Menu
RSS
Emite tribunal sentencia definitiva en contra de vendedor y compradores de droga en CU UNAM

Emite tribunal sentencia definitiva…

Al contar con las pruebas...

Exploran posible vinculación entre la UdeC y universidades de Kuwait

Exploran posible vinculación entre …

Con el propósito de forta...

La UASLP inaugura su Centro de investigación y extensión “El Balandrán” en la Zona Media del estado  

La UASLP inaugura su Centro de inve…

Autoridades estatales, un...

Inauguran el 1er Congreso Internacional de Enfermería Comunitaria en la UABC

Inauguran el 1er Congreso Internaci…

Se realizó el Primer Cong...

Reducen robos en casi 11 por ciento en entornos universitarios de UdeG, gracias a “Senderos seguros”

Reducen robos en casi 11 por ciento…

El programa estatal “Send...

La UAM concluyó el análisis y la formulación de propuestas para el SITUAM

La UAM concluyó el análisis y la fo…

La Universidad Autónoma M...

Dietas “milagro” solo comprometen la salud: nutrióloga de la UAS

Dietas “milagro” solo comprometen l…

Hablar de dietas como un ...

La oratoria nos hace más críticos y seguros: Alumna de UdeC

La oratoria nos hace más críticos y…

“Seguridad, capacidad arg...

Presentan sitio web “Zapata en la UNAM”, imágenes y documentos del zapatismo

Presentan sitio web “Zapata en la U…

A 100 años del asesinato ...

El arte puede generar procesos de sanación de la violencia: antropólogo en la Ibero

El arte puede generar procesos de s…

El arte puede generar muc...

Prev Next

Universidaded públicas. ¿Justas por pecadoras?(bis) Destacado

La universidad solía ser una de las instituciones más respetadas por la sociedad, pero  escándalos ocurridos en algunas de ellas han tenido repercusiones para todas. La universidad solía ser una de las instituciones más respetadas por la sociedad, pero escándalos ocurridos en algunas de ellas han tenido repercusiones para todas. Especial

Puede leer la Parte 1 aquí.

1. La Estafa Maestra ha dañado enormemente la imagen de las universidades públicas en general. Todavía en la primera mitad del año pasado (encuesta Mitofsky) constituían, como conjunto, la institución más valorada por la ciudadanía, por delante del ejército y la iglesia. Sin embargo, y paradójicamente, conforme avanza la investigación y vinculación a proceso de algunos (pocos) personajes menores, aquella imagen pública se ha venido difuminando. A esa situación, ha venido a sumarse recientemente la noticia dada a conocer por la Unidad de Investigación Financiera del SAT (UIF), relativa a la congelación de cuentas bancarias de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), por un monto de $156 millones de  dólares provenientes de Suiza. Los dos acontecimientos son muy diferentes, empero, ambos producen el mismo efecto nocivo.


2. Tres largos días mediaron entre la noticia escueta dada a conocer por la UIF (sin identificar institución alguna) hasta el momento en que ésta revela (1º de febrero) que se trata de la UAEH. En el lapso, los medios se vieron inundados de especulaciones, identificando irresponsablemente, algunos de ellos, a tres diferentes universidades. La repercusión de todo esto ha sido enorme. Ha transcurrido ya un mes y la acción de la UIF se ha quedado en el congelamiento de cuentas bancarias, mismas que implican un monto de $3,644 millones pesos, sin que la dependencia formule acusación alguna.

3. La Universidad, de inmediato, interpuso un amparo contra los actos del SAT y la UIF. Además, dos de sus autoridades superiores  han emitido pronunciamientos enérgicos sobre dicho proceder. El rector ha expresado que “los recursos han sido manejados con honestidad y responsabilidad”, quejándose de “la conducta, por demás imprudente de algunos…que cometen un hecho ilícito (agregando) que  quien viola la ley no puede erigirse en acusador” (R. Herrera, Reforma, 9 de marzo). Aunque no hay una referencia más concreta,  con esa expresión, implícitamente, se critica a la autoridad (UIF) y la naturaleza del acto, mismo que se califica de violatorio.  
El presidente del Patronato, por su vez, argumentó que: a) la SHCP confundió “traslado”, con “lavado” de dinero; b) el movimiento financiero obedeció a que “nos dan mayor interés”; c) las cantidades congeladas pertenecen a un fideicomiso (jubilaciones y fondo de infraestructura); d) hasta el 23 de marzo, la UIF “no ha notificado nada de manera oficial…” (R. Herrera, Reforma, 23 de marzo).
Las cantidades involucradas pueden sorprender (ya que constituyen casi un 50 por ciento más de su presupuesto total de 2019). Sin embargo, aquellas provienen en gran medida de los ingresos propios de la institución. Lo inusitado es que, hasta 2017, en las Cuentas Públicas, no había observaciones mayores. Al contrario, en la federal, por parte de la ASF, casi se llega al elogio: “la UAEH realizó una gestión eficiente y transparente del Programa Subsidios Federales para los Organismos Descentralizados Estatales”. Por su parte, la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo afirmó que “no tenían montos económicos vigentes que aclarar (F. Camacho, La Jornada,  3 de marzo).
4. Conclusiones.  a) La Estafa Maestra, y la situación de la UAEH tienen un nexo común: la indagación de hechos y eventual asignación de responsabilidades corresponde a la recién estrenada Fiscalía General de la República. En el primer caso, se trata de las denuncias interpuestas, desde hace varios años, por la ASF. En el segundo, de muy reciente aparición, se requieren acciones expeditas que aclaren debidamente la situación. b) Los problemas políticos que vive la UAEH (vinculados con militantes de Morena, el control del Congreso Estatal, la rivalidad con el gobierno de la entidad) no deben nublar ni desviar el juicio sobre el problema de fondo. c) Éste consiste en que el congelamiento de las cuentas de la UAEH, sin mayor aviso y justificación, durante tanto tiempo, obstaculizando su operación, se inscribe en una violación a las garantías constitucionales de “debido proceso y presunción de inocencia”. d) Los primeros interesados en aclarar todo deben ser las propias universidades involucradas. Se trata, básicamente, de que el conjunto de universidades “justas” no sufran perjuicios de valoración social por las muy pocas “pecadoras”. No olvidar que la autonomía es una garantía constitucional… pero también una responsabilidad.

Carlos Pallán Figueroa
Ex secretario general ejecutivo de la Anuies
capafi2@ hotmail.com

Modificado por última vez enJueves, 28 Marzo 2019 01:34
volver arriba