Menu
Ingresa al Conacyt la revista Investigación Administrativa del IPN

Ingresa al Conacyt la revista Inves…

La Revista semestral Inve...

Con prototipos ecológicos jóvenes del IPN aportan su talento en pro del medio ambiente

Con prototipos ecológicos jóvenes d…

Estudiantes de escuelas d...

IPN fomenta el cuidado de la salud en su comunidad

IPN fomenta el cuidado de la salud …

La salud se basa en cuatr...

Inauguran XXIV Congreso Internacional de Ergonomía- Semac en la UABC

Inauguran XXIV Congreso Internacion…

Por segunda ocasión la UA...

UAM y UNAM celebraron los 50 años de la revista Leonardo

UAM y UNAM celebraron los 50 años d…

Con un proyecto que magni...

Jalisco a medias en atención al ruido, aún no aprueba la ley en la materia: investigadora de la UdeG

Jalisco a medias en atención al rui…

A casi 50 años de que la ...

Imparten conferencia sobre industria y creatividad en la UdeC

Imparten conferencia sobre industri…

“La industria cultural y ...

Universidades canadienses presentan su oferta de posgrado en el IPN

Universidades canadienses presentan…

Estudiantes mexicanos que...

Imparten charlas sobre el internet de las cosas y seguridad digital en la UABC

Imparten charlas sobre el internet …

Las Jornadas de la Facult...

A quienes desean vernos postrados les respondemos con resultados: rector UABJO

A quienes desean vernos postrados l…

“A los denostadores que q...

Prev Next

Jaime Torres Bodet: Profeta de la educación nacional Destacado

México ha tenido notables visionarios de la educación nacional y entre ellos destaca —junto a Justo Sierra y José Vasconcelos— Jaime Torres Bodet. Su calidad humana, su cultura y su compromiso con los valores universales proyectaron su imagen como educador en el plano nacional y en el internacional.
En tanto redactor principal del texto del artículo tercero de 1945, contribuyó a colocar los cimientos conceptuales de la educación contemporánea de México. Él concibió una educación humanista, laica, democrática y nacionalista, valores que siguen siendo columna vertebral del texto educativo de la Constitución.
Sus empresas educativas influyeron dándole su forma definitiva al sistema educativo mexicano. Son memorables sus dos campañas de alfabetización, la creación del Instituto Federal de Capacitación del Magisterio, la fundación del Comité de Administración del Programa Federal de Construcciones Federales (CAPFCE), el lanzamiento del Plan de Once Años y la integración de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos.


Su tarea de funcionario público, sin embargo, no estuvo exenta de decepciones. Lamentó no haber sido más exigente con las escuelas normales, se quejó de la burocracia excesiva de la Secretaría de Educación Pública y advirtió claramente los aspectos nocivos de la influencia sindical sobre los supervisores que dejaban de ser eficaces correas de transmisión entre la autoridad y las escuelas para convertirse en figuras subordinadas al gremio.
El maestro, decía Torres Bodet es, en la escuela, un representante de la comunidad, un portador de la experiencia acumulada de la humanidad un constructor de puentes culturales entre el pasado y el futuro de la nación. “Un maestro genuino es un emisario viril de la libertad. Su instrumento es la luz del conocimiento, no la sombra de la opresión y de la mentira. Su actividad, empero, no puede ceñirse a la mera instrucción de los escolares”.  
Ilustrar no es redimir, agregaba, si a la ilustración no se añaden esos estímulos de carácter que hacen de la educación una fuerza conformadora de equidad y de justicia social. “En vuestra marcha —decía a los docentes—encontraréis múltiples errores, numerosos vicios, infinitas y hondas desesperanzas. Por momentos, ante la iniquidad manifiesta, una ola de ira, de santa ira, se agitará seguramente en vuestro pecho. Pensad entonces que la injusticia no se corrige con la injusticia, que la violencia no es el mejor remedio contra la violencia y que el arma más resistente para vencer las dificultades es la firmeza: el rigor del alma que no permite que la corrompan ni el conformismo pasivo ni la fugaz y colérica exaltación”.
Funcionario memorable,
insigne poeta, excelente narrador, fino diplomático, Torres Bodet conquistó una brillante distinción para México al ocupar entre 1948 y 1952 la dirección general de la organización de Naciones Unidas para la educación la ciencia y la cultura (UNESCO). Sus cuatro volúmenes de memorias continúan siendo el testimonio literario de una vida íntegra y ejemplar (10 Abril 2017).

Gilberto Guevara Niebla

Profesor del Colegio de Pedagogía de la UNAM; Consejero del INEE.

Modificado por última vez enJueves, 20 Abril 2017 01:39
volver arriba