Menu
RSS
Reconoce UABC desempeño sobresaliente de Cimarrones

Reconoce UABC desempeño sobresalien…

La UABC reconoció a los 2...

Participa docente de la UABC en evento de la Sociedad Egipcia de Ortodoncia

Participa docente de la UABC en eve…

El doctor Guillermo Pérez...

Encuentro académico trilateral UABC-SDSU-UNIT-Brasil

Encuentro académico trilateral UABC…

La maestra Ana Rosa Zamor...

Seis mil 500 mdd, intercambio comercial entre México y Quebec: Delegada en la UNAM

Seis mil 500 mdd, intercambio comer…

México es y seguirá siend...

Colabora UABC en estudio sobre salud mental en universitarios

Colabora UABC en estudio sobre salu…

La salud mental de los es...

Erradicar la pobreza, necesario para acabar con enfermedades como el paludismo: Académico de la UNAM

Erradicar la pobreza, necesario par…

El paludismo o malaria es...

​México debe reajustar el gasto público para abatir desaceleración económica: Especialista de la UASLP

​México debe reajustar el gasto púb…

México tiene varios meses...

Promueve la UAS el desarrollo humano a través del Diplomado en Valores

Promueve la UAS el desarrollo human…

Con más de 2 mil egresado...

Aplica UABJO en campus la campaña “Ciencia, arte, libertad. Educar para no acosar”

Aplica UABJO en campus la campaña “…

El rector de la Universid...

Estudiantes y académicos de la Unison harán monumental Tabla Periódica en la Unidad Regional Centro

Estudiantes y académicos de la Unis…

Para celebrar el Año Inte...

Prev Next

Aprende sobre las abejas en el Museo Tezozómoc del IPN Destacado

Aprende sobre las abejas en el Museo Tezozómoc del IPN IPN

Las abejas no hablan, incluso no tienen oídos, pero usan una sustancia química denominada feromona para comunicarse. Entérate de esto y de la catástrofe que significaría para la humanidad la desaparición de estos insectos, en el Centro de Difusión de Ciencia y Tecnología (Cedicyt) Museo Tezozómoc, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), que te invita a que conozcas y aprendas más sobre la importancia de estos polinizadores en la Exposición Interactiva “Abejas: Historias de Miel, Flores, Piquetes y Algo Más”.
“Las abejas melíferas se comunican entre sí cuando encuentran una fuente de alimento bailando y dando vueltas a la derecha e izquierda en forma de ocho, para indicar a otras abejas la dirección, distancia y cantidad de alimento encontrado; este fenómeno se explica mediante un enjambre de Drones Bees programados”, informó la Coordinadora General de la Exhibición, Mónica Carolina Benítez Cárdenas.


Explicó que con la tecnología de diez Drones Bees se pretende que el público en general conozca de manera didáctica la importancia de las abejas, entiendan su rol en los ecosistemas y comprendan más sobre estos insectos.
“Esta exposición permanente, compuesta por 10 secciones o temas principales, pretende llegar a niños, jóvenes y adultos con diferentes niveles de escolaridad; intentamos que el mensaje alcance a más personas y, con ello, se cumpla el objetivo del proyecto”, comentó Benítez Cárdenas.
También se cuenta con un Holocubo en el que se proyecta un holograma sobre las características de las abejas. Hay un modelo a gran escala de su interior, una pantalla interactiva y un sistema de activación táctil, que incluye los factores que afectan a las abejas, así como las diferentes especies que existen y la miel que se produce de acuerdo al fruto que comen.
Para la muestra se elaboró un discurso museográfico, el cual permite que los visitantes se interesen en la preservación de las abejas, al recibir información sobre su biología y comportamiento.  Aborda también las consecuencias que se tendrían por la desaparición de esta especie para los ecosistemas y la humanidad.
Para el desarrollo de esta exposición se contó con el apoyo económico del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la colaboración de científicos de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del IPN, del Colegio de la Frontera Sur, del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), de la Universidad de Aguascalientes y del Planetario Sayab, en Playa del Carmen.

Redacción Campus

volver arriba