Menu
Realizan foro sobre mecanismos de seguimiento a egresados en la UdeC

Realizan foro sobre mecanismos de s…

La Dirección General de V...

Dan bienvenida a alumnos del programa de Educación Sustentable para Adultos Mayores de la UABC

Dan bienvenida a alumnos del progra…

El doctor Héctor Jaime Ma...

Microalgas, útiles para resolver necesidades ambientales y de alimentación: Académica de la UAM

Microalgas, útiles para resolver ne…

México registra más de 10...

Literatura de Rulfo, más vigente que nunca ante la violencia que azota al país: Juan Villoro en la UdeG

Literatura de Rulfo, más vigente qu…

“Me has dado la Biblia”, ...

Buscan científicos de la UdeC incrementar seguridad en playas de Manzanillo

Buscan científicos de la UdeC incre…

La Universidad de Colima ...

Cumple 40 años la Facultad de Ciencias de la UABC

Cumple 40 años la Facultad de Cienc…

La Vicerrectora del Campu...

Mitos y falsedades en torno al aborto impiden su aprobación en todo el país: coloquio en la  UAM

Mitos y falsedades en torno al abor…

Más de 47 mil mujeres en ...

Comunidad universitaria de la UdeG se manifiesta en contra de los feminicidios en el país

Comunidad universitaria de la UdeG …

Más de 150 integrantes de...

Transgénico, el 90 por ciento del maíz de las tortillas en méxico: académica de la UNAM

Transgénico, el 90 por ciento del m…

El 90.4 por ciento de las...

Concientizar, clave para temprana identificación y atención del Alzheimer: Especialista de la UASLP

Concientizar, clave para temprana i…

En el marco del mes mundi...

Prev Next

Enrique Fernández Fassnacht: El Congreso hará al IPN más grande aún Destacado

La mayoría de los politécnicos quiere que se celebre el Congreso Nacional Politécnico y éste hará más grande al IPN de lo que ya es, afirma Enrique Fernández Fassnacht, director general de esta institución.
Convicción y compromiso resume la voluntad de cambio que vive la comunidad del Instituto Politécnico Nacional.
En vida cotidiana interna se han legitimado las instancias de un  debate abierto y vívido. Y no es difícil saber por qué se toman decisiones fundamentales basadas en el consenso o razonablemente  consultadas: el victorioso movimiento estudiantil que en 2014 reveló a una entidad urgida de acabar con anacronismos burocráticos y los modos autoritarios de conducción del Poli-

Las corrientes de rebeldía que entonces sacudieron al IPN, hoy  ventilan las estructuras de abajo y hacia arriba, removiendo en todos los niveles y organismos  el viejo andamiaje burocrático.
Esto lo ha hecho posible el  proceso de aleaceón  que estudiantes,  autoridades del instituto y muchos profesores que juntos han venido trabajando, no sin dificultades, no sin resistencias.
Pero los cambios han empezado a sentirse.
Como telón de fondo hay que señalar algo esencial y que ahora está en el centro del debate interno: la realización del Congreso Nacional Politécnico. Al respecto, el Director generalel IPN Enrique Fernández Fassnacht, anticipa que la mayoría de los politécnicos están a favor de que se lleve a cabo y da sus argumentos.
Pero resistencias al Congreso existen, reconoce el doctor Fernán-
dez Fassnacht, quien trabajando en esas circunstancias contradictorias, no puede ocultar la emoción que le produce encabezar, de la mano de la comunidad, el  proceso actual del Poli.
Con el tiempo, incorporado a la intensa dinámica a que somete el Poli a cualquier autoridad, más aún cuando esta surge de una crisis y encara los retos que ésta misma impuso, el Director generalha profundizado en su identificación con una de las instituciones en las que echó sus raíces formativas.  Estudió la carrera de Física en territorio guinda, maestrías y doctorado los culminó en la UAM y en la UNAM.
En entrevista para Campus explica la situación del IPN, las ventajas de la celebración del Congreso y el porqué de las  resistencias, en esto último ponderando y respetando a unos y otros, y reflexionando sobre cuáles son las perspectivas de su realización.  
El Poli en su tinta
Fernández Fassnacht parte de una evidencia empírica: El Politécnico tiene fortalezas y figura, como la más importante de todas, el prestigio que tiene como institución de  educación media superior y superior,  el cual se ha ganado a pulso a lo largo de más de 80 años de vida, siempre trabajando de la mano  del ejecutivo y siempre en favor del desarrollo económico y social de México.
Sostiene que este  prestigio que no tienen otras instituciones, obliga  al Politécnico a mantenerse en la ruta de la superación académica; la estimación social de que goza, ha hecho posible que arraigue en toda la comunidad la responsabilidad que como institución tiene  ante el pueblo de México, que es la base  para hacer una cantidad de otras cosas, que a su vez, fortalecen su propio desarrollo.
No obstante, el Director generalreconoce las debilidades que han tenido que  enfrentar, relacionadas con los temas de su organización interna o el crecimiento de la planta académica en las últimas décadas.
Ésta, que se ha fortalecido mucho en varios sentidos, cuenta también con  una cantidad de personal académico que trabajan en condiciones de inestabilidad laboral; y aunque se han resuelto varios casos, poco a poco, es difícil de resolverlos en su totalidad porque representan una elevada cantidad de recursos que el Politécnico no tiene y que difícilmente podría obtener del gobierno de México.
Asimismo, convencido de que es una necesidad, el Director generalindica que el Politécnico tiene que repensarse en términos de organización pues es “complicada y burocrática”, y en eso se tendría que trabajar para hacer una estructura mucho más esbelta, más efectiva y que seguramente haría que se caminara mucho más rápido en los aspectos sustanciales.

Honestidad y transparencia
Relacionado con ese rubro, sobre las reacciones de la comunidad ante las medidas que se han tomado para sanear la administración y aplicar una más clara  transparencia y rendición de cuentas, Fernández Fassnacht señala que han sido “buenas y han favorecido la credibilidad de las autoridades”, aunque, admite “no faltan los escépticos”.
Para ellos, a quienes cuestionan la honestidad de la administración, proporciona unos datos: “cuando yo llegué a la Dirección General del Politécnico recibía una gran cantidad de denuncias vía electrónica, sobre anomalías cometidas por personas en la administración, y ahora se reciben unos cuantos anónimos, pero es claro que las denuncias han disminuido de manera importantísima”.
Y esto, argumenta, obedece a la transparencia de la administración: “Puedo decir sin duda alguna que la administración actual del Politécnico es honesta, y eso ha sido muy bien recibido por la comunidad.
Yo defiendo el derecho a la información, hablando de transparencia y puedo decir que por primera vez en el Politécnico se conoce desde enero de este año —para hablar de 2017— el presupuesto que tiene cada escuela”.
Cada una de las escuelas conoce el presupuesto que va a ejercer por rubro y esto no sucedía así antes; desafortunadamente las prácticas eran que el presupuesto se conocía tardíamente y lo conocían solamente algunos; no era información abierta y ahora en la página del Politécnico se puede obtener esa información sin ningún problema, así mismo se puede obtener información del informe que presenté en relación a las actividades objetivos y metas que llevó el politécnico el año pasado, en fin, hemos avanzado mucho en temas de trasparencia y rendición de cuentas.”
Sin jactancia, puedo decir que percibo en la comunidad politécnica algo que no puedo denominar de otra forma: confianza”.  
Y añade, claro que hay grupos que están acostumbrados a hacer las cosas de otra manera que no les gusta lo que se está haciendo, pero yo me quedo con el grueso de la comunidad que está satisfecha con lo que está pasando en el Politécnico”.

El Congreso: pertinencias y resistencias
Uno de los grandes acuerdos entre el gobierno federal y la Asamblea General Politécnica fue la celebración de un Congreso Nacional Politécnico que diera la oportunidad para que la propia comunidad del instituto, de manera colectiva, marcara el rumbo del instituto, nuevo o distinto, en búsqueda de resolver las más diversas inquietudes que dieron lugar al movimiento.
Fue la joya de la corona de los acuerdos. Hoy, los métodos para llevarlo a cabo no se han resuelto del todo. La razón es que el Congreso enfrenta resistencias, si no, no hubiera problemas como el que obligó, en un acto de madurez y responsabilidad a la Asamblea General Politécnica y a la Dirección General, a retirarse de la Comisión Organizadora del Congreso, la cual ambos, Asamblea y Dirección, lograron construir, laboriosamente, durante más de dos años de diálogo.
Decidido lo anterior la semana pasada, se estableció que si a fines de junio no se logran acordar las bases del Congreso por la Comisión, la Asamblea y la Dirección volverían a integrarse a la Comisión.
Las diferencias, sin embargo, no son meramente de representación. Es el significado político del Congreso lo que está en juego. Fernández Fassnacht asume que en una comunidad tan diversa como la del IPN, las expresiones sobre el Congreso tienen que  reflejar esa diversidad.
De ahí que haya politécnicos que se oponen, desde una auténtica preocupación por los resultados  que puedan afectar al instituto y que merecen el respeto de todos; otros, que mereciéndolo  de igual manera, están defendiendo con su protagonismo en contra, intereses particulares o de grupo.
Pero considera que en términos mayoritarios, sí está claro que la comunidad quiere el Congreso.
“Yo mismo, como Director General, deseo también  que se celebre, y no porque a mí se me haya ocurrido, sino porque esto viene de un acuerdo derivado del movimiento del 2014, uno de tres de ocho grandes acuerdos que se tomaron en la mesa entre el Gobierno Federal y la Asamblea General Politécnica, y  estoy acostumbrado a cumplir los acuerdos”.
En ese objetivo, Fernández Fassnacht consigna que ha trabajado arduamente con la AGP por más de casi dos años en la construcción de los elementos necesarios para llevar a cabo el Congreso, y  un resultado es la propia Comisión Organizadora del Congreso, que si bien  no está completa, es una comisión que se integra por miembros que fueron electos democráticamente en todos los casos”.
Respecto del estira y afloja que en la comisión por la presencia de los representantes de la AGP en la organización del congreso, el Director da su versión: “me llama mucho la atención esa postura porque la AGP no fue cuestionada de manera importante durante casi dos años, que fueron los años en los que se fue construyendo, y yo no quiero pensar que esto se debe a que nunca imaginaron que íbamos a construir los cimientos para llevar a cabo el congreso”.
Pero como se sabe —abunda el Director General—,  cuestionaron la presencia de autoridades y de los representantes de la Asamblea General Politécnica en la Comisión Organizadora del Congreso y, como se sabe también, al final ambos decidimos separarnos de la Comisión, que, por lo demás, tenemos mucho trabajo por delante, cada quien por su lado y juntos en colaboración; y ahora mi expectativa es que la Comisión Organizadora del Congreso, ya sin esos elementos que fueron cuestionados en su momento, puedan sentarse y llevar a cabo la organización del congreso”.
Sin olvidar, dice, el acuerdo de que si no fueran capaces de organizar el Congreso para finales de junio, la Dirección General y  la AGP se reunirían para ver cómo lograr que el congreso sea una realidad, que es lo que la mayoría quiere, además de que es un acuerdo como ya había mencionado”.

El ser o  no ser del Congreso
El Congreso Nacional Politécnico es una necesidad y un compromiso. En eso insiste el doctor Fernández Fassnacht en la conversación.
Al  analizarlo desde distintas perspectivas,  señala que tendrá que debatirse con rigor y bajo la mirada y la participación crítica de los politécnicos.
En primer lugar, lo dice enfáticamente, nadie podrá imponer alguna propuesta en el congreso sin el consenso de la comunidad representada ahí. “Es inimaginable. Para empezar, ni yo, ni ninguna otra autoridad. Como director lo único que pretendo es que el congreso derive en beneficios importantes para el politécnico en lo académico, en todos los ámbitos”.
El congreso no será un evento exento de debates complejos. Es un foro donde el debate de diferentes puntos de vista va a ir a la esencia de los problemas y de las aspiraciones de los politécnicos. Al ser y al deber ser del Instituto Politécnico.
Por ello, Fernández Fassnacht no tiene ninguna reserva para comentar que el tema de la autonomía, surgirá de forma inevitable. Lo tienen claro quienes quieren el Congreso y lo que se oponen a él.
El director razona sobre lo complejo de este punto:  “Sabemos que el politécnico desde su creación ha participado de manera muy importante en el desarrollo de la industria nacional, sobre todo de las empresas paraestatales como la Comisión Federal de Electricidad, Pemex, en diversas Secretarías de Estado,  y ahora con lo que va a derivar de las reformas, el politécnico será el protagonista como ha sido siempre y, obligadamente, se tiene que pensar muy bien en cómo deberá modificar la relación con el Estado, o adecuarse para poder contribuir de manera importante a esto”.
El dirigente del IPN tiene la información de que en este punto la comunidad  está muy dividida, y señala que hay quienes consideran que el Poli debe preservar esa cercanía histórica con el ejecutivo federal en función de estos vínculos prácticos, mientras que hay otros que piensan que la autonomía le vendría bien al politécnico como una forma de tener mayor control sobre su organización, sus recursos que son cuestiones que podrían considerarse objetivas, pero que son fundamentales para el desarrollo o futuro del politécnico.
Éste, asegura, es uno de los temas centrales, pero no el único. Indica que debe tomarse nota del modelo educativo que considera, “muy bueno en el papel, pero que en la práctica no se ha llevado a cabo cabalmente”, el cual  tendría que ser discutido en la perspectiva del papel que debe jugar el Politécnico Nacional, por ejemplo, en temas como las reformas estructurales del Gobierno Federal.
Otros temas relevantes que podrán ser parte de la agenda del congreso son la organización administrativa y el ingreso, promoción y permanencia del personal académico, temas que tienen puntos litigiosos y que en caso de que se propongan reformas, se tendrán  que hacer modificaciones a la Ley Orgánica, que conduce a un camino largo en el  Congreso de la Unión.
Es aquí donde se tendrá que definir  la gobernanza del politécnico,  la designación de autoridades que en la actualidad el Director generalnombra, nombra a los directores y subdirectores de escuelas y centros,  “nos pasamos toda la vida haciendo convocatorias y nombrando gente. Eso es absurdo y excesivo administrativamente” señala.
En ese mismo capítulo debe considerarse la representatividad del Consejo General Consultivo, hoy  criticado por el número elevado de autoridades que participan en él, y que podría convertirse en un órgano más representativo de los diferentes sectores del politécnico, con facultades resolutivas y no solo consultivas.

Orgullo no  nos falta
El Politécnico, abunda Fernández Fassnacht, es demasiado grande y hay que “empoderar a los directores de las escuelas y a todos los sectores”, lo cual quiere decir que debe haber una mayor distribución de funciones y responsabilidades.
En este punto, el director general recuerda que se le ha criticado porque alguna vez declaró que para que el Politécnico cambie, no es necesario el congreso pues la legislación actual lo permite.
Aunque es válida la afirmación, él director aclara que para él, el congreso tiene un especial valor, tanto porque obliga a que las decisiones se tomen por consenso, como porque permite que a través de la reflexión de los politécnicos en un foro de este nivel,  se hagan  patentes las fortalezas del Politécnico y que éste sea más fuerte y más importante de lo que ya es.
Además, dice Fernández Fassnacht, siendo el Instituto Politécnico Nacional la institución rectora de la educación tecnológica en México, “orgullo no  nos falta”. 

Jorge Medina Viedas

Modificado por última vez enJueves, 23 Febrero 2017 04:21
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV