Menu
Se suma UdeC al Programa de Estímulos a la Innovación

Se suma UdeC al Programa de Estímul…

El rector de la Universid...

Proyectos de inteligencia artificial en UASLP son atractivos para los jóvenes

Proyectos de inteligencia artificia…

Rolando Castillo estudian...

Investigadores de la UNAM buscan explicar capacidad de los Tarahumaras para correr

Investigadores de la UNAM buscan ex…

Con el fin de entender la...

Instala la UAS el Comité de Contingencia Ambiental

Instala la UAS el Comité de Conting…

La Universidad Autónoma d...

Tecnología hace más visible la brecha generacional entre jóvenes y adultos: académicos de la UdeG

Tecnología hace más visible la brec…

La brecha generacional qu...

Sólo con educación puede construirse una convivencia pacífica: Rector de la UdeC

Sólo con educación puede construirs…

Los indicadores instituci...

Alumnos de primer ingreso de la UASLP, con grandes metas y anhelos

Alumnos de primer ingreso de la UAS…

Luego de la realización d...

Entregan a ocho estudiantes del IPN la beca Roberto Rocca

Entregan a ocho estudiantes del IPN…

Con la finalidad de impul...

El trabajo de grupos civiles por las comunidades afrodescendientes arroja frutos: Activistas en la UAM

El trabajo de grupos civiles por la…

Ante la falta de atención...

A 14 años de su creación, el pez Pargo de la UNAM trasciende fronteras

A 14 años de su creación, el pez Pa…

A 14 años de su creación,...

Prev Next

Escuelas Normales: lo que les falta Destacado

¿Puede un maestro normalista dirigir la empresa social más grande del país? ¿Puede un maestro normalista dirigir la empresa social más grande del país? Especial

Muchas veces he escuchado esta pregunta: ¿Por qué un maestro normalista no dirige la SEP? En efecto, han sido muy pocos maestros normalistas los que han logrado ocupar la silla de José Vasconcelos —quien, por cierto, no era maestro. Los dos maestros de profesión que han tenido el privilegio de ser secretarios fueron José Ángel Ceniceros (1952-1958) y José Ángel Pescador (1994), aunque ambos completaron su formación con estudios universitarios.
Hay molestia cuando el magisterio advierte que algunos puestos de dirección educativa —tanto federales como estatales—son ocupados por personas que provienen de fuera del sistema educativo. Esto sucede porque los gobernantes —presidentes o gobernadores—suelen conceder las posiciones directivas de la educación a sus amigos o a sus compañeros de partido, pero siempre siguiendo criterios políticos y no criterios de experiencia académica o educativa.


Esto ocurre frecuentemente, pero no hay que perder de vista otro motivo que actúa en esas circunstancias: el hecho cierto de que no hay maestros normalistas técnicamente preparados para dirigir la educación nacional. Esta afirmación seguramente indignará a algunos docentes, pero es incuestionable. Los maestros están preparados para enseñar y cumplen muy bien con su trabajo en la escuela, pero casi ninguno ha adquirido las competencias para dirigir la empresa social más grande del país (2 millones de empleados, 25 millones de clientes). Para ser secretario (me refiero, claro, a un buen secretario) se necesita tener, no solo habilidad política, la cual es indispensable, sino también verdadera vocación por la educación, estar empapado en la cultura (o las culturas) de México, conocer en sus pormenores el sistema educativo, dominar en su intimidad la materia educativa, saber la historia de la educación nacional, tener excelentes habilidades para el liderazgo y para la gestión pública, etc., etc.
Tomar el timón de este barco no es cualquier cosa. Cabe, sin embargo, preguntarse: ¿qué institución de México está formando cuadros técnico-políticos con el conjunto de virtudes que se requieren para tomar el mando de la educación nacional? En mi opinión, ninguna. Deberían ser las escuelas normales, pero ellas fueron pensadas por los políticos del siglo XX para entrenar a maestros de banquillo, pero no para capacitar a las personas que habrían de dirigir la empresa educativa: por añadidura, las normales han vivido durante mucho tiempo tanto abandono y descuido, que algunas se encuentran en franca declinación. Ha faltado en nuestro escenario, una visión mayor, más ambiciosa, más grande, de la escuela normal y han faltado autoridades educativas —federales y estatales— con voluntad para impulsar el crecimiento de estas instituciones.
Lamentablemente en las escuelas normales se ha instalado el academicismo formal como ideología dominante. ¿Qué es el academicismo formal? Es la visión que propone hacer crecer a las normales a través de la mera creación de posgrados, sin importar muchas veces el contenido y la utilidad práctica que esos postgrados puedan tener. Antes de pensar en posgrados, hay que pensar en funciones. Y las grandes funciones que las escuelas normales no cumplen satisfactoriamente son: 1) Formar cuadros expertos de alto nivel para dirigir la educación; 2) Impulsar la investigación educativa con orientación pragmática y utilitaria (a saber, una investigación que produzca conocimientos que retroalimenten la práctica educativa) y 3) Desarrollar políticas en materia de formación continua para involucrarlas directamente con el quehacer de las escuelas (después del entrenamiento profesional, debe venir la formación continua, tal y como como lo hacen las mejores universidades)  
He aquí, resumido, todo un programa de acción que debería ponerse en práctica lo más pronto posible, aunque sabemos muy bien de la negligencia, de la dispersión, y de los pequeños intereses que, frecuentemente, mueven a las personas que toman las decisiones en este país (27 de julio 2017).

Gilberto Guevara Niebla
Profesor del Colegio de Pedagohttp://campusmilenio.mx/administrator/index.php?option=com_k2&view=item#gía de la UNAM; Consejero del INEE.

Modificado por última vez enJueves, 03 Agosto 2017 01:26
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV