Menu
Alertan sobre adicción a los dispositivos móviles en la UdeG

Alertan sobre adicción a los dispos…

Toda persona que tenga un...

La imagen estenopeica, otra forma de contar historias en la UAM

La imagen estenopeica, otra forma d…

Ruinas, construcciones, á...

Regeneran huesos de columna con cáscara de crustáceo y un mineral en la UdeG

Regeneran huesos de columna con cás…

La cáscara del crustáceo ...

Obtiene IPN reconocimiento en congreso internacional de enfermedades crónico degenerativas

Obtiene IPN reconocimiento en congr…

Por la calidad y aportaci...

El grupo estudiantil Entre Letras de la UASLP busca la unificación de los lectores potosinos

El grupo estudiantil Entre Letras d…

El primer contacto que se...

En México, el 40 por ciento de la población sufre de insomnio: titular de Clínica del sueño de Guadalajara

En México, el 40 por ciento de la p…

El insomnio, la apnea del...

Entrega la UAS apoyos a estudiantes de Verano Nacional e Internacional de la Investigación Científica

Entrega la UAS apoyos a estudiantes…

Un monto de 5 millones 62...

Reconocen apoyo de la UJAT a la campaña de donación de sangre

Reconocen apoyo de la UJAT a la cam…

Tres divisiones académica...

Viviendas colaborativas, concepto habitacional poco viable en méxico: experto de la UNAM

Viviendas colaborativas, concepto h…

En países de Latinoaméric...

Realizan prácticas profesionales en Colombia y Ciudad de México mediante programa de la UABC

Realizan prácticas profesionales en…

Denise Esther Molina Arce...

Prev Next

Producen en la UNAM biocombustibles gaseosos a partir de residuos de la industria vitivinícola Destacado

En Querétaro, donde se ubica el campus Juriquilla de la UNAM, la industria vitivinícola crece a un ritmo de 15 a 20 por ciento anual. Al hacer los vinos se generan aguas residuales ricas en vinazas, que expertos del Instituto de Ingeniería (II) aprovechan para producir biocombustibles gaseosos.
Las vinazas son un subproducto líquido de la destilación del mosto o zumo de uva durante el proceso vitivinícola. Contienen piel, semillas y residuos del jugo de la fruta y son ricas en materia orgánica y nutrientes como nitrógeno, azufre y fósforo; también tienen potasio y alcoholes.


A partir de éstas, en el Laboratorio de Investigación en Procesos Avanzados de Tratamientos de Agua (LIPATA), dependiente del II, Germán Buitrón Méndez y su equipo obtienen hidrógeno y metano, útiles para producir energías sustentables a partir de gases.
Así, al tiempo que limpian las aguas residuales aprovechan algunos de sus componentes para generar un producto con valor agregado, explicó Buitrón Méndez, coordinador del LIPATA y miembro del nivel tres del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).
“Buscamos todos los lodos (subproductos del tratamiento de aguas residuales) posibles y la obtención de metano, y luego, en vez de quemarlo, pretendemos introducirlo a un motogenerador para tener calor y electricidad que sea utilizada para operar una planta, y si sobra, venderla”, explicó.
Esta investigación forma parte del Centro Mexicano de Innovación en Energía (CEMIE-Bio), un proyecto del Fondo de Sustentabilidad Energética de la Secretaría de Energía (Sener) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), encaminado a impulsar la generación y uso de energías limpias.
“Trabajamos en el clúster de biocombustibles gaseosos. Buscamos transformar los residuos a metano e hidrógeno, reducir la contaminación y aprovechar el recurso como materia prima para generar energía”, remarcó.
Vinazas como sustrato
Buitrón Méndez comentó que obtienen las vinazas y en dos etapas las transforman, en laboratorio, en biocombustibles gaseosos.
Pero las bioenergías por sí solas no cambiarán el consumo de combustibles fósiles, porque es poco lo que pueden aportar, aclaró. El valor agregado está en el tratamiento de los residuos, con la obtención de biogás, biocombustibles e hidrógeno que pueden ser utilizados para otros fines.
Por ejemplo, el hidrógeno se puede emplear para producir electricidad en celdas de combustible, y para mejorar la calidad del biogás y transformarlo en biometano, que es semejante al gas natural.
“Damos valor agregado a los residuos en cada etapa. Usamos el hidrógeno para producir electricidad, para mejorar el biogás y transformarlo a gas natural, o podemos utilizar el metano para producir electricidad. Queremos que los residuos de las plantas de tratamiento de aguas también se aprovechen”, remarcó.
El agua residual, más que un desperdicio, se convierte en este proyecto en materia prima. “Eso es lo que queremos, acercarnos a los productores agrícolas y que se aproveche como electricidad en las mismas agroindustrias”, concluyó.
En el LIPATA ensayan estos procesos a nivel experimental, en pequeños reactores que están próximos a escalarse a planta piloto.

Redacción Campus

volver arriba