Menu
ANUIES y el Consejo Global para la Tolerancia y la Paz, firman memorándum para fomentar valores en las universidades

ANUIES y el Consejo Global para la …

La Asociación Nacional de...

Cultura UDG abre convocatoria para proyectos de teatro y danza

Cultura UDG abre convocatoria para …

Cultura UDG, a través de ...

Invitan a taller de técnicas de pintura rangeliana en la UdeC

Invitan a taller de técnicas de pin…

El Museo Universitario de...

Firma la UAS convenio de colaboración con la Red Pacto Mundial México de la ONU

Firma la UAS convenio de colaboraci…

En el marco del Segundo C...

Toman protesta jefes de departamento de la Coordinación General de Información Académica en la UABC

Toman protesta jefes de departament…

En la Coordinación Genera...

Entregan Premios Paralelos en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara

Entregan Premios Paralelos en el Fe…

Asociaciones de Periodist...

La UdeC Ofrece charla sobre acoso sexual a estudiantes de Tecomán

La UdeC Ofrece charla sobre acoso s…

En el marco de la conmemo...

Pone en marcha la UAS el Segundo Congreso Internacional de Valores por la Paz

Pone en marcha la UAS el Segundo Co…

Con un registro de más de...

Invita UABC a programa “Cimarrones por un turismo inclusivo”

Invita UABC a programa “Cimarrones …

Se realizó una plática de...

Rector General de la UdeG pasa la estafeta al Rector Electo la presidencia del Consejo Regional Centro Occidente de la ANUIES

Rector General de la UdeG pasa la e…

El Rector General de la U...

Prev Next

Corazón Borrado: Un conflicto de fe Destacado

Russel Crowe y Nicole Kidman interpretan a Marshall y Nancy, dos padres que buscan revertir las tendencias homosexuales de su hijo Jared (Lucas Hedges). Russel Crowe y Nicole Kidman interpretan a Marshall y Nancy, dos padres que buscan revertir las tendencias homosexuales de su hijo Jared (Lucas Hedges). Especial

La transición de ser un actor destacado a un director, suele ser complejo y arriesgado. No ha probado ser así para Joel Edgerton, que ha sido cuidadoso con su trabajo, probando que existe esa posibilidad para algunos privilegiados.
Su debut como director y guionista en 2015, The Gift, es un gran esfuerzo en ambos frentes. Probó ser una apuesta acertada y una promesa en su área. Es así que llegó Corazón Borrado (Boy Erased), basada en las memorias de Garrard Conley, una desgarradora y frustrante biografía que expone lo que hay en el centro de las terapias de reorientación sexual.
Jared, interpretado por Lucas Hedges, es un joven que parece tenerlo todo: está a punto de entrar a la universidad, tiene el apoyo de su familia y es cobijado por una comunidad. Pero Jared, al ser hijo de un ministro religioso en Alabama, debe ocultar que piensa en otros hombres.


Su padre Marshall (Russell Crowe) es el centro religioso de su pueblo y cuando se entera de la orientación sexual de Jared, cuestiona su fe. Es así que llama a otros pastores para seguir su consejo. Juntos convencen a Jared de acudir a un centro de reorientación sexual.
Victor Sykes (Edgerton) es el líder de Love in Action, un centro religioso dedicado a “reorientar” a jóvenes con tendencias homosexuales. Jared es acompañado por su madre Nancy (Nicole Kidman) todas las mañanas al lugar donde, de nueve a cinco, sigue la guía confidencial de Victor y sus allegados para llevar a los sujetos por un camino apegado a la palabra de Dios.
Pero el tiempo dentro de Love in Action le sirve a Jared para recordar qué lo llevó hasta ahí y su crianza religiosa, representada por la presión de su padre, entra en conflicto con lo que está en su corazón y sus instintos.
Con sus compañeros, Jared descubre que es más fácil pretender que está cambiando. El joven no sólo cuestiona el método de Victor, sino que el texto que debe servirle de guía, está lleno de errores ortográficos y prácticas inseguras. De ahí que sea prohibido por el tratamiento compartir lo que sucede en las sesiones. Pero Nancy sospecha que algo extraño está sucediendo en Jared, y que provoca que se aísle más y más.
Corazón Borrado es una emotiva y emocional respuesta a la actual y perjudicial tendencia de las terapias de conversión promovidas por ciertas organizaciones religiosas. Se trata de un retrato íntegro e inteligente, impecablemente bien actuado y con un Hedges gigantesco ante dos actores que le significan un enorme reto.
Como director, Edgerton logra entender qué debe contar. Quizás el problema de Corazón Borrado está en el cómo.
El guión carece de cierta fuerza, que le quita ritmo a la historia y la estanca por momentos. Y el salto de tiempos funciona poco para dar cohesión narrativa. Sin embargo, Edgerton no recurre a soluciones fáciles o cursis para conectar con la audiencia. Entiende que los actores y el contexto son suficientes para ello. Además, el director hace una extraordinaria labor al tratar un tema sumamente sensible de una manera adecuada y sin exagerar con el propósito de provocar shock.
Hedges, Kidman y Crowe forman una extraordinaria dinámica en pantalla. Son, cada uno por su cuenta, actores de enorme reconocimiento y trayectoria. Pero aquí, no sólo lucen por sí mismos, sino que elevan la labor del otro. Y Hedges, quien ya recibió una nominación al Óscar por su esencial papel en Manchester By The Sea, continúa emocionándonos por lo que entrega como Jared y lo que promete a futuro.
Corazón Borrado es una destacada producción que merece nuestra atención.

Redacción Campus

volver arriba