Menu
Realizan foro sobre mecanismos de seguimiento a egresados en la UdeC

Realizan foro sobre mecanismos de s…

La Dirección General de V...

Dan bienvenida a alumnos del programa de Educación Sustentable para Adultos Mayores de la UABC

Dan bienvenida a alumnos del progra…

El doctor Héctor Jaime Ma...

Microalgas, útiles para resolver necesidades ambientales y de alimentación: Académica de la UAM

Microalgas, útiles para resolver ne…

México registra más de 10...

Literatura de Rulfo, más vigente que nunca ante la violencia que azota al país: Juan Villoro en la UdeG

Literatura de Rulfo, más vigente qu…

“Me has dado la Biblia”, ...

Buscan científicos de la UdeC incrementar seguridad en playas de Manzanillo

Buscan científicos de la UdeC incre…

La Universidad de Colima ...

Cumple 40 años la Facultad de Ciencias de la UABC

Cumple 40 años la Facultad de Cienc…

La Vicerrectora del Campu...

Mitos y falsedades en torno al aborto impiden su aprobación en todo el país: coloquio en la  UAM

Mitos y falsedades en torno al abor…

Más de 47 mil mujeres en ...

Comunidad universitaria de la UdeG se manifiesta en contra de los feminicidios en el país

Comunidad universitaria de la UdeG …

Más de 150 integrantes de...

Transgénico, el 90 por ciento del maíz de las tortillas en méxico: académica de la UNAM

Transgénico, el 90 por ciento del m…

El 90.4 por ciento de las...

Concientizar, clave para temprana identificación y atención del Alzheimer: Especialista de la UASLP

Concientizar, clave para temprana i…

En el marco del mes mundi...

Prev Next

Abren camino a la educación a distancia Destacado

La educación superior a distancia gana terreno y le abren camino para ser reconocida como una modalidad que puede ofrecer calidad a miles de estudiantes que no tienen acceso a la enseñanza profesional tradicional.
Una alternativa frente al reto de la cobertura.
Una opción que ha batallado varios años para posicionarse en las preferencias de los jóvenes y en la visión del sector productivo, quienes tienden a contratar a egresados que estudiaron de manera escolarizada.


Aunque ya lleva varios años en el camino y varias instituciones de educación superior le han apostado para incrementar la cobertura, aún no se ha estabilizado académicamente lo suficiente como para representar un porcentaje significativo de la matrícula actual de educación superior.
Su crecimiento exponencial, comentan los rectores y especialistas, debe ser mucho más dinámico y más sólido para permitir que las nuevas generaciones basen su formación integral en la educación superior a distancia y ello contribuya a la equidad y la inclusión.
Del Periodo Escolar 2006-2007 al 2014-2015 la matrícula de educación superior a distancia aumentó 286 por ciento, al pasar de 180 mil 591 alumnos a 517 mil 588 alumnos en programas de Técnico Superior Universitario, Licenciatura y
Posgrado.
Bajo este escenario, la matrícula de educación superior a distancia  incrementó del 6.3 por ciento en 1998 al 11.8 por ciento en 2014.
Frente a este crecimiento, argumentan las instituciones de educación superior, es fundamental establecer normas específicas que regulen esta modalidad.
Porque las normas de la educación convencional no pueden ya aplicarse a la enseñanza abierta y a distancia. Y más, cuando no hay regulación ni orden, y existe una expansión acelerada en todo el país.
Por eso, la conformación  del Programa Indicativo para el Desarrollo de la Educación Superior a Distancia 2014 (PIDESAD), aprobado ya incluso por la propia Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), es un primer paso para reconocer de manera oficial a los programas de educación superior por internet.
Sobre esas directrices, afirman los encargados de las instituciones, debe trabajarse hasta que la educación superior a distancia garantice los estándares de calidad a sus exponenciales miles de usuarios.

El inicio y las bases
Para la elaboración del Programa Indicativo para el Desarrollo de la Educación Superior a Distancia 2014 (PIDESAD),  se convocó a universidades públicas y privadas, principalmente afiliadas a la ANUIES, para realizar un diagnóstico situacional de cómo se encuentra la educación superior a distancia.
Leticia Flores Alfaro, Coordinadora General de Universidad Virtual de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), explica que se trabaja en seis ejes: Modelo educativo, Tecnologías de información y comunicación, Calidad, Cobertura, Normativa y Colaboración.
Bajo ese esquema, dice que en principio se debe reconocer que, en asuntos como las tecnologías de la información y de la comunicación, accesibilidad del internet y las plataformas, existe un desequilibrio en el país.
“Vemos una situación totalmente diferente del centro hacia el norte y otra del centro al sur, hablamos de desigualdades que tienden a replicarse”, apunta.
Por eso el objetivo es que el PIDESAD sea a nivel nacional un referente para que la educación a distancia incremente la cobertura con equidad, pertinencia y responsabilidad social y mejorar la calidad del mismo.
“Se busca crear una Red de colaboración entre las instituciones para compartir recursos educativos, unidades temáticas, plataformas y asesores pedagógicos.
“Que con este documento, se sientan las bases y lineamientos de programas de educación superior a distancia para gestionar e impulsar recursos que se destinen a la operatividad de esta modalidad”, detalla.
Porque al interior de las instituciones de educación superior ha faltado una estrategia que permita explotar todo el potencial de esta modalidad y logre insertarse como una opción demandada entre los egresados del bachillerato.
En ese sentido, Heriberto Grijalva Monteverde, rector de la Universidad de Sonora (Unison), reconoce que uno de los pendientes a nivel nacional, e incluso de su gestión fue la falta de demanda por la educación superior a distancia.
“No pudimos desarrollar una masa, o un conjunto de estudiantes que demandaran esa opción para obtener su licenciatura, eso creo que es un fenómeno que no hemos podido confrontar de manera eficaz”, argumenta.

En busca de calidad
Otro de los pendientes que enfrenta la educación superior a distancia es la falta de mecanismos necesarios para validar su calidad.
Esto, porque los instrumentos y procesos de evaluación y acreditación de la educación superior a distancia que existen actualmente son sólo resultado de acuerdos entre las universidades, los organismos educativos y el gobierno federal
Sin embargo, no corresponden a una política educativa ni a una legislación, lo que explica en alguna medida su falta de desarrollo y su consolidación.
Por eso, plantea el PIDESAD,  “se tienen que establecer normas, políticas e indicadores claros que aseguren que quienes realicen la evaluación reúnan las competencias óptimas, independientemente de la institución a la que evaluarán, de los programas a evaluar y de los profesionales que lo desarrollan”.
Y una forma de establecer normas para los programas a distancia, propone este programa,  es a través de los Reconocimientos de Validez Oficial de Estudios que emite la SEP a los programas de las instituciones particulares para acreditarlos y eventualmente reconocerlos ante las autoridades educativas.
Un reconocimiento, dice el rector de la Universidad Benito Juárez Autónoma de Oaxaca (UABJO), Eduardo Bautista Martínez, que debe empezar por las propias instituciones de educación superior y en el peso específico que éstas le dan.
“Por eso la UABJO apuesta por la educación a distancia como una oportunidad para ampliar su matrícula y llevar sus programas de enseñanza a más lugares de la entidad, donde los estudiantes tienen dificultad para trasladarse al campus”, comenta.
Y es que, asegura, “el conocimiento no se aprende necesariamente en espacios cerrados o de manera convencional, sino a partir de la disciplina, la actitud y el empeño de cada uno de los estudiantes”.
Los esfuerzos para impulsar esta modalidad han descansado mucho en estos últimos años en la iniciativa de diversas universidades, pero también es resultado del impulso otorgado desde instancias de coordinación y promoción instrumentadas como el Espacio Común de Educación Superior a Distancia (Ecoesad), el SINED y la Universidad Abierta y a Distancia de México UnADM, creada por la SEP, a partir de la instrumentación del Programa de Educación Superior Abierta y a Distancia.
Para José Gerardo Tinoco Ruiz, rector de la Universidad Abierta y a Distancia de México, esta modalidad debe ofrecer educación de calidad, con las características de flexibilidad y pertinencia, y más, a quienes habitan en diversas ciudades del territorio nacional e internacional con poco acceso a este nivel educativo.
“Es importante la ampliación de cobertura e innovación permanentes, para formar profesionales de más alto nivel y en diversas áreas del conocimiento, éticos y emprendedores, con un sólido compromiso con la sociedad en su comunidad”, apunta.
Por eso, comenta, es fundamental que la UnADM y la educación superior a distancia en su conjunto sea una real alternativa para los que concluyeron sus estudios en media superior, a la vez de posicionar la atractiva oferta de Posgrado y sobre todo, potenciar la actividad en el área de investigación.
Sin embargo, como lo advierte el PIDESAD, a pesar de la presencia y la historia de la educación superior a distancia, sigue manifestándose una “resistencia al cambio”, lo que sigue siendo uno de los principales retos para las instituciones de educación superior.


Fortalecer la modalidad
La evaluación de la educación superior a distancia forma parte de una estrategia nacional para fortalecer esta modalidad denominada “Proyecto de Fortalecimiento del Sistema Nacional de Educación Abierta y a Distancia”.
Se trata de contribuir a incrementar la cobertura nacional con calidad, pertinencia y equidad, a través de la formulación del Programa Indicativo para el Desarrollo de la Educación Superior a Distancia en México (PIDESAD) y del fortalecimiento del SINED.
En ese sentido, el PIDESAD 2024 es un esfuerzo de las instituciones públicas y privadas de educación superior, dentro de las que destacan la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad de Guadalajara (UdeG), la Universidad Autónoma del Estado de Méxicio (UAEM), la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y la Universidad Iberoamericana (UIA), entre otras, además de la Universidad Abierta y a Distancia de México (UnADM).
En principio, el PIDESAD establece la situación actual de la Educación a Distancia en México y propone los objetivos, estrategias, acciones y metas que se requieren para el desarrollo de esta modalidad.
Un programa que la ANUIES y el SINED han puesto a la consideración de las instituciones y organizaciones de educación superior, y en especial a la Subsecretaría de Educación Superior.
Esto, con el propósito de que sea asumido como el documento referente que fundamente las políticas para el desarrollo de la educación superior a distancia, como una modalidad estratégica del Gobierno de la República y de las instituciones de educación superior.
Además, se busca lograr la inclusión social a este nivel educativo con equidad y calidad.
Asimismo, señalan las estimaciones del propio PIDESAD, el nuevo SINED, con la próxima reforma de sus estatutos, con instrumentos de
planeación formulados de manera colegiada y fortalecido tecnológicamente, tendrá la legitimidad y las capacidades suficientes para ser un actor imprescindible en el nuevo esquema de la educación superior a distancia y un apoyo para las instituciones y organizaciones de educación superior que impulsan esta modalidad.
Para la formulación del PIDESAD 2024, el SINED realizó tres talleres con la participación de especialistas de las instituciones más importantes de educación superior que ofrecen programas educativos en la modalidad a distancia y de expertos en el tema de educación superior a distancia.
De esta forma, se identificaron las problemáticas más importantes de los programas educativos en esta modalidad, construyeron un diagnóstico en colaboración con 113 instituciones de educación Superior y establecieron objetivos y jerarquizaron las acciones a realizar.


Un esfuerzo extendido

 La Universidad Abierta y a Distancia de México, UnADM cuenta con una oferta académica que incluye 22 programas académicos de Licenciatura y 19 de Técnico Superior Universitario, TSU y 6 Posgrados.
Los más recientes de Licenciatura y TSU se incluyeron en la Convocatoria 2016-I y son tres: Derecho, Administración y Gestión Pública y Enseñanza de las Matemáticas y a partir de la Convocatoria 2016-II, se incluyeron dos más: Licenciatura en Seguridad Alimentaria y Licenciatura y Técnico Superior Universitario en Ingeniería en Gestión Industrial.
En cuanto los Posgrados, para el ciclo 2016-II, la oferta incluirá 4 más a los 2 existentes: Doctorado en Sistemas de Ambientes Educativos; Maestrías en Enseñanza de las Matemáticas y la Física y en Ingeniería para la Innovación y Competitividad a la Industria y la Especialidad en Cultura Digital.
La UnADM cuenta con una matrícula de 103 mil 661 estudiantes, lo que equivale al 2.7 por ciento de la cobertura en educación superior en el país.

Carlos Reyes

Modificado por última vez enMiércoles, 31 Mayo 2017 03:14
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV