Menu
México a través de sus publicaciones oficiales

México a través de sus publicacione…

Con las publicaciones ofi...

Universidades de la ANUIES profesionalizarán operadores del sistema de justicia penal

Universidades de la ANUIES profesio…

El secretario general eje...

Son reconocidas licenciaturas de la UABC por el Ceneval

Son reconocidas licenciaturas de la…

21 programas de licenciat...

Pide UABJO al Congreso aumento para alcanzar la media nacional por estudiante

Pide UABJO al Congreso aumento para…

El rector Eduardo Bautist...

Entrega la UJAT estados financieros auditados ante Cámara de Diputados Federal

Entrega la UJAT estados financieros…

La Universidad Juárez Aut...

Alista la UAEM protocolos para violencia de género

Alista la UAEM protocolos para viol…

La Coordinación Instituci...

Otorga la UAS el Doctorado Honoris Causa a Enrique Fernández Fassnacht

Otorga la UAS el Doctorado Honoris …

En Sesión Solemne, el H. ...

Urge apoyo para reconstruir hogares en Ixtepec, Oaxaca: Estudiantes de la UdeG

Urge apoyo para reconstruir hogares…

Tras los sismos registrad...

Las reformas estructurales no merecen el lugar central que se les ha dado: Jaime Ros Bosch en la UAM

Las reformas estructurales no merec…

Las reformas estructurale...

Prev Next

Regla de tres 675 Destacado

Demasiada exposición.  Lo de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEMor) es ya un exceso. El papel asumido por el rector Alejandro Vera Jiménez es de un protagonismo demasiado obvio y ha querido posicionarse en la geografía estatal, e incluso a nivel nacional, para elevar sus bonos como figura pública. Tener un activismo político muy evidente no ayuda en nada al desarrollo académico de la institución. Se trata de una universidad que para muchos jóvenes del estado es una opción para continuar sus estudios con calidad y eficiencia, pero Vera Jiménez últimamente ha descuidado ese factor y se ha dedicado a sus escaramuzas contra el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, y en ese duelo de vanidades se le va la vida a la UAEMor.



El gasto se esfuma.  Para nadie es un secreto que la institución morelense no recibe los recursos suficientes, pero no se trata de una situación enfocada solo en la comunidad de esa casa de estudios, como lo ha querido hacer entender el rector. Es una realidad generalizada en todas las universidades públicas del país. Y al parecer, Vera Jiménez no se ha dado cuenta de que este año el asunto pinta todavía más complejo. Gasta sus baterías en huelgas de hambre que no contribuyen en nada a solucionar los ajustes presupuestales que le vienen a las instituciones, pero sí le dan espacio como defensor de la educación pública y de paso enarbola su preocupación por la inseguridad y la delincuencia en el estado.

Mayor contribución.  Lo cierto es que en otros rectorados las propuestas para alcanzar mejores indicadores de calidad y una mayor asignación eran bien recibidas por las universidades del país. Y mientras la mayor parte de los rectores y directores de las instituciones de educación superior del país ya trabajan de manera directa con los legisladores y con las Comisiones de Educación, Hacienda y Presupuesto de la Cámara de Diputados, la UAEMor pierde tiempo inmejorable. Se ha dejado de hacer esa labor fina y dedicada que requiere negociar esos recursos que se encuentran en riesgo de ser canalizados a la educación superior. La batalla en el Congreso, el rector de la UAEMor prefiere darla ante otros actores y bajo otras circunstancias y motivaciones.

Trabajan de cerca.  En ese sentido, universidades como la Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), la de Guadalajara (UdeG), la Autónoma de Sinaloa (UAS), la Autónoma de Baja California Sur (UABCS) y la Autónoma del Estado de México (UAEM), entre otras, ya analizan a detalle las alternativas para resarcir los huecos y limitaciones que la propuesta de presupuesto enviada por el Ejecutivo contiene. Muchos se han acercado ya con los legisladores locales y a nivel federal han estado en los pasillos de San Lázaro para evitar que se concreten una serie de recortes, sobre todo en los programas extraordinarios que han equilibrado las finanzas de las universidades en los últimos años.  El tiempo no es mucho, pero los rectores confían en que el diseño del gasto para 2017 no les traiga demasiadas consecuencias, sobre todo frente a las negociaciones salariales porque el incumplimiento de esos compromisos puede interrumpir la actividad en varias instituciones del país.

Advertencia a tiempo.  Viene en esa línea la advertencia del rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue, quien apunta con toda claridad hacia un recorte presupuestal. La posibilidad, dice, es cada vez más inminente y con ello la educación superior en 2017 está en riesgo, más allá de la meta de cobertura que mucho interesa a nivel federal y a la que se le ha apostado gran parte de la política educativa en esta administración. Contrario a lo que requiere el país, dice el rector de la UNAM, los ajustes al gasto trastocan un desarrollo incipiente que no ha podido despegar debido a estas inciertas medidas presupuestales.
 Se suma a trabajos. En días pasados, José Eduardo Hernández Nava, rector de la Universidad de Colima (UdeC), fue invitado a integrar la Comisión para la defensa de la autonomía de la Unión de Universidades de América Latina (UDUAL), luego de presentar una propuesta sobre autonomía y responsabilidad social en la segunda reunión de universidades de México, Centroamérica y el Caribe, realizada en San Juan, Puerto Rico, donde participaron 78 representantes de universidades. La propuesta presentada sostiene que la autonomía universitaria es clave y parte de la responsabilidad social, lo que en muchas ocasiones no se quiere ver así. A pesar de los avances, algunos piensan que la autonomía sigue siendo un dique contra la rendición de cuentas.

Mayor apertura. El rector de la UdeC apunta que para avanzar en estos temas, es fundamental crear un portal sobre el tema de la autonomía universitaria, en el entendido de que no es sólo una Ley o Estatuto, sino que es parte de una figura que debe construirse a diario. Lo complicado de este esquema y de esta visión es que a nivel estatal, la autonomía universitaria sigue siendo entendida al libre albedrío de los gobernadores y funcionarios locales, y en ocasiones de algunos de los rectores en turno. Unificar esos criterios y defenderlos ante todo, sin distinciones, es una tarea en la que las universidades del país aún deben recorrer un buen trecho.

Carlos Reyes

Modificado por última vez enJueves, 29 Septiembre 2016 02:20
Más en esta categoría: « Regla de tres 672 Regla de tres 678 »
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV