Menu
RSS
Emite tribunal sentencia definitiva en contra de vendedor y compradores de droga en CU UNAM

Emite tribunal sentencia definitiva…

Al contar con las pruebas...

Exploran posible vinculación entre la UdeC y universidades de Kuwait

Exploran posible vinculación entre …

Con el propósito de forta...

La UASLP inaugura su Centro de investigación y extensión “El Balandrán” en la Zona Media del estado  

La UASLP inaugura su Centro de inve…

Autoridades estatales, un...

Inauguran el 1er Congreso Internacional de Enfermería Comunitaria en la UABC

Inauguran el 1er Congreso Internaci…

Se realizó el Primer Cong...

Reducen robos en casi 11 por ciento en entornos universitarios de UdeG, gracias a “Senderos seguros”

Reducen robos en casi 11 por ciento…

El programa estatal “Send...

La UAM concluyó el análisis y la formulación de propuestas para el SITUAM

La UAM concluyó el análisis y la fo…

La Universidad Autónoma M...

Dietas “milagro” solo comprometen la salud: nutrióloga de la UAS

Dietas “milagro” solo comprometen l…

Hablar de dietas como un ...

La oratoria nos hace más críticos y seguros: Alumna de UdeC

La oratoria nos hace más críticos y…

“Seguridad, capacidad arg...

Presentan sitio web “Zapata en la UNAM”, imágenes y documentos del zapatismo

Presentan sitio web “Zapata en la U…

A 100 años del asesinato ...

El arte puede generar procesos de sanación de la violencia: antropólogo en la Ibero

El arte puede generar procesos de s…

El arte puede generar muc...

Prev Next

Cuarta transformación: Conflictos en la ciencia y la tecnología Destacado

Cuarta transformación: Conflictos en la ciencia y la tecnología

 

 

Se fue Emilio Gidi Villarreal, aquél señorón rector,
padre de la autonomía en la Universidad Veracruzana,
y quien, junto con otros rectores de la misma
estirpe, transformaron la Anuies en aquellos años.

1. Planteamiento. En términos de la Ley de Planeación, el presidente de la República deberá presentar, a más tardar el 30 de abril, el Plan Nacional de Desarrollo (PND) ante la Cámara de Diputados. Por primera vez desde que se instituyó el Sistema Nacional de Planeación Democrática, durante el gobierno del presidente De La Madrid, éste instrumento básico de la Administración Pública Federal (APF) deberá ser aprobado por el Poder Legislativo. Es una oportunidad para que la Cuarta Transformación tome un cauce plenamente institucional, con base en la Constitución, pero también para que los contrapesos oposicionistas prueben su eficacia al definirse el rumbo que asumirá el país en los próximos 66 meses.


Coordinadas por la SHCP, las dependencias y entidades de la APF están ahora concentradas en dar los últimos toques a sus propuestas en términos generales, ya que las específicas vendrán más tarde, cuando se elaboren los programas sectoriales, regionales o especiales, según la propia disposición legislativa. Caso peculiar será el del sector de ciencia, tecnología e innovación (CTI), encabezado por el Conacyt, y que tiene a su cargo coordinar y tomar en cuenta para tal propósito a otras dependencias y entidades, así como a “las comunidades científica, académica, tecnológica y sector productivo, convocadas por el Foro Consultivo Científico y  Tecnológico (FCCyT)” (Art. 21, Ley de Ciencia y Tecnología).

2. Oportunidad y conflicto. Lo califico como caso peculiar por la confrontación y desavenencias que ahora se dan entre la cabeza del Conacyt y los titulares de algunas de las organizaciones que conforman dicho sector, así como con los organismos de consulta, previstos ambos  en la Ley de Ciencia y Tecnología. La discrepancia, tal como se observa, impediría llegar a una visión conjunta o armónica en el documento que se presente al Congreso. Pero además, de no conseguirse ese entendimiento básico, las discordias se extenderían a la elaboración del Programa de Ciencia, Tecnología e Innovación (Peciti), así como a la potencial nueva Ley de Ciencia y Tecnología, de la cual una iniciativa obra ya en la Cámara de Senadores.
Como parte del Sistema de Planeación Democrática, según el Artículo 26 de la Carta Magna, ese instrumento debe imprimir “solidez, dinamismo, competitividad, permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia y la democratización política, social y cultural de la nación”. Si se está ante un cambio de régimen, como lo afirma frecuentemente el presidente de la República, éste es el momento para su definición. Cualquiera que ésta sea, deberá expresarse en las políticas públicas correspondientes. De ahí la importancia para una sólida y compartida visión del México futuro dentro del PND.

3. Normas, medidas y legalidad. La confrontación entre el Conacyt y otros actores del Sistema Científico y Tecnológico  (SCyT), se da en tres frentes, tal y como se menciona a continuación.
Nueva ley de ciencia y tecnología. Al margen de la Comisión correspondiente,  la senadora Ana Lilia Rivera presentó un proyecto de nueva ley en la materia, misma que fue rápidamente cuestionada por amplios sectores de la comunidad científica y que, como contraste, fue calificada como “iniciativa valiosa” por la dirección general del Conacyt (L. Poy y A. Becerril, La Jornada, 14 de febrero). En sentido opuesto, la titular del FCCyT afirma que ese proyecto “centraliza y concentra la toma de decisiones… y puede censurar la libertad de investigación”. Además, agrega,  la iniciativa dejaría “al Conacyt como único interlocutor del país con el gobierno (A. Sánchez, La Jornada, 13 de febrero)”.
Medidas ya adoptadas.  La más ostensible es la desaparición de los llamados fondos mixtos (Fomix), previstos en la ley  y concebidos como medios para el desarrollo científico y tecnológico en las entidades federativas y municipios. La dirección del Conacyt indica que “éstos se han convertido en las cajas chicas de los estados”, toda vez que han tenido “un costo administrativo tremendo y mucho más gastos que resultados…” (A. Clemente, el Financiero,  6 de febrero).
Como podrá observarse, el asunto es polémico y ha suscitado quejas, toda vez que la cancelación ya ha procedido con los efectos negativos correspondientes a un tercio del año. Pero además,  la medida tiene un serio problema de legalidad: ya existe una ley de Ciencia y Tecnología vigente, los Fomix ya tienen asignación presupuestal, y son regulados expresamente por aquella (Art. 23 y ss). ¿Una medida administrativa que cancela lo inscrito y vigente en la legislación nacional? Insólito en un estado de derecho.
Peciti. Si la planeación nacional, democrática y participativa, tiene un sentido preciso,  como lo prescribe la Constitución, “recogerá  las aspiraciones y demandas de la sociedad para incorporarlas al plan y los programas de desarrollo” (Art. 26). No se comprende cómo pueda lograrse tal propósito cuando varios de sus principales actores pasan por una escisión.

4. Epílogo. Cuando se elaboró el Plan Indicativo de Ciencia y Tecnología, 43 años atrás, con el concurso de la pequeñísima comunidad científica de la época, Miguel Wionczek, su artífice, afirmó: “Es sólo el primer paso en la planificación de la CyT. Queda por realizar la programación específica de las actividades… etapa en la cual la participación de las instituciones de investigación y de los usuarios es decisiva. La situación, no obstante la distancia es similar: se requiere el concurso de una comunidad científica (con sus autoridades) que, consensuadamente, trabajen en torno a una causa común. Para ello, primero se deberá responder una pregunta fundamental: ¿cuál es el contenido de la Cuarta Transformación y cómo se refleja en la ciencia, tecnología e innovación del país?

Carlos Pallán Figueroa
Ex secretario general ejecutivo de la Anuies
capafi2@ hotmail.com

Modificado por última vez enJueves, 04 Abril 2019 02:57
volver arriba