Menu
Se reúne Comité de reconstrucción con director general del IPN

Se reúne Comité de reconstrucción c…

El Comité de Reconstrucci...

La filosofía contribuye a formar una mejor sociedad: investigador de la UAM

La filosofía contribuye a formar un…

La filosofía es un instru...

Estudia el IPN el valor de integrar conocimiento externo en industrias tecnológicas

Estudia el IPN el valor de integrar…

Con el propósito de mejor...

Intensidad de las lluvias de la temporada ciclónica, es atípica: experto de la UASLP

Intensidad de las lluvias de la tem…

Las lluvias que se han pr...

Fortalecen emprendimiento de familias de estudiantes de la Escuela del UdeG “Matute Remus”

Fortalecen emprendimiento de famili…

Con la finalidad de que l...

Urge que las IES implementen posgrados en técnicas sismo-resistentes: Fernando Angulo Brown en el IPN

Urge que las IES implementen posgra…

El catedrático e investig...

Exhortan en la UdeG a que instituciones públicas de salud protejan información de pacientes

Exhortan en la UdeG a que instituci…

El análisis de las estrat...

Trabaja ACU todos los días para el logro de la igualdad: Presidenta en la UdeC

Trabaja ACU todos los días para el …

Al rendir su primer infor...

Principios del movimiento zapatista, aún vivos en la Ciudad de México: Coloquio en la UAM

Principios del movimiento zapatista…

Los principios del movimi...

Reconoce el rector de la UAS a estudiantes y deportistas destacados como valores universitarios

Reconoce el rector de la UAS a estu…

Por su destacada particip...

Prev Next

Manelick y "Los rechazados" Destacado

El ingreso a la universidad debe tener un sustento académico y no un fundamento político. El ingreso a la universidad debe tener un sustento académico y no un fundamento político. Cuartoscuro

Recientemente se hizo público que el joven proveniente de la Vocacional del IPN, Leslach Manelick Martínez logró contestar correctamente las 140 preguntas del examen de admisión para ingresar a la UNAM. Y luego, días después, se dio a conocer que el mismo Manelick rechazó una beca que le ofreció el Tecnológico de Monterrey, y no sólo eso, en su declaración expresó con intención su gratitud y reconocimiento al IPN y a la UNAM, al primero por haberlo formado y a la segunda por abrirle las puertas a la carrera en la que soñaba estudiar.


Manelick es el estudiante que toda institución pública aspira a tener en sus aulas. Inteligente, dedicado y definido en sus convicciones sociales. Quien permite que hagan públicas sus opiniones frente a una oferta educativa como la que le hicieron, dice mucho de él; algo lo define; pero así como es aplicado y firme en su ideología, joven como es, debe esperarse que siga libre como el viento, desarrollando con la brillantez que demostró en el examen su  espíritu crítico, para ser capaz de juzgar con objetividad lo que encuentre en el campus, frente a lo que le digan sus docentes y compañeros de aula; y que tenga el suficiente criterio para no dejarse llevar por la música adormecedora del pensamiento único, que suele sofocar a la academia de las universidades públicas.
Manelick estudió, se preparó para lograr la meta que obtuvo. Asistió a un curso especializado, le tomó muchas horas diarias al entretenimiento, al deporte, a los dispositivos distractores, tal vez a la novia, para estudiar todas las disciplinas que aparecen en el cuestionario del examen de cuya aplicación, hace algunas décadas, fue responsable una gran universitaria, Emma Dolujanoff.      
Como Manelick Martínez, muchos jóvenes que pasaron el examen de admisión, en la UNAM y en muchas otras instituciones públicas, se sujetan al criterio del mérito escolar, en un sistema de ingreso que se ve limitado por la falta de espacios, que es lo mismo que decir escasez de recursos, sistema que, sin embargo, desde una perspectiva social, opta por los mejores, por los más preparados, dejando fuera (no sin oportunidad, que quede claro) a los que no alcanzaron los promedios exigidos o requisitos para obtener un lugar. Es el mérito con base en el esfuerzo lo que cuenta.
No obstante, cada vez que se dan a conocer los resultados de los exámenes, brotan algunos grupos, encabezados por los mismos líderes, demandando un lugar, con el argumento de que las desventajosas condiciones sociales que obviamente aquejan a lo que menos tienen, son la causa principal de que muchos jóvenes se queden sin un lugar para estudiar; argumento falaz que se liga fácilmente a la idea pobrista- populista de que la universidad debe abrir sus puertas a todos, dándole a los criterios de ingreso un fundamento político y no un sustento académico, exigiendo que se renuncie de facto a la calidad educativa, al criterio del mérito académico.
Julio y agosto es temporada de movilizaciones (reducidas) de estos grupos, mesas de diálogo, acuerdos, impostura en uno o dos medios de un discurso con tintes  demagógicos de lo público y, en capas sobrepuestas en el ambiente educativo, una discusión siempre abierta de las políticas  universitarias en materia de cobertura.
Las protestas de “los rechazados” que vemos cada año, vienen calzadas en este discurso, buscando desconocer lo que miles de estudiantes han hecho durante meses; ellos, esperando un “enchufe” o el “empujón” que brinda la presión de las “cuotas” que creen los líderes de estos grupos poder lograr como si fuera un “derecho” basado en la costumbre, lo cual se basa en repetir el mismo rito de la protesta de doscientas gentes alrededor de la SEP, entre  rechazados, padres de familia y sus clientelas tradicionales.  
Aquí se soslaya que el examen de la UNAM y el que practica el Ceneval, brindan oportunidad para todos. Estas pruebas no son tan dramáticas ni tan  difíciles  como el gaokao chino, un examen que dura 9 horas, al que se presentan cientos de miles de aspirantes a ingresar a las grandes universidades chinas, y para el que se preparan durante meses, 14 horas diarias, incorporando al sacrificio a la familia, todo para lograr un lugar que les dará oportunidad de estudiar una carrera que, en el caso de los chinos, sí cambiará su vida y la de su familia.
Supieran los que protestan en la Plaza de Santo Domingo de la ciudad de México en estos días, que en China, cuando las autoridades han querido cambiar el sistema de cuotas para dar más plazas a estudiantes de otras regiones, los estudiantes perjudicados por la decisión son los que salen a protestar a las calles, o sea por la razón contrarían que los locales lo hacen.
Tal vez menos exigentes ni con las variantes disciplinarias del gaokao, los exámenes del Ceneval y el de la UNAM mismo, son exámenes estandarizados y exigentes, de alta calidad técnica.
Con estas formas de reclutamiento en base al mérito, algunas universidades pusieron punto final a las prácticas de corrupción e influyentismo que ejercían grupos de poder interno.  
Es lamentable, pero lo cierto es que siempre hay quienes quieren regresar o imponer las prácticas corruptas del pasado.


Para 2018, por lo menos 7 por ciento de aumento pide Graue
Tal vez previendo tiempos nublados en el horizonte, ya con el bastón de mando recibido de los representantes de los pueblos integrantes de la Mixteca Alta de Oaxaca, el pasado 27 de julio, ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, el rector Enrique Graue elevó su voz ante los legisladores para demandar un 7 por ciento de aumento de presupuesto para el año 2018.  “Por lo menos”, dijo el rector.
En una sesión donde la Comisión Permanente reconoció la labor de la UNAM para que la UNESCO diera a la Comarca Minera de Hidalgo y a la Mixteca Alta de Oaxaca, la categoría de los primeros geo parques mundiales del país, el rector Graue afirmo que la UNAM  “requiere de un presupuesto suficiente para continuar sus labores y para mejorar otras que la nación le ha confiado, como la Biblioteca y Hemeroteca nacionales; la investigación oceanográfica, la red sismológica y mareográfica y, ahora, los geoparques, que requerirán de nuevos y adicionales apoyos”.
Además, con un objetivo superior e irrebatible: para que la UNAM, dijo el rector, “desde la docencia, la investigación y difusión de la cultura continúe poniendo en alto el nombre de México”.

Jorge Medina Viedas

volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV