Menu
Ingresa al Conacyt la revista Investigación Administrativa del IPN

Ingresa al Conacyt la revista Inves…

La Revista semestral Inve...

Con prototipos ecológicos jóvenes del IPN aportan su talento en pro del medio ambiente

Con prototipos ecológicos jóvenes d…

Estudiantes de escuelas d...

IPN fomenta el cuidado de la salud en su comunidad

IPN fomenta el cuidado de la salud …

La salud se basa en cuatr...

Inauguran XXIV Congreso Internacional de Ergonomía- Semac en la UABC

Inauguran XXIV Congreso Internacion…

Por segunda ocasión la UA...

UAM y UNAM celebraron los 50 años de la revista Leonardo

UAM y UNAM celebraron los 50 años d…

Con un proyecto que magni...

Jalisco a medias en atención al ruido, aún no aprueba la ley en la materia: investigadora de la UdeG

Jalisco a medias en atención al rui…

A casi 50 años de que la ...

Imparten conferencia sobre industria y creatividad en la UdeC

Imparten conferencia sobre industri…

“La industria cultural y ...

Universidades canadienses presentan su oferta de posgrado en el IPN

Universidades canadienses presentan…

Estudiantes mexicanos que...

Imparten charlas sobre el internet de las cosas y seguridad digital en la UABC

Imparten charlas sobre el internet …

Las Jornadas de la Facult...

A quienes desean vernos postrados les respondemos con resultados: rector UABJO

A quienes desean vernos postrados l…

“A los denostadores que q...

Prev Next

¿Vale la pena la universidad?. La pregunta debe ser: “¿Para quién?” Destacado

Artículo de The Chronicle of Higher Education

Es temporada de graduaciones, así que no es sorpresa que la pregunta “¿la universidad vale la pena?” sea de interés nuevamente. Quizás motivada por nerviosos egresados y familiares preguntándose si tiraron cuatro (o más) años y miles de dólares por el inodoro, una columna de David Leonhardt en el New York Times al respecto se convirtió en la más leída y compartida en el sitio del diario.
La pregunta no es nueva, como tampoco lo son las respuestas, o las reacciones a éstas. No es de sorprenderse, que el debate sobre el valor de un título universitario pueda ser acalorado. Así que, ¿qué concluimos en el más reciente artículo sobre el tema? Este es un pequeño resumen sobre las respuesta de la semana sobre la perenne pregunta “¿vale la pena la universidad?”.

 

Inequívocamente sí
No solo la universidad lo vale, se está volviendo cada vez más valiosa, escribe Leonhardt en el texto que lanzó el más reciente debate. A principio de los 80’, los estadounidenses con títulos universitario ganaban 64 por ciento más que quienes no poseían uno; en 2013, ese número subió a 98 por ciento.
“Por todas las luchas que muchos jóvenes graduados enfrentan, un título universitario nunca ha sido más valioso”, escribe Leonhardt.
David Leonhardt basó su texto en parte en la nueva investigación de David Autor, un profesor de Economía en el Massachusets Institute of Techonology (MIT) quien estima que, en promedio, el valor de ir a la universidad es de medio millón de dólares.
“La decisión de no asistir a la universidad por temor a que sea una mala apuesta es de las decisiones económicamente más raciones que cualquiera puede hacer en 2014”, asegura Leonhardt.
Sí, si te gradúas
Las reacciones al texto de Leonhardt han sido ambiguas. En Five Thirty Eight, Ben Casselman dijo que las cifras de salario aplican únicamente a quienes se gradúan de la universidad, un punto que Leonhardt apenas mencionó.
“Cualquier intento de responder ‘¿la universidad vale la pena?’, por lo tanto, tiene que considerar no solo el valor de un título universitario, sino la posibilidad de obtenerlo”, asegura Casselman.
Señaló que, a nivel nacional, menos de 60 por ciento de los estudiantes de tiempo completo se gradúan en seis años, y los números son considerablemente más bajos para los estudiantes de menos recursos y las minorías raciales. Esa cifra apenas se ha movido en años recientes, pese a los esfuerzos del presidente, legisladores y fundaciones privadas.

En ocasiones no lo vale
En nprED, un blog de NPR, Anya Kamenetz agregó unas cuantas advertencias para aclarar las ocasiones en que la universidad no vale la pena. Acudir a una universidad con fines de lucro donde la colegiatura y la deuda son altas y los índices de titulación son bajos, probablemente no lo vale, acotó. De igual manera, es importante la licenciatura que se escoja.
“La franja de ingresos promedio de un estudiante sin título es tan amplia como la franja entre egresados de preparatoria y universidad”, asegura Kamenetz.
(La información utilizada, como el salario de la mayoría de egresados, incluye únicamente a personas cuyo mayor título académico es una licenciatura, así que los resultados tienden hacia las industrias donde no se requieren posgrados).

¿Qué queremos decir por ‘universidad’ y ‘vale la pena’?
En Inside Higher Ed, Matt Reed realizó una lectura a mayor profundidad sobre el texto de Leonhardt y obtuvo todavía más notas. ¿Qué quieren decir por universidad?, preguntó. Importa no sólo a dónde vas o si terminas, sino también cuánto duras ahí.
“Si supiéramos de qué estamos hablando, frecuentemente, usaríamos el plural, ya que muchos estudiantes atienden más de una universidad antes de graduarse”, comenta.
Además, Reed pregunta qué significa “vale la pena”. ¿Se trata estrictamente de una ganancia financiera, o se refiere a las capacidades adquiridas en una educación liberal? ¿Y la universidad “vale la pena” si trae beneficios para los estudiantes? ¿Qué podemos decir para los empleadores y la sociedad?
Para responder “¿vale la pena la universidad?”, Reed dice, tienes que ser más específico.
Así que, ¿dónde nos deja esto? La pregunta “¿vale la pena la universidad?” claramente no puede ser respondida irrefutablemente. Mucho depende de otra pregunta: “¿Vale la pena para quién?”. ¿Vale la pena para todos? ¿Para un estudiante en particular? ¿Vale la pena en promedio? ¿Y qué decir para la sociedad? Cada una de esas preguntas tendrá seguramente una respuesta diferente.

Jonah Newman

Modificado por última vez enJueves, 12 Junio 2014 13:27
volver arriba