Menu
Realizan foro sobre mecanismos de seguimiento a egresados en la UdeC

Realizan foro sobre mecanismos de s…

La Dirección General de V...

Dan bienvenida a alumnos del programa de Educación Sustentable para Adultos Mayores de la UABC

Dan bienvenida a alumnos del progra…

El doctor Héctor Jaime Ma...

Microalgas, útiles para resolver necesidades ambientales y de alimentación: Académica de la UAM

Microalgas, útiles para resolver ne…

México registra más de 10...

Literatura de Rulfo, más vigente que nunca ante la violencia que azota al país: Juan Villoro en la UdeG

Literatura de Rulfo, más vigente qu…

“Me has dado la Biblia”, ...

Buscan científicos de la UdeC incrementar seguridad en playas de Manzanillo

Buscan científicos de la UdeC incre…

La Universidad de Colima ...

Cumple 40 años la Facultad de Ciencias de la UABC

Cumple 40 años la Facultad de Cienc…

La Vicerrectora del Campu...

Mitos y falsedades en torno al aborto impiden su aprobación en todo el país: coloquio en la  UAM

Mitos y falsedades en torno al abor…

Más de 47 mil mujeres en ...

Comunidad universitaria de la UdeG se manifiesta en contra de los feminicidios en el país

Comunidad universitaria de la UdeG …

Más de 150 integrantes de...

Transgénico, el 90 por ciento del maíz de las tortillas en méxico: académica de la UNAM

Transgénico, el 90 por ciento del m…

El 90.4 por ciento de las...

Concientizar, clave para temprana identificación y atención del Alzheimer: Especialista de la UASLP

Concientizar, clave para temprana i…

En el marco del mes mundi...

Prev Next

Las universidades públicas en el límite Destacado

Estamos en el límite presupuestal. Nos pone en límite de lo que podemos resistir y sería inaceptable un nuevo recorte a lo ya determinado”, afirma Tonatiuh Bravo Padilla, rector general de la Universidad de Guadalajara (UdeG) al puntualizar que el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2017 dejó sin aumento y con limitaciones a las universidades públicas.
Aunado a esto, comenta, el incremento en el precio de gasolinas va a tener un impacto también en las instituciones de educación superior; agravante que aún no se dimensiona hasta dónde puede afectar.
Bravo Padilla expresa el sentir general de las comunidades universitarias del país, que ven el 2017 cuesta arriba.


La situación financiera en la que llegan es desventajosa y encarece las posibilidades de desarrollo de las instituciones de educación superior.
El gasto asignado es apenas el mínimo para solventar los compromisos académicos y laborales más apremiantes, si es que al menos no se quiere perder la gobernabilidad al interior de las comunidades.
De acuerdo con los rectores, el entorno económico para este año no les permite canalizar recursos adicionales a los programas y proyectos que quedarán en el tintero y deberán ser aplazados hasta nuevo aviso.
Además, hablan de la reestructuración de áreas que no afecten la academia, la investigación, la ciencia, la cultura y la docencia, así como de congelar o reducir salarios en ciertos niveles de su estructura administrativa.
Otras de las medidas que podrían implementarse, explican los rectores, es la cancelación de obras de infraestructura o la expansión académica mediante la construcción o remodelación de algunos campus universitarios.
La idea central es asegurar los recursos destinados para cumplir los compromisos salariales con los sindicatos universitarios y sortear los emplazamientos a huelga de la mejor manera y sin poner en riesgo las actividades académicas.
Después de todo, dicen, se debe impulsar una política de ahorro interno con la que puedan cubrirse, en caso de anunciarse un nuevo ajuste al gasto durante este año.
Una posibilidad que vislumbran muy de cerca, sobre todo por un escenario internacional que no da visos de mejorar o de inclinarse a otra tendencia menos negativa.
Las instituciones de educación superior asumen el reto, pero saben que el riesgo es inminente. Por ahora, es momento de ajustar, aplazar y repensar cómo invertir mejor esos recursos que llegaron muy limitados.

Los contrastes
De acuerdo con José Eduardo Hernández Nava, rector de la Universidad de Colima (UCol), la situación económica por la que atraviesa el país es complicada y ello sin duda afectará directamente a las instituciones de educación superior del país.
“Es una situación social, política y económica difícil, en la que las desigualdades no han podido reducirse y la cohesión social enfrenta retos de muy compleja resolución”, apunta.
Hernández Nava sostiene que esto representa un reto para las universidades, y por ello deben asumir un compromiso de trabajar bajo los mismos estándares de calidad, independientemente de las limitaciones.
“Creo firmemente que somos los universitarios quienes podemos aportar mucho a la solución de los retos que enfrentamos a través de la educación, del conocimiento y del cómo se involucra la universidad con la sociedad”, plantea el rector de la UCol.
Explica que las universidades del país deben trabajar con mucha responsabilidad social ante las adversidades que se están presentando en la actualidad.
“Tenemos que asumir el mejor de los papeles y trabajar de manera conjunta con lo que proponen la Secretaría de Educación Pública, la Secretaría de Hacienda, la ANUIES y los gobiernos de los estados”, comenta.
Hernández Nava reconoce que sí hay preocupación entre las universidades por las limitaciones financieras que podrían agudizarse, pero también es momento de presentar alternativas y propuestas para hacerle frente a esta contingencia.
En tanto, Javier Saldaña Almazán, rector de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro), puntualiza que la decisión del gobierno federal a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), de incrementar el costo de gasolinas, gas natural y energía eléctrica, entre otros productos y servicios, sí está afectando a sectores diversos del país, entre ellos a las universidades públicas.
Sin embargo, advierte que a pesar de que ciertos “grupos llaman a la movilización y la protesta, las instituciones de educación superior del país deben seguir trabajando en la misma línea” y poniendo énfasis en las metas educativas que se han planteado a mediano y largo plazo.
Para el rector de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), Gustavo Cruz Chávez, lamentablemente el escenario económico mundial es el que va a marcar la pauta a seguir durante este año.
“El escenario, lamentablemente, no es diferente y tampoco muy alentador para nuestra universidad; sin embargo, entendemos que vivimos momentos complicados en el país y tenemos que ajustarnos y ceñirnos a esas nuevas circunstancias”, apunta.
Cruz Chávez expresa que el impacto en el gasto que ejercerán las universidades del país va principalmente en los fondos extraordinarios, lo cual tendrá consecuencias en la operatividad y logística de la institución.
“Efectivamente, dentro de los fondos extraordinarios para Educación Superior con los que veníamos operando, desaparecieron, y bueno, tendremos que hacer los ajustes necesarios, nuestros planes de expansión y crecimiento tendrán que ser moderados y acordes a las nuevas circunstancias”, lamenta.
Y es que, explica el rector de la UABCS, prácticamente, todos los recursos extraordinarios que se destinaban para solventar gastos de mantenimiento, operación, compra de equipos, logística, viajes de práctica, gasolina, será el rubro que se verá más afectado.
 “Se nos redujeron todos los recursos extraordinarios, no va a haber nada. Prácticamente  90 por ciento de nuestros recursos se van a servicios personales, o sea, pago de nómina.
“Entonces, los recursos extraordinarios nos servían para operar, compra de equipamiento, todo lo que tiene que ver con la logística, el mantenimiento, y ahora ya no. Seguramente eso se va a ver reflejado indudablemente, y todas las universidades públicas estatales lo estamos viviendo”, considera.

Alternativas a discusión
El Subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública, Salvador Jara Guerrero, puntualiza que durante mucho tiempo en las instituciones de educación superior se privilegió  la gobernabilidad, el crecimiento y la calidad por encima del saneamiento de las finanzas.
“Las prestaciones no reconocidas crecieron a tal grado, que la situación llevó a que los gobiernos estatales fueran perdiendo la capacidad de financiamiento, aunado a que no se tuvo nunca una visión clara de los sistemas de pensiones y jubilaciones”, dice.
Además, plantea el funcionario, se ha seguido contratando personal administrativo y académico sin sustento presupuestario suficiente. Un problema que se ha recrudecido frente a este entorno.
“Años atrás hubo dinero, la Federación pudo destinar presupuesto, pero ahora las cosas deben empezar a cambiar”, propone el Subsecretario.
Jara Guerrero sostiene que las universidades son creadas por los gobiernos de los estados y el financiamiento para su operación y por ende la mayor parte de sus recursos deberían provenir de los estados y no de la Federación.
“Es la Federación la que mayormente contribuye para la operación de las mismas, y ante tal situación la SEP está proponiendo a los gobiernos estatales sentarse a platicar para que el financiamiento sea equilibrado y que el cambio sea paulatino”, argumenta.
Dijo que es momento de que los funcionarios estatales encargados de las finanzas y educación se acerquen a las universidades para que conozcan sus necesidades y con base en ello comenzar a trabajar en contratos  y presupuestos y vayan modificando sus porcentajes de financiamiento.
”La propuesta va en ese mismo sentido, que los gobierno locales aumenten ese mismo porcentaje al financiamiento estatal de las universidades”, comenta.
De acuerdo con Juan Eulogio Guerra Liera, rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), el 2017 es un año difícil no sólo para la institución, sino para la sociedad en general, ya que se combina el ajuste presupuestal con el alza en el precio del combustible.
 “Yo espero un año difícil, vamos a ocupar y necesitar hacer un gran equipo con el nuevo gobernador, y esto lo digo en el sentido de mantener la cobertura, la equidad, y la calidad, y darle oportunidad a todos estos jóvenes que desean estudiar y que año con año aumenta.
“La Universidad se mete en problemas muy serios por falta de infraestructura, por falta de presupuesto, pero creo que vamos a sumar para hacer sinergia y sacar adelante esta situación”, confía.
Guerra Liera apunta que frenta a este escenario, las instituciones de educación superior deben optimizar sus recursos y dar prioridad a la formación de los jóvenes y la capacitación de los docentes.
“Y que hoy muy temprano se inicia con esta cuesta, que no será cuesta de enero, será cuesta de 2017, presagiando nubarrones muy fuertes”, advierte.
Es momento, dice el rector de la UAS, de repensar el escenario y redoblar el compromiso que tienen las instituciones de educación superior. El 2017 las pone en una encrucijada y no queda otra, por ahora, más que enfrentar la adversidad financiera.


Escenarios complejos
El rector de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), Juan Manuel Ocegueda Hernández, apunta que la institución a su cargo tiene para pagar los salarios del personal que labora en la institución.
Sin embargo, señala que la situación económica mundial las pone en entredicho para continuar con los compromisos adquiridos en materia de calidad y cobertura, por citar algunos rubros.
”La economía mexicana vive una situación difícil que afecta a las universidades e instituciones que dependen de los recursos públicos, estoy convencido que las crisis representan también oportunidades y que los mexicanos, con trabajo, esfuerzo y responsabilidad, sabremos salir delante de esta situación”.
En tanto, Medardo Serna González, rector de de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), argumenta que el descuento al presupuesto para 2017 de 391 millones de pesos será trágico para la institución a su cargo.
 “Significa que esos 391 millones más el faltante lo vamos a tener que conseguir igual que hemos estado consiguiendo recursos extraordinarios; va a ser una afectación mayor, es un recorte sin precedentes el que hemos tenido”, explica.
Serna González lamentó esta situación porque lo que se requiere es mayor presupuesto para la educación, y no medidas que van a dañar la expansión de la matrícula y la operatividad de la institución.
“Lo lamento porque en Michoacán uno de los graves problemas que tenemos es la escasa cobertura de Educación Superior, no llegamos al 24 por ciento, la Universidad Michoacana es la institución superior de Educación Superior pública que contribuye más a la ampliación de la cobertura”, apunta.
El rector destacó que las gestiones deberán ser constantes para subsanar el faltante, pues con este recorte se cubrirán gastos solo hasta septiembre.
“Se viene un problema de crisis mayor, cada día estamos en un conflicto de crisis económico mayor y se complica la consecución de los recursos”, asegura.
Por su parte, Jorge Olvera García, rector de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), considera que el aumento al precio de los hidrocarburos, debido a que se tomarán las medidas pertinentes para que no haya ninguna afectación en esa casa de estudios.
“No afectará o prorrogará las diversas actividades de la Máxima Casa de Estudios mexiquense, que cuenta con una prudente suficiencia para acompañar los esfuerzos que realiza el Gobierno Federal”, dice.
Olvera García plantea incluso que la UAEM busca romper nuevamente el tope salarial impuesto a nivel federal, esto durante la Instalación de las Mesas de Negociación Salarial 2017 y Contractual 2017 y 2018.
“Un asunto que compromete a todos a seguir teniendo la universidad de la que hoy gozamos, pertinente, con prestigio, orden y paz académica y laboral”, finaliza.

volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV