Menu
RSS
En ZMG hay áreas verdes que no cubren ni cinco manzanas de superficie: Académica de la UdeG

En ZMG hay áreas verdes que no cubr…

La mayoría de áreas verde...

Designan a Directora en Facultad de Odontología Tijuana de UABC

Designan a Directora en Facultad de…

Durante la ceremonia de l...

Despenalización del aborto, el derecho de las mujeres a decidir: Especialistas de la UNAM

Despenalización del aborto, el dere…

A 12 años de haberse apro...

Canasta básica incrementa 1.8 por ciento durante el primer bimestre del año: Investigador de la UdeG

Canasta básica incrementa 1.8 por c…

Surtir 24 productos de la...

Investigador de la UASLP realiza libro sobre el mundo indígena de los Pames

Investigador de la UASLP realiza li…

Los pueblos indígenas, so...

Veneno de abeja tiene efectos positivos contra mal de Parkinson, revela estudio de la UdeG

Veneno de abeja tiene efectos posit…

El veneno con el que algu...

Reacreditan calidad de programa educativo de Idiomas en la UABC

Reacreditan calidad de programa edu…

La Licenciatura en Enseña...

La ciencia debe ser impulsada por las naciones: Premio Nobel de Medicina en la UNAM

La ciencia debe ser impulsada por l…

El mundo enfrenta tiempos...

La inclusión educativa es una realidad en la UAS

La inclusión educativa es una reali…

“La inclusión educativa e...

Mantener instituciones y finanzas sanas, coinciden gobernador y rector de UABJO

Mantener instituciones y finanzas s…

El rector de la Universid...

Prev Next

Campus 16 Aniversario: Editorial Destacado

Campus 16 Aniversario: Editorial Especial

No cabe duda alguna de que México tiene una deuda enorme con las Instituciones de Educación Superior públicas del país. Una deuda moral, cuantitativa e histórica. Los gobiernos van y vienen, pero las universidades siguen ahí, cumpliendo su función pese presiones externas, recursos escasos e intereses ajenos que amenazan su autonomía y capacidad.
Si bien los 16 años de este suplemento son una causa de celebración, nos obligan también a repensar nuestro papel.


En un contexto cambiante y de necesaria reflexión, Campus llega a un nuevo aniversario dando voz a los actores de la educación en México. Hemos buscado ser, desde el principio, un espacio donde converjan miradas comunes y opuestas, que busquen aportar su visión a las políticas educativas que mueven a las instituciones del país.
Es quizás momento, a más de tres lustros de su fundación, que Campus sea más que un canal para sus aliados, sino que se vuelva una herramienta para la transformación activa de la educación. En momentos de definiciones y dudas sobre el papel de las universidades en nuestro futuro, es aquí, en este refugio, donde deben acertar algo de redención, donde los debates se conviertan en iniciativas, donde los jóvenes en busca de conocimiento y un papel en el mundo, encuentren eco de sus dudas y las conviertan en acción.
Celebrar significa también recordar lo que nos convoca, lo que nos tiene en puerta de un cambio significativo para el país y con ello, para las instituciones educativas. Y para Campus mismo.
Las universidades deben seguir siendo un bastión del conocimiento, la pluralidad y el progreso, no sólo instrumento político para otros.
México debe entender que está en un punto de no retorno: o las IES reciben el impulso necesario para proyectarnos de lleno a un futuro que se nos está escapando, o dejaremos de pensar en ese país que podemos ser para despertar y comprender que esto es lo que tenemos.
Pero estar cerca de los actores de la educación superior nos ha mostrado que las respuestas están ahí, en los investigadores y académicos que buscan ser escuchados por los tomadores de decisiones, en los incontables alumnos que hacen su aula un vehículo para conducir sus metas y energía, y en los rectores y rectoras que luchan año tras año por contar con un presupuesto digno para seguir adelante con la empresa que se les ha dado.
Nosotros estamos aquí por ellos. Nosotros estamos aquí para ellos.
Campus Milenio es un proyecto que continúa en construcción. 16 años nos han mostrado que ser testigos de los alcances de la educación en el bienestar de los jóvenes y, por ende, del país, es motivo suficiente para seguir con esta tarea. Y es que hablamos del único medio de movilidad social que tenemos. Y en un país que tiene más de cincuenta millones de pobres, poner en duda la estabilidad de sus IES, puede un error que nunca terminemos de dimensionar.
Nosotros, junto al país, entramos en una nueva etapa de repensarnos. Y con ello, nuestra forma de participar en el sector educativo.

Redacción Campus

volver arriba