Menu
Donan semillas de almeja producida en laboratorio de la UABC

Donan semillas de almeja producida …

La Universidad Autónoma d...

Impulsan en la UJAT generación de energías limpias

Impulsan en la UJAT generación de e…

 Tres destacados investig...

UdeC, pionera nacional en Filosofía práctica

UdeC, pionera nacional en Filosofía…

Después de un viaje de es...

En la UABJO disertan sobre papel de las universidades públicas

En la UABJO disertan sobre papel de…

“La universidad pública n...

Otorga la UASLP Doctorado Honoris Causa al doctor Guillermo José Ruiz Argüelles

Otorga la UASLP Doctorado Honoris C…

En el marco de Septiembre...

Impulsa la UAS la formación integral

Impulsa la UAS la formación integra…

Como parte de la XIX Jorn...

Impulsa la UAEM movilidad académica nacional e internacional

Impulsa la UAEM movilidad académica…

La movilidad académica es...

Realizan foro sobre mecanismos de seguimiento a egresados en la UdeC

Realizan foro sobre mecanismos de s…

La Dirección General de V...

Dan bienvenida a alumnos del programa de Educación Sustentable para Adultos Mayores de la UABC

Dan bienvenida a alumnos del progra…

El doctor Héctor Jaime Ma...

Microalgas, útiles para resolver necesidades ambientales y de alimentación: Académica de la UAM

Microalgas, útiles para resolver ne…

México registra más de 10...

Prev Next

El peregrinaje de la mariposa monarca Destacado

Tata Francisco:
Ánchperati úri ka ampakiti eroperakua juári, sési jano ireta p'urhepecheo.
Mensajero de la paz y la esperanza, bienvenido seas en estas tierras michoacanas.
Con gran admiración y respeto, recibe este saludo de los jóvenes, niños, hombres y mujeres p’urhépecha; pobladores de la ribera del lago de Pátzcuaro, y de los habitantes de las demás regiones indígenas de Michoacán. Legatarios somos —en conjunto, como pueblos y comunidades—, de las labranzas y los oficios, compartidos, en su tiempo, con el obispo Vasco de Quiroga. Son estas las tareas comunitarias que se mantienen, hasta el día de hoy, en nuestros talleres fecundos y el generoso hospital-pueblo de Santa Fe de la Laguna.


Te damos la bienvenida con el mismo espíritu fraterno y entrañable que te han recibido en otros países y ciudades. Al igual que el viaje señero de la mariposa Monarca, enhorabuena por tu ilustre peregrinaje de paz y de justicia alrededor del mundo. Celebración de júbilo por tu mensaje de igualdad social y un desarrollo compartido y sustentable. Con esta carta, no se te entregan ni permiso o visado de ingreso; ni las llaves de plata de la ciudad. No las necesitas: estás en tu casa.

El peregrinaje de la mariposa
Aprovechemos para tener presente, que la pobreza y la marginación persisten de manera severa en estas tierras. Que esta provincia de Michuakani, cuenta con pobres urbanos y rurales y con poblaciones indígenas marginadas de nuestras cuatro etnias principales: Mazahua, Nahua, Otomí y P’urhépecha. Estas poblaciones sufren rezagos sociales ancestrales, a la vez que son, para muchos, entidades invisibles; y sus territorios, a pesar de las riquezas naturales y culturales con que cuentan, tienen ya muy poco de mágico, y sí mucho de sufrimiento y abandono.
Mientras que los recursos naturales de las comunidades indígenas son muy vastos, sobre todo cuando se toman en cuenta las necesidades normales y frugales de las familias que las integran, algunos campesinos, pescadores y comuneros siguen siendo castigados por reclamar su derecho a la supervivencia.
De la misma manera, la vida de la mariposa Monarca se encuentra amenazada. No por las hachas y machetes de las personas que tumban los árboles de uno en uno, para cubrir sus propias necesidades, sino por las sierras eléctricas de las bandas organizadas que sistemáticamente saquean el bosque, y las cuales operan equipadas con vehículos-todo-terreno y armas de alto poder.
Mientras que la permanencia de los santuarios de la propia Monarca, dependen de la supervivencia de indígenas y campesinos —propietarios del bosque, del agua; cuidadores pródigos de la biodiversidad; artífices de la pluralidad biocultural y lingüística—, sus paisajes de vulnerabilidad y pobreza, de pueblos desolados por la migración de hombres y mujeres, no deben continuar. ¿Acaso es esta una penitencia terrenal por el pecado original de ser indios?
Y, es que no hay ninguna razón, económica o tecnológica, que se pueda invocar para que las comunidades rurales e indígenas de Michoacán no sean declaradas territorios libres de pobreza, ignorancia, enfermedad y desnutrición. No hablamos de utopías. Hace falta, estrictamente, que se valore, de manera justa, equitativa, el amplio beneficio que los servicios ambientales y culturales —derivados permanentemente de los bosques, ríos y lagos, además de las zonas arqueológicas y monumentales de nuestras regiones—, ofrecen a la sociedad en general.
Junto con el agua, el aire, la tierra y el fuego, el “quinto elemento” —el que nos mantiene unidos, como pueblos indios, en el tiempo presente—, es la determinación y la solidaridad de nuestra gente. Y la templanza de las comunidades rurales de nuestro país es tan fuerte como la resiliencia de la propia mariposa Monarca y su imagen: insignia universal y esperanzadora.
Es así que, al igual que con el llamado solidario y valiente del Papa Francisco, en defensa de la naturaleza y de la vida sustentable del Planeta, no hay nada que impida que la propia Monarca, intrépida y decidida arranque el vuelo, como todos los años, y siga propagando su mensaje de anhelos y esperanzas.

Invocación
Ka erokuarhiparinteru útasi eska erantiaka arini parhakpini sapichurhu, ju je mák'u jirinantani eska kéntikuaka, iáasi uératini ka ménku isi:
Irekua p'urhepechanhateeri...
uapatsekua mískuarheri ireriicha, no ma pirekua ka uarhakua jamperi jinkuni...
Eskaksi jantiak'u no pakaraaka
iauani juáta iótakuarhu
inchanharhikutini pimpinhaxekuarhu jantiak'u...
¡Eskaksi júkskakua píntsï jimpo úaka ka k'uanhariichani jimpo...!
Ísïiuaati.
Y, ante un amanecer todavía pendiente en este rincón del mundo —pero con la inspiración de su Santidad, y el espíritu y la palabra de quienes nos antecedieron en la lucha por la dignidad de nuestros pueblos—, busquemos desterrar, desde ahora y para siempre:
El paisaje de los indios pobres…
de los barrios tristes, sin músicas y sin danzas…
Que no se queden solos
en el filo del monte
clavados en silencio y abandono…
¡Que la siembra la hagan de espigas y luceros…!
Así sea.
Con el mayor respeto, a la vez que agradeciendo la generosa atención otorgada a este mensaje.
Barrio de San Pedro Urhépati, comunidad p’urhépecha de Santa Fe de la Laguna, Michoacán, México, a los 29 días de enero de 2016.

El mensaje fue enviado a la atención del papa Francisco, al Palacio Apostólico, 00120 Ciudad del Vaticano

Bertha Dimas Huacuz

Médica por la Universidad Michoacana, estudió Salud Pública en la Universidad de Harvard. Integrante del Consejo Estatal de Ecología y del Primer Consejo Económico y Social de Michoacán. Premio Nacional de Comunicación José Pagés Llergo (2004, 2005, 2008). Directora fundadora de la Escuela Preparatoria Indígena Intercultural de Santa Fe de la Laguna, institución semifinalista del Premio Municipal “Gobierno y Gestión Local 2015”

Modificado por última vez enJueves, 11 Febrero 2016 02:12
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV