Menu
México a través de sus publicaciones oficiales

México a través de sus publicacione…

Con las publicaciones ofi...

Universidades de la ANUIES profesionalizarán operadores del sistema de justicia penal

Universidades de la ANUIES profesio…

El secretario general eje...

Son reconocidas licenciaturas de la UABC por el Ceneval

Son reconocidas licenciaturas de la…

21 programas de licenciat...

Pide UABJO al Congreso aumento para alcanzar la media nacional por estudiante

Pide UABJO al Congreso aumento para…

El rector Eduardo Bautist...

Entrega la UJAT estados financieros auditados ante Cámara de Diputados Federal

Entrega la UJAT estados financieros…

La Universidad Juárez Aut...

Alista la UAEM protocolos para violencia de género

Alista la UAEM protocolos para viol…

La Coordinación Instituci...

Otorga la UAS el Doctorado Honoris Causa a Enrique Fernández Fassnacht

Otorga la UAS el Doctorado Honoris …

En Sesión Solemne, el H. ...

Urge apoyo para reconstruir hogares en Ixtepec, Oaxaca: Estudiantes de la UdeG

Urge apoyo para reconstruir hogares…

Tras los sismos registrad...

Las reformas estructurales no merecen el lugar central que se les ha dado: Jaime Ros Bosch en la UAM

Las reformas estructurales no merec…

Las reformas estructurale...

Prev Next

Enrique Graue Wiechers: La UNAM, regeneradora del sentido social y moral del país Destacado

En este momento de crisis moral, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tiene la gran responsabilidad de alzar su voz para señalar el curso que debe volver tomar el país, y para ello cuenta con la inteligencia colectiva de sus académicos, afirma el rector de la  casa de estudios, Enrique Graue  Wiechers.
En entrevista para Campus, el rector y científico mexicano, reafirma el compromiso de la Universidad con México, y  comenta con satisfacción que “no es casual que aquí en rectoría se encuentre el mural de David Alfaro Siqueiros, La Universidad al pueblo, el pueblo a la Universidad”.  
El rector Graue habla de las nuevas carreras, de la internacionalización de la universidad, de las relaciones con el gobierno, y de la carga que implica en materia de cobertura el prestigio de la UNAM.
Al referirse al interés  de la universidad en el desarrollo nacional, Graue señala que este será un año  de propuestas sobre los grandes problemas que debe atender el país: en el Foro que se inició esta semana, “La UNAM y los desafíos de la nación”, se abordarán los temas, democracia, seguridad, política exterior, justicia, migración y repatriación, energías limpias, cambio climático,  uso del agua, seguridad alimentaria,  entre otros, con  la idea de que se discutan y se elaboren posicionamientos de forma colectiva y se puedan  dar a conocer a la nación, señala el rector.


Sin formalismos, sonriente por momentos, el reconocido científico mexicano,  recuerda que muchas veces la autoridad universitaria ha señalado que la impunidad y la inseguridad pueden llevar a un deterioro moral del país.
Respecto de la ocupación del auditorio de Filosofía y Letras,  el rector afirma que primero “hay que aceptar que éste no es un problema grave, es un problema de imagen grave”. No obstante, aunque las clases en esta facultad  suceden con toda regularidad, como autoridades van a agotar todas las posibilidades de diálogo con este grupo para propiciar que salgan, “y lo haremos hasta donde sea necesario hacerlo y haremos lo que tengamos que hacer si es que esto no sucede”, afirmó.
Contrariado por el caso de Radio UNAM en el que está involucrado el ex líder de 68, Marcelino Perelló, el rector Enrique Graue expresó su rechazo a lo ocurrido y sostuvo que se está evaluando su situación como funcionario y en la misma radio.
Aquí las respuestas del rector Graue.


¿Cómo van los planes de la UNAM de  crear nuevas sedes en algunos estados del país? ¿Se podría hablar de una política de descentralización?
No es estrictamente una política de descentralización,  pero la UNAM  busca fortalecer esas acciones; estamos dialogando con algunas universidades y gobiernos estatales para ver cómo podemos enriquecer la oferta educativa de la región: es el caso de Mérida donde vamos a abrir dos licenciaturas; la de Gestión Intercultural y la otra de Cuidado de las Zonas Costeras, y con la UADY pretendemos enriquecer otras licenciaturas. Se hizo lo mismo en León donde tenemos una ENEP con cinco licenciaturas y eso mismo vamos a hacer en Querétaro; ya tenemos de tiempo atrás instalaciones de investigación y estamos por abrir licenciaturas afines a estas áreas de investigación y en combinación con la Universidad de Querétaro.
En la propia UNAM, en este año se han creado cinco licenciaturas, y estamos por abrir otras cinco. El CELE se transformó en Escuela de Lingüística y Traducción, la licenciatura en Neurociencias aprobada el año pasado y que empezará este año, la licenciatura en Matemáticas Aplicadas   Tecnología Artística y Musical, cuya sede la tenemos en Morelia.

¿Se ha avanzado en materia de internacionalización?
La UNAM con diversos propósitos tiene representación en diversas partes del mundo.  Desde hace mucho tiempo en varias ciudades de los Estados Unidos, Austin, Tucson, San Antonio, Los Ángeles, Chicago; Seattle; en  Costa Rica, en Paris, Londres, China y en Madrid, donde el propósito es la gestión cultural y la relación con el Instituto Cervantes con el propósito de certificar el idioma español, proyecto al que se sumaron la Universidad de Salamanca y la Universidad de Buenos Aires; en París está vinculada a la Sorbona, en el área Biomedicina para acrecentar la movilidad y en  ello hemos incrementado una nueva tendencia que es la de tener dobles titulaciones; con la Sorbona ya firmamos un convenio a nivel maestría y doctorado. En Londres estamos impulsando la movilidad académica, en los Estados Unidos, en este momento estamos abocados en especial  a atacar el problema de los dreamers; y con Harvard para establecer las dobles titulaciones, las cuales ya tenemos con Holanda y estamos por establecerlo y con la Universidad de Berlín.

Al dirigirse a los estudiantes que ingresan a la UNAM los convoca a ser “jóvenes comprometidos con México”, ¿me podría explicar qué herramientas les ofrece la institución para que mejor cumplan con ese llamado?
La UNAM siempre ha estado muy comprometida con México. La historia del siglo XX está marcada por el compromiso de la Universidad Nacional con la nación. Así ha sido no es casual que aquí en rectoría se encuentre el mural de David Alfaro Siqueiros, La Universidad al pueblo, el pueblo a la Universidad.
Hay hitos importantes que lo demuestran: fue en 1936 cuando se creó el servicio social. Los momentos de la relación de la universidad con el Estado eran difíciles de  y la respuesta del rector Chico Goerne  y del director de la Facultad  de Medicina Gustavo Baz, fue la creación del servicio social para identificar a los estudiantes  con los problemas de la nación. Hay otros momentos que nos van dando una visión de ese compromiso. El movimiento de 1968, movimientos posteriores.
Hoy en día la universidad sí tiene una identificación con los problemas sociales del país.  Tenemos el programa México Intercultural que permea hacia los estudiantes indígenas; ya tenemos más de 2 mil en los campus de la UNAM.
Asimismo, hemos empezado a modificar de manera especial el servicio social de tal manera que impacte a las zonas más necesitadas del país, focalizando en acciones muy concretas; en años recientes se trabajó con resultados muy positivos con Puebla en las campañas de alfabetización y en la disminución de la mortalidad materna y obtuvimos índices notables en la disminución del ambos fenómenos y en ello fue muy significativa la participación de la UNAM; en el caso del problema de mortalidad materna se debió en gran medida a las acciones de  la Facultad de Medicina.

Siempre es importante saber el estado de las relaciones de la institución con el poder ejecutivo y el resto de los poderes,  ¿Nos podría hablar de ello?
Las relaciones son cordiales y respetuosas: ellos no se meten con nosotros y nosotros no nos metemos con ellos. La universidad trata de forma directa con la Secretaría de Hacienda el asunto de su presupuesto y pese a los graves recortes que tuvieron las universidades estatales y en ciencia y tecnología, la Universidad Nacional no sufrió merma, lo cual revela que el Estado reconoce el importante papel que desempeña la UNAM  para la sociedad, y más bien tuvo un ligero aumento de 0.5 por ciento cuando los recortes fueron de 3 al 6 por ciento, lo cual nos impulsó a levantar la voz por las universidades del país; y lo mismo hicimos por  el Conacyt, en la medida que el recorte a este organismo nos afecta.
La relación, como se puede advertir, en lo económico ha sido buena; en lo político simplemente la universidad se expresa con toda libertad y el Estado con toda libertad nos respeta.

¿Y su opinión sobre la Reforma Educativa?
Desde un principio yo expresé que la reforma comenzó con una nueva forma de contratación de los docentes, y dije que eso no era una reforma educativa, aunque entiendo que es una reforma al sistema educativo y esa parte la reconozco.
Los profesores universitarios todos los años somos evaluados por nuestros pares a través de los proyectos que presentamos y al ingresar nos sometemos a los propios sistemas que cada institución establece para el ingreso. De tal forma que yo no veo mal que los maestros sean evaluados pero esto no creo que sea una reforma educativa. Era el inicio de un proceso para una reforma educativa.
Hace poco se dieron los primeros pasos para una reforma educativa y se me antoja que  está bien. Tiene los ejes de un proceso educativo; conocer, saber, saber hacer, saber convivir y de cuidarse a sí mismo, los cuales, bien construidos, a lo largo del tiempo, pueden generar una forma de aprender diferente.
El gran reto de la reforma educativa es la formación del personal docente, para poder llevar a cabo estos procesos educativos. Si se logra, que bueno, porque esto es  por el bien de México, y con toda seguridad en el mediano plazo tendrá sus efectos.
Nosotros hemos estado apoyando con la formación de personal docente, tenemos varios programas en línea dispuestos y nuevas propuestas de cómo enseñar, en especial las matemáticas y la lectura que son los que recurrentemente son mal calificados por PISA de la OECD. A la larga si todo esto mejora, tendremos un mejor estudiante; yo creo que hay ver con buenos ojos todo lo que se haga por la educación, lo cual va a repercutir positivamente.
Ahora bien, en materia de educación superior es necesario aumentar la matrícula y eso sí debe ser parte de una reforma educativa. Apenas se tiene el 37 por ciento de cobertura en este nivel mientras que en media superior es del 75 por ciento, y en la medida que ésta crezca, más será la presión para la educación superior.  
Requerimos 250 mil lugares por año. No puede la educación superior encontrarse con presupuestos cada vez menores si la aspiración es tener una buena educación y dar cabida a estos jóvenes que estarán aspirando a ingresar a la licenciatura.

Este asunto de la cobertura en la UNAM tiene sus aspectos complejos.
Vamos a tener este año, el estimado total el 380 mil aspirantes a licenciatura para 30 mil lugares. ¿Qué tanto más podemos crecer? No mucho más. Ya no hay espacio. Nosotros tenemos que aspirar a crecer todo lo que podamos en licenciaturas, particularmente con nuevas ofertas educativas. Porque las que se nos saturan mucho son las carreras tradicionales cuando ya la demanda de estos egresados ya no es tan importante para el mercado nacional.
Hoy necesitamos estar creando y estimulando las vocaciones a las nuevas licenciaturas, las que va a necesitar el país.
Necesitamos crear nuevas licenciaturas y promocionar las que van a tener un mercado de trabajo seguro. Por ejemplo la licenciatura de Archivos y Gestión de archivos  que hoy en día es una necesidad. Es el caso de las energías, particularmente las energías renovables y petroleras. Las matemáticas indudablemente, con todo lo que son sistemas de cómputo. Aquí es donde podemos crecer hasta cierto límite.
El resto creo que le corresponde al Estado. Pero lo que no se puede hacer  es disminuir el presupuesto porque si no nos vamos a encontrar en un cuello de botella. Nuestra respuesta ha sido a través de las FES y ahora con las nuevas aperturas de las escuelas nacionales en cuatro o cinco estados de la República. E iremos haciendo lo que presupuestalmente nos permita crecer.

El prestigio habría que irrigarlo en más estados del país…
Eso nos da mucho gusto: que seamos la más prestigiada. A eso no hay que renunciar. Pero sí hay que aceptar que todas las universidades estatales han ido creciendo y mejorando sustancialmente. La UAS, la de Guanajuato, la UADY, la UAEM, Oaxaca, Morelos con todo y sus problemas. Creo que sí hemos visto crecer todo lo que es la academia, parte de esto por el crecimiento de las propias universidades y parte por política del Conacyt de crear centros de investigación dependientes de él que son polos de atracción académico y que permite, a su vez, vincularse en las universidades.

Sin soslayar la importancia del trabajo comprometido con  la sociedad  que realiza el grupo que Nuevo Curso de Desarrollo que encabeza  Rolando Cordera, ¿Cabe la posibilidad de que la UNAM haga un llamamiento a la recuperación moral del país?
Esto lo aprendemos de los foros. Nos hemos quejado muchas veces sobre la inseguridad, sobre la impunidad que existe. Y bien lo dice: esto ha llevado un proceso de deterioro moral. Con motivo de la Constitución lo señalamos repetidamente.
Aprovecharemos estos momentos. Nos distrajo mucho el problema Trump, hubo que reaccionar intensamente ante esto. Pero creo que ahora debemos ver qué es lo que el país debe hacer en este momento. En este año es el año de las propuestas, en el que la universidad debe alzar su voz en el sentido de qué curso debe volver a tomar el país, según nuestro parecer que será con la inteligencia colectiva de nuestros académicos.
Y a esto hay que levantar la voz. Somos la regeneradora del sentido social del país. De alguna manera lo hemos sido frecuentemente en las épocas de crisis universitarias. Lo fuimos en la época de Vasconcelos cuando estábamos hablando del nuevo tipo de educación. Caímos en una etapa de organización interna difícil en relación al papel de la educación social en la universidad. Luego vinieron los grandes recortes presupuestales que desembocaron en las crisis universitarias, la aparición de ley orgánica. Se nos vino el ‘68. Ahí una vez más una crisis universitaria cimbró la estructura del Estado y México no volvió a ser el mismo.
De alguna manera, la universidad contribuyó de manera muy significativa a la aparición del sistema democrático. Yo diría que la última crisis fue a finales de los 90’ con el tema de la gratuidad de la educación que fue aquella gran huelga que tal vez se desvirtuó posteriormente, pero que sí marcó una nueva pauta que es que la educación pública debe ser gratuita. O con una gratuidad muy alta.
En este sistema la universidad ha vuelto a tener un papel muy importante. ¿Cuál es el momento ahora? Hay un momento de deterioro, una crisis de los valores de la sociedad que habrá que enfrentar y en el momento que sea pertinente, la UNAM va a levantar su voz.

Jorge Medina Viedas

volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV