Menu
Plantean en la UJAT desafíos y retos en la salud pública global

Plantean en la UJAT desafíos y reto…

Para compartir conocimien...

ANUIES y universidades de Galicia firman convenio de colaboración en la UdeG

ANUIES y universidades de Galicia f…

La Asociación Nacional de...

Avanza el populismo en el mundo por desencanto con los partidos políticos tradicionales: Embajador de Alemania en la UAM

Avanza el populismo en el mundo por…

El populismo avanza en el...

Directivo de Cetys obtiene certificación internacional

Directivo de Cetys obtiene certific…

El Dr. Oscar Barroso Huer...

Estudiante de la UJAT triunfa en concurso nacional Vive conCiencia

Estudiante de la UJAT triunfa en co…

El estudiante de la Unive...

Plantea el rector de la UAS la necesidad de un mecanismo para revertir los problemas financieros de las universidades

Plantea el rector de la UAS la nece…

La necesidad de buscar un...

ANUIES y Francia estrechan lazos de cooperación académica

ANUIES y Francia estrechan lazos de…

La cooperación académica ...

Financiamiento, tema central en la reunión internacional de ANUIES en la UdeG

Financiamiento, tema central en la …

Con el tema “Alianzas de ...

Fundamental, la enseñanza de la filosofía en todos los niveles del proceso educativo: Coloquio en la UAM

Fundamental, la enseñanza de la fil…

La formación filosófica y...

Hay que pensar en español con audacia y rigor: Jaime Labastida en la UNAM

Hay que pensar en español con audac…

La filosofía se desarroll...

Prev Next

La tragedia de Monterrey: Segob, violencia, legislación Destacado

Como se expresó en este espacio la semana pasada: “la tragedia de Monterrey es un asunto sistémico de México, caracterizado por una creciente normalización a la exposición de la violencia; cada vez vemos más actos violento y cada vez nos sorprendemos menos” (E. Caccia).  En las dos semanas transcurridas, y en las opiniones, análisis y declaraciones que han circulado, se ha puesto de manifiesto que el fenómeno de la violencia obedece a una situación multifactorial. Frase ampulosa esta última que, en muchos casos, siendo real, constituye al mismo tiempo un modo de no identificar la principal motivación y, por ende, que las responsabilidades que atañen a autoridades concretas queden sin asumir. Tal sería el caso de una que corresponde a la Secretaría de Gobernación.


Como una premonición, horas antes de los acontecimientos de Monterrey, Clara Luz Alvarez (Reforma, 18 de enero), en un artículo titulado “Narcoseries”, advertía sobre lo que está sucediendo en la televisión abierta nacional en torno a programación y horarios  frente a lo previsto en la normatividad respectiva. De acuerdo con ello: a) ese tipo de emisiones se han multiplicado en las tres cadenas nacionales; b) sus contenidos son altamente violentos, independientemente de lo valores que ahí se proclaman o enaltecen; c) sus horarios de difusión se han autorizado “inconstitucionalmente”, desde 2015, fijándose en horas más tempranas; d) todo esto a pesar de los datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones, los cuales revelan que los niños consumen más televisión entre las 20 y las 22 horas, espacio en el que se proyectan varias de estas series.
Según la autora, la Segob no solo autorizó nuevos horarios en 2015 para ese tipo de series sino que, además, “tampoco hace caso alguno” cuando las televisoras los modifican, adelantándolos en beneficio de sus propios intereses. Así, lo que  en la clasificación de contenidos del Reglamento de la Ley Federal de Radio y Televisión (artículos 24 y 26) solo podría pasar después de las 22 horas y medianoche, se está proyectando, en algunos casos, a partir de las 20 horas, tiempo de la CdMx. Esta situación se agrava en algunas regiones del país cuyos horarios difieren, en el caso de las cadenas nacionales, en una y hasta dos horas. De este modo, por ejemplo, en Baja California, algunos de estos contenidos se transmiten a las 18 horas, rivalizando con caricaturas y series infantiles.
 La Segob, autoridad responsable, después de la tragedia se afilió a la idea de que una causa principal podría ser la de las redes sociales con sitios donde se promueve o se hace apología de la violencia. Posiblemente tenga razón, pero también la hipótesis tendría validez en la televisión abierta. Por lo que corresponde a Internet, la Segob tiene pocas facultades para intervenir, sí en cambio, y muy precisas, en lo tocante a la televisión abiertas. De ahí la extrañeza relativa a que días después de la tragedia el secretario Osorio Chong haya afirmado, a manera de consejo, que “los padres deben estar atentos y seguir la actividad de sus hijos en Internet con el fin de evitar un uso nocivo para ellos…(buscando) que los niños piensen en cómo ayudar y no cómo destruir o lastimar a otros” (La Jornada,  24 de enero).
Por supuesto, tales palabras que serían apropiadas en algún prelado religioso resultan inconsecuentes en boca del titular de la dependencia quien debe, según el Reglamento de la Ley  Federal de Radio y Televisión: a) “regular los contenidos de las transmisiones de radio y televisión” (art. 9, III); b) vigilar que los contenidos constituyan “vehículos de integración nacional y enaltecimiento de la vida en común” (art 2); c) en una actividad que es “de interés público y (que) corresponde al Estado protegerla y vigilar el cumplimiento de sus funciones sociales” (Art 1).
La posición del secretario, al no aludir a las obligaciones que tiene asignadas la dependencia a su cargo, y su grado de cumplimiento,  más bien parece negligencia. Su referencia exclusiva a Internet es incomprensible. Como dice el abuelo del niño de 13 años que fue abatido por un compañero en una escuela secundaria de Ecatepec: “¿de qué sirven las condolencias si el gobierno no hace nada para evitarlo?”.
Ojalá la tragedia de Monterrey no se olvide y el Poder Legislativo y autoridades entiendan el fenómeno y obren en consecuencia. Como se inquiría la semana pasada: ¿qué más debería pasar para que el problema se aborde con la gravedad del caso y se inhiban o prevengan las conductas violentas?  

Carlos Pallán Figueroa

Ex secretario general ejecutivo de la ANUIES

volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV