Menu
Silla de ruedas del IPN brinda movimientos de ejercitación

Silla de ruedas del IPN brinda movi…

Estudiantes del Centro de...

Emprendedora del IPN conecta a artesanos mexicanos con el mundo

Emprendedora del IPN conecta a arte…

Brindar una oportunidad s...

La cultura es esencial en el desarrollo de todos los profesionistas: director del INAH en el IPN

La cultura es esencial en el desarr…

Es necesario que los prof...

Estudiar lo cotidiano y el sentido común propiciará el cambio social: académica francesa en la UAM

Estudiar lo cotidiano y el sentido …

El enfoque utilizado por ...

Participa el rector de la UAS en mesa redonda durante el Encuentro Universitario sobre derechos humanos

Participa el rector de la UAS en me…

En el Encuentro Universit...

Garantizar pago de salarios, principal compromiso en UABJO: Rector

Garantizar pago de salarios, princi…

En reunión de trabajo con...

Se realiza día de puertas abiertas a la inclusión, en la UdeC

Se realiza día de puertas abiertas …

Con el fin de promover la...

Presentarán teatro de improvisación en el Museo de la UABC

Presentarán teatro de improvisación…

Con la participación de l...

Comparten expertos retos y oportunidades de la internacionalización para las empresas en Cetys

Comparten expertos retos y oportuni…

Hoy en día las empresas q...

La UASLP inaugura Departamento Universitario de Inglés en la Facultad de Agronomía

La UASLP inaugura Departamento Univ…

En el marco del 45 aniver...

Prev Next

¡Huye!: El necesario comentario social Destacado

Durante el más reciente Festival de Sundance, se corrió el rumor como pólvora sobre la proyección secreta del más reciente proyecto de Jordan Peele. El comediante, y la mitad del dúo sensación Key & Peele, cuya serie en Comedy Central ha sido fuente de debate sobre la tensión racial en Estados Unidos, dio un giro hacia una crítica social más directa con su reciente proyecto.
¡Huye! (Get Out), escrita y dirigida por el propio Peele, cuenta la historia de una joven pareja interracial que se prepara para conocer a los padres de la novia. Él, un fotógrafo de color y ella una joven blanca de familia adinerada, tienen preparado por delante un fin de semana lleno de sorpresas.


Y es quizás la primera escena, un plano secuencia de un joven negro caminando perdido en un suburbio blanco, lo que asienta la atmósfera del resto de la película. Una conversación telefónica nos hace saber que el joven desconocido está lejos de casa y buscando a una dirección específica. Pero cuando un coche blanco parece seguirlo, decide regresar por donde vino. Sin percatarse, un hombre enmascarado desciende del vehículo y lo somete hasta desmayarlo y esconderlo en su cajuela. Se trata sin duda de una perturbadora advertencia sobre lo que viene.
Chris (Daniel Kaluuya) y Rose (Allison Williams) son, a todas luces, una gran pareja. A ella no parece importarle el hecho de tener una relación interracial, y aunque a él tampoco, sí tiene temor de lo que puedan pensar sus padres, a quienes conocerá por primera vez. Antes de partir, Chris encarga a Sid, su perro, a su mejor amigo Rod (LilRel Howery), un simpático agente de seguridad en los aeropuertos que tiene una gran relación con Rose también.
Camino a casa de los Armitage, se enfrascan en un accidente cuando un venado choca contra su vehículo. Aunque no salen heridos, es suficiente para llamar a una patrulla y reportar lo sucedido. Chris, quien no iba manejando, es cuestionado por el oficial, lo que provoca una actitud hostil en Rose ante el evidente racismo al que es sujeto.
Al arribar a casa de los padres de Rose, Chris es recibido con cierta efusividad. Dean (Bradley Whitford) y Missy (Catherine Keener) son torpes pero sinceros. Y aunque no tardan en señalar el color de Chris, no lo hacen por exhibirlo, sino intentando relacionarse con él y demostrar su abierta actitud. Sin embargo, Rose siente la acostumbrada vergüenza ante los padres que buscan hablar como jóvenes o, en este caso, como personas de otro color.
Pero las cosas comienzan a tornarse incómodas para Chris cuando nota que los dos sirvientes de la casa son también de raza negra. Pero más que nada, no parecen tener personalidad propia. Responden con forzadas sonrisas y respuestas serviles. Son la representación de uncle toms, esas figuras de inicios del cine de Hollywood en la que los actores de raza negra servían como parte del mobiliario de escena o alivio cómico.
Además, la llegada de Jeremy (Caleb Landry Jones), hermano de Rose, aumenta la alerta en Chris, quien siente algo fuera de lugar, aunque no esté seguro de lo que sea exactamente.
¡Huye! se presenta primero una sátira pero su impecable ejecución y temática lo que distingue, no sólo en su género, sino como crítica social. Si bien nos recuerda a Invasion of the Body Snatchers en la forma que se representan los antagonistas frente a Chris, todos extremadamente cuidadosos en su forma de expresarse, ocultando sus intenciones en plena vista, la tensión racial da sin duda un ingrediente extra.
Se trata de una película atmosférica, donde el director sabe perfectamente lo que quiere contar y cómo hacérselo saber al público. Pese a que hay momentos de típicos saltos del asiento, ¡Huye! recae más en lo que existe detrás de los Armitage y sus invitados.
En el plano actoral, Williams es sin duda una revelación. Quienes conoces su trabajo, saben que se presenta como una chica adinerada, blanca, privilegiada. Pero su papel como Rose es sorpresivo e inductivo.
Se trata del proyecto de un director distinto, con sustancia y capacidad. Peele, conocido por su sátira, nos sorprende con una película distinta, llena de tensión, sorpresas y ciertas lecciones.  

Redacción Campus

volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV