Menu
Ingresa al Colegio Nacional sobresaliente astrofísica de la UNAM

Ingresa al Colegio Nacional sobresa…

Estela Susana Lizano Sobe...

Forma IPN líderes claves para el futuro del país

Forma IPN líderes claves para el fu…

El Instituto Politécnico ...

Realizan en la UJAT el Foro Derecho Humano al Agua

Realizan en la UJAT el Foro Derecho…

Analizar el impacto de la...

La Educación Superior Tecnológica necesita políticas públicas eficientes: Manuel Quintero

La Educación Superior Tecnológica n…

Manuel Quintero Quintero,...

Extinción biológica, más importante que el cambio climático: Académico de Stanford en la UdeG

Extinción biológica, más importante…

Los cambios en la biodive...

Festeja UdeC 39 años de enseñanza de las Ciencias Políticas y Sociales

Festeja UdeC 39 años de enseñanza d…

La Facultad de Ciencias P...

Estrecha UAEM relaciones con las mejores universidades de Canadá

Estrecha UAEM relaciones con las me…

Para apuntalar la presenc...

En marcha la 6a Jornada para la Salud de la Mujer en la UAS

En marcha la 6a Jornada para la Sal…

A partir del pasado 11 de...

Conacyt y CERN extienden Colaboración para los próximos cinco años

Conacyt y CERN extienden Colaboraci…

El Consejo Nacional de Ci...

La red de innovación educativa 360 formalizará sus trabajos con participación de la UAM

La red de innovación educativa 360 …

La Red de Innovación Educ...

Prev Next

Se debe ajustar el sistema de evaluación: Enrique Fernández Fassnacht Destacado

El sistema de educación superior en México requiere de un nuevo mecanismo de evaluación. Los actuales esquemas están agotados y ya no responden a las necesidades actuales de las instituciones de enseñanza profesional.
De acuerdo con Enrique Fernández Fassnacht, Secretario general ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies), ésa es una de las prioridades que debe tener ese sector en los próximo años.


De hecho, plantea, la asociación ya trabaja en un proyecto de ley que incluirá nuevos indicadores para evaluar y acreditar la calidad de las instituciones de educación superior.
Una evaluación que tome en cuenta otros aspectos como la transparencia y la rendición de cuentas de las universidades públicas, pero sobre todo que parta del consenso de las propias instituciones para que sean ellas quienes determinen cuáles son los aspectos que les deben ser evaluados.
Para el exrector general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), otro de los puntos en que deben trabajar las instituciones , es en revisar los mecanismos de asignación de recursos para hacerlos más equitativos.
Todos estos temas, son parte de los proyectos que Fernández Fassnacht busca consolidar durante su gestión al frente de la asociación, como lo comenta en entrevista.
En la charla, también habla de otros aspectos vitales que deben resolver como los fondos de pensiones y jubilaciones, o el incremento de la matrícula para cubrir las metas sexenales.
Asimismo, sostiene que el papel de las universidades en el actual contexto por el que atraviesa el país debe ser siempre bajo un papel crítico que no las aparte de sus funciones sustantivas como la investigación, la docencia y la difusión de la cultura.

La agenda de la asociación
En términos generales, Fernández Fassnacht comenta que la Anuies trabaja en una serie de líneas prioritarias que espera desarrollar y concretar en los próximos años.
Uno de ellos, son los sistemas de jubilaciones y pensiones que tanto han afectado la gestión e incluso la gobernabilidad de las instituciones de educación superior.
“La agenda de Anuies está en marcha, ciertamente hay temas más complicados que otros, por ejemplo, está el tema de las pensiones y las jubilaciones, que lo menciono en todos lados, sí es un problema que implica muchos recursos, estamos buscando fórmulas, en cómo mejorar el rendimiento de los fondos, y estamos haciendo cosas.
“Pero llegar a una solución de fondo es difícil, no la vamos a quitar de la agenda, vamos a seguir impulsando un programa general que atienda la problemática de las jubilaciones y pensiones”, apunta.
El problema, es que tiene dos variables importantes.Una es reconocer a quienes han dejado su vida profesional en las instituciones de educación superior, recompensarlos con una pensión digna, con una seguridad en cuanto a su salud.
“Pero también por la relación que guardan con las instituciones a la que pertenecen, de tal suerte que la institución, digamos, reconozca que tienen un acervo importante y que ese acervo debe conservarse”, agrega.
Asimismo, Fernández Fassnacht plantea que se ha estado trabajando en un proyecto para una ley que sustituya a la Ley para la Coordinación de la Educación Superior, a la que se ha denominado, tentativamente, Ley para la Coordinación, Financiamiento y Evaluación de la Educación Superior.
De acuerdo con esta legislación en ciernes, se establecerían nuevos parámetros en temas como la asignación de recursos y la evaluación y acreditación de los programas académicos.
“En el tema del financiamiento, como ustedes saben, en nuestra agenda hay un proyecto para tratar de formular un nuevo modelo de financiamiento de las instituciones de educación superior que tome en cuenta sus particularidades, su contexto, su extensión territorial, su matrícula por supuesto, en los programas de licenciatura y posgrado que tienen, en fin ésa es otra aspiración.
“Y del lado de la evaluación, ésa es otra línea que nos ha ocupado, hemos estado planteado cosas, yo en lo personal creo que un sistema de evaluación que se ocupa de los programas educativos solamente, aunque hay ahora una evaluación institucional, sobre todo de la gestión, no me parece adecuado para México en términos generales”, apunta.
Y es que, a decir del secretario general ejecutivo, México es uno de los países que tiene más programas educativos, y la idea de ir acreditando uno por uno, no es lo más adecuado.
“A mí sí me parece sinceramente muy cuesta arriba, creo que necesitamos nuevos paradigmas, como lo he dicho muchas veces, los problemas de la educación superior siguen siendo los mismos, el gran reto es tratar de resolverlos pensando diferente.
“Y pensar diferente quiere decir no casarnos con  estereotipos, no casarnos con el establishment, sino buscar nuevas fórmulas, nueva soluciones y en eso estamos”, comenta.

Las limitaciones a fondo
Para Fernández Fassnacht, los programas que han surgido de la mano de fondos extraordinarios, como el Programa Integral de Fortalecimiento Institucional, ya dieron de sí, y es momento de “pasar y pensar en otro tipo de cosas”.
“Precisamente, como yo visualizo un sistema de acreditación de las instituciones, es el diseño de una batería de indicadores, desde luego, diseñados con todo rigor y con el consenso de las instituciones, que determine si una institución tiene las capacidades para ofrecer educación superior de calidad o le falta y hay que trabajar en una serie de cosas.
“No tengo muy claro todavía si ésta debe ser a nivel institucional global, o bien analizarse al interior de las escuelas y facultades, de tal manera que tengamos una fotografía un poco más precisa de lo que pasa en las instituciones.
“Pero sí creo que tenemos que pensar en estos indicadores,  que además están relacionados con la transparencia. Porque la transparencia no nada más la veo como el que la gente sepa en qué se gasta los recursos la universidad, no , sino qué logra la universidad con los recursos que recibe tanto de la Federación, como del estado, de los municipios y lo que obtiene en ingresos propios”, dice.
En ese sentido, dice que la Anuies se ha estructurado de una manera que le facilite ese trabajo entre estados para elevar el nivel de las regiones. Ésa es la razón de ser de los seis consejos regionales.
“Estamos tratando que las regiones elaboren un plan de desarrollo regional, que tome en cuenta las capacidades, las fortalezas de los estados, en pro no sólo del desarrollo regional sino de las universidades, utilizar sus mayores capacidades y subsanar las debilidades que las limitan”, apunta.

La meta de la cobertura
Al hablar del panorama presupuestal de las universidades para 2015, el secretario general ejecutivo de la Anuies, dice que, en un inicio, el subsidio a las universidades públicas no se ve tan mal, en comparación con otros sectores.
“De hecho diría, hablando de educación, que el nivel de educación superior, crece más que el resto, más que la educación básica y la educación media, eso es un buen principio.
“Pero ciertamente hay algunascuestiones que nos preocupan y que hemos planteado a la Cámara de Diputados y sí esperamos lograr obtener un incremento en los recursos para las universidades”, comenta.
Y en ese marco, enfatiza Fernández Fassnacht, debe insertarse la meta de alcanzar la meta de 40 por ciento al finalizar el sexenio.
“Me imagino, y quiero pensar, así fue cómo se concibió el incremento para educación superior, respecto a los otros niveles; tiene que ver precisamente con el compromiso que tienen las universidades públicas de alcanzar ese 40 por ciento.
“Estamos viendo que hay un fondo extraordinario, que a mí en lo personal no me gustan los fondos extraordinarios, y voy a seguir tratando que se regularicen en el futuro, que se refiere al incremento de la oferta, ahí estamos planteando que se dé un aumento”, apunta.
De lograrse esa incremento presupuestal, refiere, sería una señal de congruencia entre las metas planteadas por el Gobierno Federal y el discurso que ha venido manejando.
Por ello, insiste en que la Anuies tiene una agenda que busca incidir e impactar en aquellos aspectos que las instituciones de educación superior demandan con mayor urgencia.
“Básicamente, lo que comenté, promover una nueva ley, un nuevo mecanismo de evaluación de las instituciones, de acreditación, vamos a trabajar en la educación abierta y a distancia, que es un tema importante para México, de hecho, en el proyecto de ley que estamos promoviendo hay todo un capítulo relacionado con esta modalidad.
“Porque no queremos que nos pase que, cuando queramos regular la educación abierta y a distancia, o nos demos cuenta que hay asimetrías importantes en esa forma de educar, ya sea demasiado tarde, está creciendo muy rápido y tenemos que actuar muy rápido”, apunta.
Y más, agrega, si se toma en cuenta que el modelo presencial tiene mucho que aprender del modelo abierto y a distancia, sobre todo, en el diseño curricular.
“Es mucho más complicado, riguroso, muchas veces no lo es tanto en el sistema presencial, y hay otras, como el fondo de las pensiones y jubilaciones, tenemos también un programa de educación continua, que atiende a mucha gente, que debemos revisar y tratar que éste aporte a esa mejoría del desempeño universitario en todos los sentidos”, finaliza. 


Cerrar filas en el contexto actual
Sobre el actual contexto de crispación y el papel que deben jugar las instituciones de educación superior, apunta que, desde luego, “la violencia que se vive en México requiere toda nuestra atención y toda nuestra crítica y todo nuestro repudio, para decirlo lisa y llanamente.
“Creo que es el tiempo de cerrar filas, de que las universidades trabajen de la mano, por ejemplo, las universidades son, por supuesto, el pensamiento más crítico de un país, creo que eso está bien, absolutamente.
“Sin embargo, siguen teniendo las funciones de docencia, investigación, preservación y difusión de la cultura, formar gente competente, hacer investigación que atiende la solución de los problemas  nacionales, preservar y difundir los valores culturales, tanto nacionales y regionales, como digamos la cultura que se genera al interior de las mismas universidades”, apunta.
Y es que, a decir del titular de la ANUIES, las universidades son comunidades de gente pensante, que debe aportar a los grandes problemas; son instituciones independientes, y con esa independencia deben resolver sus problemas.
“No diría que están señalados los estudiantes, eso es un exceso, es decir, sabemos que el país vive una situación difícil, la seguridad, es complicada sobre todo en algunos estados, está presente la gente mala, la gente que lucra con el valor de otros, es algo que como ciudadano, ya no como secretario general, espero que el país lo pueda controlar y salir adelante, pero la verdad es que no estigmatizaría a nadie.
“Del lado de los estudiantes, tienen todo mi respeto y están en todo su derecho a levantar la mano y decir aquí estamos y estas cosas nos preocupan y nos interesaría participar en las soluciones”, comenta.
Aunque, eso sí, advierte Fernández Fassnacht, no cree en la democracia de mano alzada.
“Eso lo he dicho y lo vuelvo a decir, recuerdo que alguna vez un universitario decía ‘sí creo en la democracia, pero si ustedes creen que democracia es que los alumnos voten si deben estudiar estadística en la carrera de Sociología o de Ciencia Política, no, en esa democracia no creo, en eso se da el que sabe, sabe, y el que no, no, y punto, y tiene más derecho a opinar el que sabe que el que no sabe’ “, asevera.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

volver arriba