Menu
156 empresas buscan talento del IPN

156 empresas buscan talento del IPN

Con 156 empresas que ofre...

Los sismos no se pueden predecir: científico del IPN

Los sismos no se pueden predecir: c…

A un mes del fatídico sis...

UdeG albergará Encuentro Latinoamericano de Innovación Social

UdeG albergará Encuentro Latinoamer…

La Universidad de Guadala...

Necesario construir comunidades resilientes ante desastres: Investigador de la UAM

Necesario construir comunidades res…

A consecuencia de las cat...

Campus Ensenada de la UABC será sede de la Conferencia Internacional sobre Inteligencia Artificial

Campus Ensenada de la UABC será sed…

La UABC, Campus Ensenada,...

Exponen Construcción del nuevo muralismo de Arnold Belkin

Exponen Construcción del nuevo mur…

Con la exposición “Const...

La Facultad de Ingeniería de la UASLP inició el proceso de acreditación 2017

La Facultad de Ingeniería de la UAS…

Autoridades universitaria...

Presenta Norton Maza “Geografías del olvido” en el MUSA de la UdeG

Presenta Norton Maza “Geografías de…

El drama humano de la mig...

Mantiene la UAS exigencia de que se resuelvan los casos de violencia en Sinaloa

Mantiene la UAS exigencia de que se…

El Rector de la Universid...

Ante la SEP, rectores de universidades estatales urgen rescate financiero

Ante la SEP, rectores de universida…

Rectores de siete univers...

Prev Next

Programas de Becas: ¿Una Escalera al Éxito? 2ª. Parte Destacado

Puede leer la parte uno aquí

En la entrega anterior hablamos de cuatro condiciones que consideramos básicas para aprovechar al máximo el beneficio de los programas de becas existentes. Abundamos un poco en las tres primeras: Acceso a la Beca, que hace referencia a cuidar con esmero el perfil de los aspirantes; Cobertura y Permeabilidad, que tiene que ver con cuidar la incompatibilidad entre los programas y fortalecer la permeabilidad al ampliar la vigencia de la Convocatoria, así como reforzar su difusión en los lugares y escuelas que tengan problemas de acceso a la tecnología y, por ende, a la información; Los Responsables de Programas Becarios y Los Tutores, como principales actores en el proceso de atención y desarrollo de los programas. Para esta ocasión se ha dejado la cuarta condición que hace alusión a la Vinculación entre los Programas Becarios, sean institucionales, estatales o federales.
Para ello es necesario e impostergable, visualizarlos bajo la lógica deseable de todo programa educativo: acceso, permanencia y egreso.


En consecuencia, podemos mencionar que por lo menos existen los siguientes programas para facilitar el acceso a educación superior: Oportunidades (hoy PROSPERA), PRONABES (hoy Manutención) y por promedio obtenido en el nivel medio superior, recientemente implementado en esta Universidad.
Como apoyo a la permanencia existen programas como: Verano de la Investigación Científica; PRONABES; Movilidad Estudiantil Nacional e Internacional; de Excelencia; de Servicio Social; de Vinculación; de Jóvenes Talentos; PROYECTA100 000, MEXFITEC, de Deportes, Alimentarias, de Exención de Pago de Colegiatura, entre otras.
Para el egreso: Becas de Titulación; Programa “Practicantes en Negocios Internacionales” de PROMEXICO;
Para estudios posteriores a la licenciatura: Programa de Fortalecimiento Académico para Mujeres Indígenas, Becas CONACYT y múltiples opciones de Posgrado.
Al ver en conjunto los programas becarios citados, se puede apreciar no sólo la conveniencia sino también la urgencia de vincularlos en beneficio de nuestros alumnos. Como están funcionando, sin dejar de apreciar su bondad, se reducen a ser excelentes esfuerzos federales e institucionales, individuales, desarticulados y en consecuencia, sin gran impacto. Este escenario se complica aún más al agregar un inconveniente que acentúa lo dicho: la mayoría de los responsables y de los tutores no conocen la gama de programas becarios que existen y tampoco, a quiénes y a qué nivel de sus estudios están dirigidos, evidenciando este hecho, algo de sentido común: no pueden dar lo que no tienen.
Por otra parte, a diferencia de los programas Oportunidades (PROSPERA) y PRONABES (Manutención) que son programas orientados a población vulnerable, el resto tiene como base el desempeño académico meritorio, dato que valdría la pena informar desde su ingreso a la universidad a todos los alumnos, para que estén atentos a vigilar su propio desempeño ya que es injustificable que, por desconocimiento, puedan incurrir en irregularidad académica, ya sea por reprobación o por bajo promedio, situación que les afecta grandemente al anularles toda posibilidad de participar en ellos.
Sin crearles falsas expectativas, ya que los programas existen pero están sujetos a determinados fondos y requisitos, es importante que el alumno empiece a trazarse un proyecto de vida, por lo menos, desde el inicio de sus estudios en el nivel superior. Estar debidamente informados les permitirá transitar de mejor manera por ellos.
Pero…¿tiene algún beneficio para los alumnos y para la institución, vincular los programas becarios existentes? Consideramos que sí. Veamos.

Beneficios en el desempeño
Para los becarios PRONABES, que perciben a la beca como un medio para su superación personal y se ocupan no sólo por conservarla, sino a partir de contar con ella, mejoran su propio desempeño, les sería muy útil saber que sus aspiraciones las puede concretar, porque existen apoyos a diferentes niveles de avance de su formación universitaria e inclusive, una vez que la haya concluido. Asimismo, que su dedicación y esfuerzo se verían premiados con este tipo de estímulos permitiéndoles convencerse de que la desigualdad de origen no es una limitante y tampoco debe ser una frustración permanente en su vida.
Para los becarios PRONABES, que perciben la beca como un fin en sí mismo, es posible aventurar la hipótesis de que un buen porcentaje de ellos modificaría su forma de asumirla transformándola en una plataforma de su propio desarrollo y convirtiéndose en usuario activo y productivo de los demás programas becarios. Este cambio evitaría que suceda en la realidad, el final recreado por Jean de La Fontaine, de la Fábula de Esopo “La Cigarra y la Hormiga”, cuando dice “…y la que había sido una generosa hormiga pasó a convertirse en un insecto realista, que le niega alimento a la cigarra ya que sabe que su posible generosidad no cambiaría para nada el comportamiento de la cigarra y le obligaría a mantenerla toda la vida”.
Para ambos grupos, aplica el hecho de que contando con una meta o proyecto de vida muy definido, lucharían por lograrlo, teniendo como aliado a los programas becarios al visualizarlos como un sólido puente que les permitirá cruzar con éxito su trayecto por los diferentes niveles educativos. Por ejemplo, quizá una meta para los alumnos que estudian carreras afines a Negocios Internacionales sería realizar  una estancia en otro país. Ésta podría lograrla a través de la beca que ofrece Pro México a los recién egresados ya titulados con promedio superior a nueve, que tengan dominio del idioma inglés y nivel medio de un tercer idioma. Prepararse para participar en esta Convocatoria les puede brindar no sólo la oportunidad de aplicar el conocimiento adquirido en la formación universitaria y aprender nuevo conocimiento práctico en una empresa trasnacional mexicana sino además, tener la posibilidad de ser contratado como resultado de su buen desempeño. Para ello, se torna indispensable contar con la información y orientación adecuada, desde el inicio de su carrera.
Ahora, con relación a los beneficios para la Universidad, es posible imaginar el impacto que tendría esta buena práctica. Su presencia se ampliaría, ya que muchos becarios empezarían a incursionar en otros espacios. Su prestigio se fortalecería, debido a que sus estudiantes tienen los elementos académicos para participar en esos ámbitos. Su visión de futuro se perpetuaría al concretar, de una manera viable, la formación integral de su alumnado.
Finalmente, es necesario señalar que en la práctica se ha conferido al PRONABES (hoy Manutención) un marcado enfoque asistencialista. Sin embargo, es muy importante dejar asentado que ésta no corresponde a los fundamentos con los que se inicia, ya que en el Programa de Desarrollo Social 2001-2006 se plasma la indiscutible certeza que el gobierno tiene sobre la capacidad que posee cada individuo de superar la pobreza por su propio esfuerzo. Y, establece el compromiso de impulsar el desarrollo de las capacidades de cada persona, trabajando en equipo, de manera conjunta y corresponsable, sumando los esfuerzos y las voluntades de todas y de todos ya que la magnitud y la complejidad de la pobreza exigen una sinergia de esfuerzos de los tres órdenes de Gobierno y de la sociedad, exigen una cultura de la equidad.
En este sentido, surge una nueva inquietud: ¿no corresponde a las instituciones educativas generar estrategias que propicien la re-conceptualización de la becas?,  ¿cambiar el concepto de ayuda o dependencia que actualmente existe de los programas sociales, al concepto de auto-ayuda o de autovdependencia?, ¿asegurar la integración y capacitación de equipos técnicos multidisciplinarios para atender estos programas?, ¿transitar de un enfoque meramente administrativo de atención a un enfoque de evaluación e investigación?
¿De qué otra mejor manera podríamos abonar a la política pública? Queda planteada la reflexión…y mucho trabajo por hacer.

Gloria Esther Trigos Reynoso
Dirección de Sistemas Administrativos Universidad Autónoma de Tamaulipas

volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV