlos Reyes

Modificado por última vez enJueves, 22 Noviembre 2018 01:22
volver arriba