Menu
Realizan segunda Expo Deportes en la UABC

Realizan segunda Expo Deportes en l…

Se llevó  a cabo la segun...

Entregan el Premio Jalisco de Periodismo 2018

Entregan el Premio Jalisco de Perio…

Para reconocer la excelen...

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobierno Abierto

Se suma UdeC a Declaratoria de Gobi…

Este jueves, José Eduardo...

Reconoce la UAM el trabajo universitario  en favor del desarrollo nacional

Reconoce la UAM el trabajo universi…

La Universidad Autónoma M...

Presentan Revista “GénEros” 24, que aborda a la mujer en el Virreinato, en la UdeC

Presentan Revista “GénEros” 24, que…

En instalaciones de la Fa...

Remoción de iconografía del Tren Ligero contribuye al deterioro de la cultura visual tapatía, advierte especialista de la UdeG

Remoción de iconografía del Tren Li…

Antes, un golpe de vista ...

Alumnos de la UAM ganaron la fase on campus del premio Hult Prize

Alumnos de la UAM ganaron la fase o…

Tres equipos conformados ...

El culto guadalupano, elemento de cohesión social: experta de la UNAM

El culto guadalupano, elemento de c…

Hoy en día, el culto a la...

Egresan del programa English Access 83 estudiantes del SEMS de la UdeG

Egresan del programa English Access…

Un total de 83 estudiante...

Buscan en UABC  soluciones a la problemática del agua

Buscan en UABC soluciones a la pro…

Se llevó a cabo el “Foro ...

Prev Next

Amistad y periodismo educativo Destacado

Amistad y periodismo educativo

El amor más grande que uno puede tener es dar su vida por sus amigos.
Juan 15:13

Soy un convencido que lo mejor de este mundo es entregar voluntariamente la vida, en abonos claro está, poco a poco y con el esfuerzo cotidiano para los demás, para el prójimo, para tu familia, tus amigos, tu patria. Convencido también estoy que así fue la vida de la persona a quien hoy dedicamos estas líneas. Un hombre práctico y generoso, entregado a las universidades y a la educación desde el periodismo y la función pública. Su partida, para quienes no lo logramos conocer a fondo es una grandísima lección de vida. Y es que resulta sorprendente como una persona se puede convertir en institución, Jorge Fausto Medina Viedas fue durante su vida adulta una escuela por todas y cada una de las instituciones por las que pasó. Sus pasos, su presencia fue —como dijera el poeta— una leyenda de semillas.


Su ultimo cargo al frente de Televisión Educativa todavía así lo refleja. Herido de muerte por cáncer en el esófago, aún así supo impregnar gratos recuerdos dentro de este gran canal público mexicano. Debo reconocer que mi relación con el Dr. Medina —si bien pudimos coincidir en distintas reuniones públicas y privadas— fue estrictamente profesional. Él me dio trabajo en el suplemento que creó hace exactamente 16 años; la diferencia de edad nunca fue un obstáculo para retroalimentarnos mutuamente. Cuando él fue rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) 1981-1985, su servidor, estaba naciendo.
Al Dr. Medina lo conocí el primero de abril de 2013 en la redacción de Milenio Diario. Hacía unas semanas que me había quedado sin empleo debido a un litigio en el que se había metido por ese entonces el medio para el que colaboraba. Cuando mis intenciones de emplearme cayeron a la redacción de Campus, tardaron un par de días en hablarme, la contratación fue técnicamente inmediata. Hablé con el Dr. Medina un lunes en la tarde, para el miércoles ya comenzaba como colaborador de este gran suplemento; de inmediato me di cuenta de la generosidad robusta del Dr. Medina, su visión, su pasión por la educación pública y la autonomía universitaria.  
Los romanos crearon la palabra generosus, para aludir a los “nacidos de cuna ilustre”, los nobles. Surgió luego el sustantivo generositas que se refería a cualidades como la nobleza, la buena calidad de personas de clase alta. Una de las virtudes que se atribuían a los nobles en Roma era lo que hoy llamamos generosidad, consistente en dar a los demás, ayudar a los necesitados sin esperar nada a cambio. Así era el Dr. Medina, estoy seguro que como todo gran hombre siempre tuvo sus contrastes, pero al menos, lo que tuve la oportunidad de conocer me dejó esa impresión. Junto con el duelo, hay cierto dejo de alegría cuando uno ve, escucha o lee gratos recuerdos de personas e instituciones que también echan de menos al que nos dejó, adelantándose a ese viaje que todos algún día hemos de emprender.
No me gustaría hacerlo pero la vida se ha esforzado en subrayarme un número. Cuando conocí al Dr. Medina, mi hermano de 21 años tenía seis meses de fallecido, él murió un 29 de septiembre, cuando me enteré que el Dr., falleció la madrugada del 29 de noviembre, no pude dejar de notar la coincidencia. Durante estos poco más de cinco años, para mi el Dr. Medina fue más que un aliado, fue como un padre profesional, siempre me aconsejó, siempre me guió, siempre me ayudó: siempre estaré endeudado.
Montaigne en un pequeño ensayo sobre la amistad, plantea como los verdaderos amigos siempre buscan “prestarse mutuos servicios”. “Parece que no hay nada que a lo que la naturaleza nos impulse tanto como al trato social”, periodista como era el Dr. Medina supo ocupar la actividad mediática para hacer política fina, supo ocupar su cartera de relaciones públicas para construir vínculos fraternos más allá de las generaciones, más allá de las ideologías como buen sinaloense universal.
Aristóteles aseguraba que los buenos legisladores han cuidado más de la amistad que de la justicia. Mientras Montaigne nos expuso como “el último extremo de la perfección en las relaciones que ligan a los humanos reside en la amistad”. Para decirlo en pocas líneas y ganar en perspectiva, al fallecer el Dr. Medina dos secretarios de Educación Pública —el entrante y el saliente— lo reconocieron como un querido amigo.
Pero no sólo los titulares de la Secretaría de Educación Pública (SEP) emitieron sus obituarios y condolencias, la agencia de noticias del Estado Mexicano Notimex de la cual fue director de 1994 al año 2000, confirmó que el paso del Dr. Medina por esta institución detonó “su crecimiento hacia América Latina”. De hecho, si quisiera hacer un recuento de los pésame y lamentaciones que fluyeron en estela, el espacio no me alcanzaría.
Es obviedad, pero en Campus nos envolvemos en el duelo y también en un compromiso con lo heredado. Los 16 años de trayectoria del suplemento a favor del apuntalamiento de las políticas educativas no es una herencia menor. El Dr. Medina nos dejo endeudados con el compromiso de la defensa de la autonomía universitaria, motor de la nación.
Poco antes de la navidad de 2014, después de que se levantó el paro politécnico, el Dr. Medina me volvió a favorecer con su generosidad y me abrió las puertas al servicio público para encargarme de la promoción y difusión de las obras editadas por cada una de las 18 dependencias que comprende la Administración Pública Federal (APF), la tarea ha sido un encanto. Lectura y cultura, cultura y lectura. Justo en los parabienes del año nuevo 2018, lo que el Dr. Medina me deseó fue tiempo para la lectura y la creación.
Estoy convencido que la mejor forma de honrar su memoria es hacerme un lector aguerrido y contumaz un creador; comprometido con la labor que Campus ha sabido sostener desde hace 16 años: promover la educación, la ciencia y la cultura. Descanse en paz Dr. Jorge Fausto Medina Viedas, despierto a la eternidad.

Héctor Martínez Rojas

Periodista

volver arriba