Menu
Ingresa al Conacyt la revista Investigación Administrativa del IPN

Ingresa al Conacyt la revista Inves…

La Revista semestral Inve...

Con prototipos ecológicos jóvenes del IPN aportan su talento en pro del medio ambiente

Con prototipos ecológicos jóvenes d…

Estudiantes de escuelas d...

IPN fomenta el cuidado de la salud en su comunidad

IPN fomenta el cuidado de la salud …

La salud se basa en cuatr...

Inauguran XXIV Congreso Internacional de Ergonomía- Semac en la UABC

Inauguran XXIV Congreso Internacion…

Por segunda ocasión la UA...

UAM y UNAM celebraron los 50 años de la revista Leonardo

UAM y UNAM celebraron los 50 años d…

Con un proyecto que magni...

Jalisco a medias en atención al ruido, aún no aprueba la ley en la materia: investigadora de la UdeG

Jalisco a medias en atención al rui…

A casi 50 años de que la ...

Imparten conferencia sobre industria y creatividad en la UdeC

Imparten conferencia sobre industri…

“La industria cultural y ...

Universidades canadienses presentan su oferta de posgrado en el IPN

Universidades canadienses presentan…

Estudiantes mexicanos que...

Imparten charlas sobre el internet de las cosas y seguridad digital en la UABC

Imparten charlas sobre el internet …

Las Jornadas de la Facult...

A quienes desean vernos postrados les respondemos con resultados: rector UABJO

A quienes desean vernos postrados l…

“A los denostadores que q...

Prev Next

Recital de tango en la UAM Destacado

Recital de tango en la UAM UAM

El tango, género que creció a la luz suave y triste de inviernos largos y árboles desnudos en los arrabales de Buenos Aires y Montevideo, llenó con enérgicas notas y nostalgias sonoras el Centro de Difusión Cultural Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
En el recital Noche de tango Valentina Álvarez, en la voz; Frania Mayorquín, al piano y Víctor Madariaga, en el bandoneón, mostraron su dominio instrumental y expresivo mediante ejecuciones de temas melancólicos y amorosos, caracterizados por quejas, confesiones, desengaños, viejos amores y otras obsesiones, temas recurrentes en las letras de estas canciones.


Esta expresión se ha distinguido por sus raíces y su relación con la cultura gauchesca, africana, italiana y la enorme diversidad étnica que resultó de la ola de inmigrantes llegados de Europa, convirtiéndose luego en uno de los mayores símbolos culturales de Argentina y Uruguay.
Ante la desesperanza y el pesimismo que dejaban a su paso las dos guerras mundiales, los tangos fueron una posibilidad expresiva, ya que como diría Jorge Luis Borges: “expresan algo que los poetas no han querido decir con palabras: la convicción de que pelear puede ser una fiesta”.
Entre historias y anécdotas Valentina Álvarez desmenuzó el origen de algunas de las piezas interpretadas, así como el simbolismo de sus letras y los pasajes representativos de las ciudades que los vieron nacer.
La cantante dio vida a estas historias con una voz profundamente expresiva que hizo vibrar a los asistentes, conmovidos por un festín amoroso y nostálgico, por las memorias de barrio y el arrabal, de los recuerdos del barrio de La boca o del Río de la Plata.  
Las ejecuciones del piano y el bandoneón, cargadas de una gran fuerza interpretativa, pero sobre todo de una proyección emotiva, lograron transportar al público a los territorios rioplatenses y recordarle que las grandes preguntas de la vida también encuentran su cauce en la música.
El programa estuvo integrado por clásicos como La Cumparsita, de Gerardo Matos Rodríguez y Pascual Cortusi; Nostalgias, de Enrique Cadícamo y Juan Carlos Cobian; Arráncame la vida, de Agustín Lara, El último café, de Cátulo Castillo y Héctor Stamponi, y Tres esquinas, de Enrique Cadícamo, Ángel D'Agostino y Alfredo Attadís.
También interpretaron Reliquias Porteñas de Graciano De Leone, El corazón al sur y Sueño de Barrilete de Eladia Blázquez, Aquella Reina del Plata de Héctor Negro y Osvaldo Avena y A Evaristo Carriego de Eduardo Rovira.
Finalmente los asistentes fueron complacidos con Me enamoré una vez, de Ivo Pelay y Francisco Canaro; Uno, de Enrique Santos Discépolo y Mariano Mores; así como Gallo Ciego, de Agustín Bardi; Garufa, de Victor Soliño, R. Fontana y Juan A. Collazo.
El concierto forma parte de la serie de actividades permanentes que se promueve en el recinto de la Casa abierta al tiempo, con el propósito de llevar lo mejor del ámbito artístico a la comunidad universitaria y a sus visitantes.

Redacción Campus

volver arriba