Menu
El Verano de las Ciencias de la UASLP busca acercar a los alumnos a la investigación

El Verano de las Ciencias de la UAS…

El Verano de las Ciencias...

Prev Next

Política y universidad Destacado

Desde cierta perspectiva, la actual situación política nacional puede tener uno de sus
correlatos en algunas de las principales universidades del país.
Si fueran otros tiempos, por ejemplo, los que se vivieron en  los prolegómenos de la transición democrática, nadie se extrañaría ver a las universidades vibrar con la política, con un proceso electoral trascendente.
Se veía entonces el ir y venir de los políticos por los campus, mayormente los de la izquierda, buscando engrosar su militancia con trabajadores, profesores y estudiantes; o siendo estos  (líderes sindicales, ex líderes del 68, para ser precisos) quienes se encargaron de organizar ahí, en sus campus, las bases de aquellas fuerzas emergentes.
Las desviaciones y los excesos que hubo en este trajinar apenas fueron vistos y señalados por mentes lúcidas como la de Octavio Paz, pero como eran tiempos de partido único,  lo políticamente correcto era dejar que fluyeran, ignorarlas.
Y así, en la vorágine de la construcción de la democracia, por la constancia de los más testarudos y la indiferencia de muchos, nos fuimos  acostumbrando a las malas prácticas de la política, a la desobediencia de las reglas del Estado de Derecho, particularmente de una izquierda que desde sus orígenes, creció con la creencia de que “agredir, descalificar e intimidar” a los contrarios es lo normal —verbos que Sartori utilizó para denunciar a los más intolerantes de sus rebaños.
Para muchos de ellos, invocar la ley era invocar una “ley burguesa”, por lo tanto objeto de desacato sin pena alguna. El gobierno, con cinismo y audacia, desatendía o actuaba vergonzantemente contra  esas conductas, para compensar (desproporcionadamente) sus propias prácticas ilegales.
La derecha, más pragmática y moralista, con ciertos momentos  de resistencia interna, se acogió a las no reglas, a los acuerdos de coyuntura y se enganchó en la secrecía de los acuerdos en lo oscuro.
Inevitablemente, la germinal  democracia se debilitó por sus deformaciones. Como ocurre en otros sitios: porque los actores políticos de todo signo que pactaron la democracia en el contexto de una sociedad movilizada, provista de un resentimiento acumulado contra el viejo sistema, han tenido una serie de  coincidencias acerca de esta democracia que construyeron: la idea de que el poder no es para servir sino para servirse de él, de que en la lucha por el poder, sea éste el de una alcaldía o el de la presidencia de la República, es válido utilizar todos los instrumentos a la mano, sean o no legales; o que la justicia, entendida en su sentido amplio, es otro medio para favorecer a unos cuantos.
El caso es que la democracia no ha servido para equilibrar la sociedad: ocurrió lo contrario,  “los derechos son mayores para algunos y menores para otros”.
Hoy, una sociedad  que ha sido testigo de que la derecha y la izquierda en el poder justificaban sus pecados en los pecados cometidos por quien gobernó por décadas el país o algunos estados de la República,  no puede cegarse por el iluminismo de quien patenta un discurso ideológico propio de una tiranía.  
Ciertamente, no nos había tocado vivir una época que combinara la violencia criminal con un sistema político demolido en sus principios básicos, con actores huérfanos de ideas y de prácticas democráticas.
Sicarios del narcotráfico asesinan y secuestran a periodistas, y la impunidad se eleva como la falencia más grave de la procuración de justicia.
El simple ejercicio del periodismo es cuestionado y amenazado por el político que todo lo critica, que a la vez pretende desconectar a los ciudadanos de  las formas más elementales del juego democrático.
Y ante ello, resulta absurdo el silencio de los críticos, ahora obedientes, mentalmente convencidos de que es mejor hablar de los males del sistema, porque es lo que apura la llegada de alguien, de un Mesías,  que los alivie de sus frustraciones.

Contra el lenguaje destructivo
Ya corrió mucha agua bajo el puente. Son otras las circunstancias.  Se supone que vivimos en un régimen democrático (hoy, sin demócratas, dicen algunos); el mundo es otro;  las universidades son más numerosas y protagónicas, pero hay patrones de comportamiento en sus comunidades que no son muy diferentes a las de épocas anteriores. La tentación de utilizarlas como ariete político, partidizarlas o subordinarlas a los intereses de grupos externos, en estos tiempos de intensidad política, vuelve  a los campus como una enfermedad crónico degenerativa.   
Y ahí están todavía, en sus claustros, varios de los que vivieron este proceso, detenidos en el tiempo ideológico del pasado, preservan y exaltan el discurso y las viejas prácticas que legitimaron el lenguaje destructivo que hoy reina en la política.  
En su lógica, las universidades deben seguir atadas a esa fuerza movilizadora que es la ideología del odio y el resentimiento, en la que su subyace el desprecio por la legalidad.


Jornadas SEP

Nuño y el TecNM
Convencido y orgulloso de que los estudiantes del Tecnológico Nacional de México (TecNM) son palanca del cambio y motor de la transformación en México, el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, se encontró con los  líderes de los 580 mil estudiantes que forman la comunidad  educativa más grande del país.
En el patio de la Secretaría de Educación Pública, el Secretario Nuño Mayer anunció que los estudiantes del  TecNM coadyuvarán a abatir hasta  en un 4 por ciento el analfabetismo del país, con lo cual se alcanzará la bandera blanca en este rubro, de acuerdo a criterios de la UNESCO. Con  ese propósito, la SEP firmará  un convenio con el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos, (INEA).

La evaluación magisterial no se detiene
El pasado fin de semana del 27 y 28 de mayo, continuó la evaluación de diversos procesos del Servicio Profesional Docente en los estados de Chiapas, Michoacán y Oaxaca.
Del estado de Chiapas participaron  hasta ahora mil 91 sustentantes; de Michoacán, 653; y en Oaxaca, mil 124, lo que hace un total de 2 mil 868 docentes.
Con esa base, el titular de la SEP, Aurelio Nuño Mayer, destacó que evaluaciones magisteriales avanzan ya en todo el país —incluidos Oaxaca, Chiapas y Michoacán—, y señaló que es falso que docentes que las presenten tengan riesgo de perder su empleo, porque el proceso no es en su contra.


Sucesión en la UAM
El momento de la sucesión del rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana, Salvador Vega y León, ha llegado a su etapa decisiva. En unas horas, La Junta Directiva deberá publicar la convocatoria para que se registren quienes aspiran al cargo. Sobre cada uno de ellos, la Junta Directiva llevará a cabo la consulta entre la comunidad y después de ello tomará la decisión.
En este proceso es seguro que se registrarán varios universitarios, entre ellos destacadas académicas, así como funcionarios con trayectorias importantes y de reconocida solvencia política y académica.
No debería ocurrir entre universitarios —pero siempre ocurre—  que en estos procesos se propaguen campañas sucias contra los que han manifestado su intención de competir por la rectoría general; estas campañas cuales lesionan a la institución y lo peor es que todos saben de quienes son las manos que mecen las cunas de dichas maquinaciones poco dignas de los universitarios.
Hay que esperar que se imponga la cordura y la madurez. O la impongan. 

Jorge Medina Viedas

volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV