Menu
Anuncian programa de actividades del homenaje nacional a Juan José Arreola en el que participan UNAM y UdeG

Anuncian programa de actividades de…

utoridades culturales de ...

Instala el rector de la UAS la comisión especial para la elaboración del Primer Informe de Labores

Instala el rector de la UAS la comi…

El Rector de la Universid...

La autonomía universitaria debe sujetarse a las leyes nacionales: rector general de la UAM

La autonomía universitaria debe suj…

El principio de autonomía...

Reconocen trayectoria de dos docentes de la FEyRI de la UABC

Reconocen trayectoria de dos docent…

Con el propósito de recon...

La lectura puede determinar el futuro de una nación, más aún en tiempos de desinformación y demagogia, advirtió rector de la UNAM

La lectura puede determinar el futu…

La lectura puede llegar a...

Esime Azcapotzalco del IPN, una de las mejores escuelas de ingeniería electromecánica de AMérica Latina

Esime Azcapotzalco del IPN, una de …

La Escuela Superior de In...

Médicos residentes de Jalisco ponen a prueba conocimientos

Médicos residentes de Jalisco ponen…

El reto está en el conoci...

Aumenta música la actividad cerebral: experta en la UAM

Aumenta música la actividad cerebra…

La música no sólo es un g...

Atestigua rector de la UAS la firma de un Programa de Trabajo con la FEPADE y ANUIES

Atestigua rector de la UAS la firma…

El Rector de la Universid...

Promueve UdeC estudio de los océanos

Promueve UdeC estudio de los océano…

En entrevista, Alfredo Pé...

Prev Next

El INEE y la educación indígena Destacado

En la historia de México han ocurrido diversos proyectos para ofrecer educación a la población indígena. En la primera mitad del siglo XX predominó una visión de corte integracionista, presente en las variadas iniciativas de castellanización y de incorporación de los niños y niñas indígenas al currículum oficial de la educación básica. A partir de los años 80 comienza a abrirse paso una perspectiva de educación especializada, bajo el modelo de enseñanza bilingüe, bicultural e intercultural. Sin llegar al extremo de considerar que nada de lo intentado ha servido al propósito de resolver la problemática educativa de los indígenas mexicanos, lo cierto es que los datos al respecto siguen mostrando una condición sumamente deficitaria, en cantidad y calidad, y que el reto de brindar educación de calidad y pertinencia a los niños y jóvenes indígenas persiste con toda su intensidad.


Al respecto el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, el INEE, acaba de publicar sus Directrices para mejorar la atención educativa de niñas, niños y adolescentes indígenas (INEE, 2017). Por mandato constitucional el Instituto tiene la facultad y responsabilidad de “emitir directrices que sean relevantes para contribuir a las decisiones de las Autoridades Educativas que buscan mejorar la calidad de la educación y su equidad”. Conforme a la normativa del INEE dichas directrices “se darán a conocer a las autoridades y las instituciones educativas responsables de atenderlas, y éstas deberán, en un plazo no mayor de 60 días naturales, hacer pública su respuesta.”
Visto así, las directrices de política educativa del Instituto no tienen un carácter inmediata y directamente vinculatorio, son más bien recomendaciones que las autoridades educativas, la federal y las de los estados, deben considerar y responder. Hasta ahora el INEE ha emitido dos directrices. La primera en materia de formación inicial de docentes de educación básica, la segunda relativa a la mejora de la atención educativa de niños, niñas y adolescentes de jornaleros agrícolas migrantes. En ambos casos se cuenta ya, a disposición en el portal del INEE, con los textos de las directrices, los documentos de respaldo, y las respuestas emitidas por la SEP y las autoridades de los estados.
Debido a un diseño insuficiente del procedimiento para la emisión de respuestas, el cuerpo documental que las contiene es heterogéneo y en general pobre en contenidos. En algunos casos simplemente se manifiesta aceptación con las directrices, en otros se informa qué se está haciendo o planeando hacer en la entidad respectiva, y en otros más se procura enriquecer las directrices del INEE con sugerencias que atañen al contexto local. Pero prácticamente en ningún caso se manifiestan compromisos prácticos o metas a cumplir.
Las directrices sobre educación indígena son un tercer intento en la función de recomendaciones de política educativa del INEE. Vienen precedidas de un muy interesante diagnóstico que realizó el INEE en colaboración con la UNICEF, publicado con el título Panorama Educativo de la Población Indígena 2015, también disponible a texto completo en las páginas web del INEE.
Del Panorama se extraen los datos del diagnóstico. México cuenta con 7,297,694 individuos entre 3 y 17 años que se identifican como indígenas bajo el criterio de auto-adscripción. De ellos 1,893,020 son hablantes de una lengua indígena o bilingües con español. Un último subconjunto, los hablantes monolingües suman 372,594 en el mismo rango de edad. Se estima que entre la población hablante indígena mayor de 15 años, más de una cuarta parte son analfabetas.
Según el Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial (2013) 43 de cada 100 estudiantes hablantes de lenguas indígenas que estudiaban la primaria, lo hacían en escuelas de modalidad general. Además, en las primarias indígenas 53 de cada 100 docentes, no hablaban una lengua originaria. La gran mayoría de los niños bilingües y monolingües cursan estudios en escuelas multigrado y con solo un profesor. En primarias indígenas 8 de cada 10 estudiantes se ubica en el rango mínimo de logro en matemáticas de la prueba PLANEA 2015. En 2014, 76.6 por ciento de los jóvenes de 15 a 17 años contaba con educación básica completa, mientras esto sólo sucedía para 56.7 por ciento de los jóvenes hablantes de alguna lengua indígena. La situación es crítica, desde cualquier punto de vista.
A la luz del diagnóstico el INEE propone seis directrices:
1. Fortalecer el enfoque de inclusión, equidad y no discriminación en la política educativa nacional, con énfasis en la atención y la participación de la población indígena.
2. Robustecer el vínculo entre la escuela y la comunidad, como ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas, y base de la pertinencia y la calidad de la educación que reciben.
3. Establecer un modelo curricular que favorezca la interculturalidad en toda la educación obligatoria y garantice su pertinencia cultural y lingüística para la población indígena.
4. Garantizar el desarrollo profesional de docentes y directivos acorde con las necesidades educativas y los derechos de la niñez indígena.
5. Garantizar centros escolares con infraestructura y equipamiento que respondan a las necesidades de las comunidades indígenas.
6. Impulsar la mejora y la innovación permanente de la educación para la niñez indígena.
Se deben entender como recomendaciones iniciales y básicas para el diseño de una nueva generación de políticas de educación indígena. Se espera que sean recogidas por la versión final del Nuevo Modelo Educativo. O quizás queden para el 2018, ya se verá.  

Roberto Rodríguez Gómez

UNAM. Instituto de Investigaciones Sociales

volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV