Menu
Recibe investigadora de la UABC el Premio Nacional al Mérito Ecológico 2017

Recibe investigadora de la UABC el …

Por su destacada trayecto...

TV-UASLP fue nominada por la FIAT por uso innovador de archivos en video

TV-UASLP fue nominada por la FIAT p…

La Universidad Autónoma d...

Recrea IPN eclipse de sol en el planetario

Recrea IPN eclipse de sol en el pla…

A partir de hoy y hasta e...

Comienza programa “Échale Neuronas”, en la UdeC

Comienza programa “Échale Neuronas”…

La Universidad de Colima,...

Inicia Nuevo Programa de Maestría en Educación en la UABC

Inicia Nuevo Programa de Maestría e…

Inicia programa de Maestr...

Comité de Voluntariado de Damas de la UASLP entrega becas a madres solteras

Comité de Voluntariado de Damas de …

El Comité de Voluntariado...

Grupo de investigación de física del IPN celebra 50 años

Grupo de investigación de física de…

Al conmemorar los 50 años...

Tienen alumos de la UdeC participación exitosa en China

Tienen alumos de la UdeC participac…

“La Universidad de Colima...

Incorpora UABJO perspectiva de género a planes y programas de estudio

Incorpora UABJO perspectiva de géne…

La Dirección de Equidad y...

Toma protesta Representación Estudiantil en la FCQI de la UABC

Toma protesta Representación Estudi…

Se llevó a cabo la ceremo...

Prev Next

Moralidad, pequeñas reformas y escuelas universitarias Destacado

El pasado 6 de mayo, según nota publicada en el periódico virtual Sucedió en Oaxaca, la coordinadora nacional del “Programa de escuelas universitarias” del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Raquel Sosa, inauguró en el municipio oaxaqueño de Zaachila “seis nuevas universidades financiadas por Morena”. Estas escuelas (en realidad, no son universidades, pues se concentran exclusivamente en la docencia técnica y profesional), se suman a otras nueve ya existentes en otras regiones del país.
La nota actualiza la situación del proyecto de escuelas financiadas por los servidores públicos afiliados a ese partido, un ambicioso proyecto anunciado por la propia Dra. Sosa en febrero de 2016. Hoy, según el discurso pronunciado en Zaachila durante el acto inaugural de 6 escuelas universitarias en los municipios oaxaqueños de Huahutla de Jiménez, Villa de Tututepec de Melchor Ocampo, Ciudad Ixtepec, Jalapa del Marqués, Jalapa de Díez, y en el mismo Zaachila, Morena sostiene cinco escuelas en otras tantas delegaciones de la Ciudad de México (Tláhuac, Cuauhtémoc, Tlalpan, Azcapotzalco y Xochimilco), y otras 4 en entidades como Tabasco (Comacalco), Campeche (Calkini), Yucatán (Valladolid), y el Estado de México (Texcoco).


El perfil de estas escuelas está orientado hacia la “interculturalidad y sustentabilidad de las carreras que ofrecen”. Y las carreras mismas son variadas: ingeniería, derecho, “medicina integral y salud comunitaria”, contabilidad y administración pública, y educación normalista, para el caso de las escuelas situadas en la CdMx. Para el caso de comunidades no urbanas de Oaxaca, Tabasco, Campeche o Yucatán, hay una “escuela superior”, una de “agricultura y agronomía”, y otra “normal intercultural bilingüe”.   
La oferta del morenismo se basa en las propuestas generales que Andrés Manuel López Obrador ha planteado desde finales de 2015, y forman parte de sus estrategias de penetración y organización en el campo educativo. Ya sabemos que anunció recientemente que, de triunfar en las elecciones presidenciales del año próximo, desmontará  la reforma educativa del actual gobierno.  Y en educación superior plantea que su modelo descansará en la experiencia de las 15 escuelas que desde el año pasado comenzó a inaugurar en distintas localidades del país.
Hasta donde es conocido, se trata de una oferta privada de pequeñas escuelas técnicas y profesionales, que no tienen costo para sus estudiantes ni tampoco restricciones en el acceso. Un grupo de funcionarios locales afines al morenismo donan parte de sus salarios como servidores públicos para financiar el sostenimiento de esas escuelas que, según ha dicho la coordinadora del programa, ya cuentan, en su mayoría, con el  RVOE. En cambio, no se sabe muy bien cómo funciona la organización de las escuelas, cuál es su estatuto jurídico,  infraestructura y condiciones físicas,  quienes son sus directivos, profesores y estudiantes, cómo se relacionan con las autoridades educativas locales o federales, ni cuáles son los criterios con los que se decide su oferta de carreras. Tampoco la Dra. Sosa ni el líder de su partido han explicado públicamente que posición tienen frente al que fue su proyecto educativo más ambicioso en la educación superior cuando era jefe de Gobierno en el DF (la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, la UACM), que desde hace tiempo padece de problemas financieros y de abandono político por parte del lopezobradorismo.
De hecho, en su más reciente libro 2018. La salida (Planeta, 2017), AMLO no menciona ni una sola vez ni la experiencia de la UACM ni el proyecto de las escuelas universitarias que desde el año pasado comenzó a fundar su partido. Se entiende que, siendo un texto de promoción política, el tono general del libro sea un llamado a votar por AM-
LO promovido por el propio AMLO y, como tal, el lenguaje del líder expriista y experredista se centra en la dramatización política y en la simplificación de diagnósticos, argumentos y propuestas en prácticamente todos los temas de la agenda pública, incluido el de la educación superior.
Para su autor, el principal problema que enfrenta este nivel es “el abandono de los jóvenes”. Para abordarlo, AMLO propone que “por humanismo, justicia y seguridad, es urgente incorporar a los jóvenes al trabajo y al estudio” (p.230). ¿Su propuesta?: el  programa “Jóvenes construyendo el futuro”. Citando la experiencia del presidente Roosevelt durante la Gran Depresión, AMLO afirma que “se iría casa por casa inscribiendo
a los jóvenes, incorporándolos al trabajo y al estudio”, y toda la educación que imparta el Estado “será gratuita en todos los niveles”, incluyendo el superior. ”No habrá rechazados, habrá cien por ciento de inscripción y se suspenderán las exámenes de admisión que no sirven para evaluar los conocimientos y capacidades sino para excluir de los centros universitarios a la gran mayoría de los aspirantes, normalizar la insuficiente inversión pública y justificar así la privatización de la enseñanza superior” (p. 231).  Más adelante, señala que el modelo “neoliberal o neoporfirista” ha producido en la educación media y superior un “enorme déficit de pupitres, aulas, planteles y universidades” (p.243). Lucro, estrategia perversa, corrupción y abandono deliberado son las causas morales de esa situación social.
Como se sabe, la retórica lopezobradorista no suele detenerse en los detalles, sino que lo suyo es la arenga, la denuncia y el ofrecimiento de un nuevo proyecto político y social. Con frecuencia cita en sus exposiciones las palabras del general revolucionario michoacano Francisco J. Múgica de que la prosperidad que propone será el resultado “de la simple moralidad y de algunas pequeñas reformas”. Sin embargo, la omisión de la experiencia de la UACM y la puesta en marcha de las 15 escuelas universitarias patrocinadas por Morena, aguardan una explicación puntual sobre lo que esta fuerza política y su caudillo y líder están pensando sobre una política nacional de educación superior que sea sustancialmente distinta a la que hemos observado en los últimos cinco sexenios.

Adrián Acosta Silva
Investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas de la Universidad de Guadalajara.

Modificado por última vez enJueves, 18 Mayo 2017 01:32
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV