Menu
Convoca Rector de UABC a consolidar la democracia en México

Convoca Rector de UABC a consolidar…

El Rector de la Universid...

Inaugura UABC e XXVI Concurso Internacional Ensenada Tierra del Vino

Inaugura UABC e XXVI Concurso Inter…

La Universidad Autónoma d...

Conmemoró la UABJOel bicentenario del natalicio de Carlos Marx

Conmemoró la UABJOel bicentenario d…

“El Capital está de regre...

Rector de la UAS pone en marcha Segundo Foro Regional sobre Derechos Políticos

Rector de la UAS pone en marcha Seg…

Se desarrolla en la Unive...

Disfrutaron 170 mil asistentes el mundo de la tecnología en Papirolas 2018

Disfrutaron 170 mil asistentes el m…

“Get lucky” de Daft Punk,...

Ciencias Forenses, una de las carreras con mayor demanda en CUTonalá de la UdeG

Ciencias Forenses, una de las carre…

El primer obstáculo de es...

Participa Eduardo Peñalosa Castro en el IV Encuentro de rectores de Universia

Participa Eduardo Peñalosa Castro e…

El doctor Eduardo Peñalos...

En todo el mundo estamos frente a una clase política despreciable: Michelangelo Bovero en la UNAM

En todo el mundo estamos frente a u…

Nosotros, en todo el mund...

Ceniza, afectación mayor durante erupción explosiva: Nick Varley en la UdeC

Ceniza, afectación mayor durante er…

Como parte del Taller de ...

Otorgará IPN nueva beca a estudiantes para impulsar el deporte

Otorgará IPN nueva beca a estudiant…

Para motivar a los estudi...

Prev Next

La educación en los estados Destacado

El sistema educativo se desarrolló desde 1921 a través de un modelo institucional centralizado cuyo corazón y motor principal fue la SEP.  
El sistema creció espectacularmente a partir de 1960 y, espontáneamente, se configuraron tres redes escolares: la red federal, la red estatal y la red privada. La más extensa fue la red federal.


La orientación pedagógica de la educación, los planes de estudio, la formación de maestros, las relaciones laborales, los libros de texto y demás materiales, todas estas áreas eran decididas desde el centro del sistema, por la SEP u otras agencias federales.
El centralismo y el gigantismo del sistema escolar alcanzaron su punto extremo en los años ochenta y en 1992 el gobierno decidió la descentralización educativa (Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica).
La descentralización determinó la transferencia de la operación de todas las escuelas federales hacia los estados. Esa transferencia significó la canalización de recursos financieros, la facultad de los estados para contratar maestros, para nombrar directores y supervisores, para construir escuelas, para reparar la ya existentes, etc.
Pronto se comenzaron a percibir una serie de efectos indeseados de este gran movimiento:
• Con algunas excepciones, los gobiernos estatales no asumieron plenamente su responsabilidad moral y política con la educación: no desarrollaron proyectos educativos propios, no capacitaron recursos humanos y la calidad educativa en las escuelas recibidas, en la mayor parte de las entidades, se estancó o declinó.  
• Las secciones sindicales estatales adquirieron una fuerza política sin precedentes y no pocos gobiernos estatales hicieron pactos políticos con los líderes sindicales locales.
• Se instituyó la doble negociación, es decir, una negociación sindicato-autoridad a nivel local en paralelo con la negociación nacional.
• El nuevo flujo de dinero educativo se convirtió en botín codiciado de gobernadores corruptos (como lo documenta desde hace años, anualmente, la Auditoría Superior de la Federación).
• Los estados fueron incapaces de integrar los subsistemas federal y estatal y hasta la fecha los mantiene administrativamente separados.
• La corrupción socavó gravemente la gestión educativa estatal.  
En la base de esta descomposición de los subsistemas educativo estatales se encuentra la alianza política de los gobiernos con el sindicato. Los gobernadores han pactado con el gremio, no con el afán de mejorar la educación, sino con el propósito de tener a su lado una fuerza de masas con peso decisivo en las elecciones; por su parte, los líderes sindicales quieren aumentar su poder gremial y medrar con el dinero educativo.
Al amparo de la soberanía de los estados, la educación ha sufrido un abandono sin paralelo. No hay ningún sistema efectivo de rendición de cuentas: ni los gobernadores, ni los secretarios de educación, ni los altos funcionarios del sector están obligados a explicar y justificar sus acciones en materia educativa. No existe en los estados ninguna entidad con poder para fiscalizar la conducta de los gobiernos en materia educativa. Tampoco hay transparencia en el uso de los recursos financieros de la educación y, dada la ausencia de controles, frecuentemente funcionarios corruptos malversan esos recursos.
Estas consideraciones conducen a una conclusión ineludible: urge una reingeniería institucional. Es necesario que en cada estado se creen instituciones con poder propio capaces de actuar como contrapesos ante las autoridades educativas. Sólo medidas enérgicas pueden contribuir a detener la degradación que se observa en el sistema educativo nacional.

Gilberto Guevara Niebla
Profesor del Colegio de Pedagohttp://campusmilenio.mx/administrator/index.php?option=com_k2&view=item#gía de la UNAM; Consejero del INEE.

volver arriba