Menu
Silla de ruedas del IPN brinda movimientos de ejercitación

Silla de ruedas del IPN brinda movi…

Estudiantes del Centro de...

Emprendedora del IPN conecta a artesanos mexicanos con el mundo

Emprendedora del IPN conecta a arte…

Brindar una oportunidad s...

La cultura es esencial en el desarrollo de todos los profesionistas: director del INAH en el IPN

La cultura es esencial en el desarr…

Es necesario que los prof...

Estudiar lo cotidiano y el sentido común propiciará el cambio social: académica francesa en la UAM

Estudiar lo cotidiano y el sentido …

El enfoque utilizado por ...

Participa el rector de la UAS en mesa redonda durante el Encuentro Universitario sobre derechos humanos

Participa el rector de la UAS en me…

En el Encuentro Universit...

Garantizar pago de salarios, principal compromiso en UABJO: Rector

Garantizar pago de salarios, princi…

En reunión de trabajo con...

Se realiza día de puertas abiertas a la inclusión, en la UdeC

Se realiza día de puertas abiertas …

Con el fin de promover la...

Presentarán teatro de improvisación en el Museo de la UABC

Presentarán teatro de improvisación…

Con la participación de l...

Comparten expertos retos y oportunidades de la internacionalización para las empresas en Cetys

Comparten expertos retos y oportuni…

Hoy en día las empresas q...

La UASLP inaugura Departamento Universitario de Inglés en la Facultad de Agronomía

La UASLP inaugura Departamento Univ…

En el marco del 45 aniver...

Prev Next

Por siempre 21 Destacado

Por siempre 21

A los jóvenes de México

El pasado domingo 13 de agosto mi hermano Alan Alejandro Martínez Rojas hubiera cumplido 26 años, pero murió a los 21. Hace cinco años lo atropellaron, deshicieron su cuerpo. El responsable está sujeto a proceso, “es un caso muy complicado” me han dicho en más de una ocasión. En 2012, Eduardo de 19 años atropelló a mi hermano con una golf, meses después, al cumplir 20, su papá le compró un BMW. Tres veces la fiscalía de GAM-2 quiso archivar el expediente por el homicidio de mi hermano. En febrero de 2017 —casi cinco años después de la comisión del delito mencionado— el imputado fue ingresado al Reclusorio Norte de la Ciudad de México, en calidad de prisión preventiva, pues desde el principio mi familia recibió señales de hostilidad y amenazas, pero un mes después, el magistrado Enrique Sánchez Sandoval, apeló tal decisión, derrumbando más de cuatro años de trabajo de la procuraduría capitalina y de una madre que decidió convertir su dolor en una amorosa e incansable lucha.

En los tribunales, el responsable (“probable responsable” por aquello de las minucias jurídicas) no para de decir que mi hermano era su “amigo”, y como era su amigo, con su auto, lo arrastró sin frenar casi cien metros: es mi reflexión. Mi hermano murió un sábado en la madrugada en un ambiente de fiesta. Fiesta y juventud parecen ser fenómenos inseparables, reflexionando pues, sobre el tema de la juventud y no dejar que las zozobras personales nos separen del dolor del mundo, recuerdo el discurso del secretario de Educación José Ángel Córdova Villalobos a finales de la administración pasada: “Vivir desgraciadamente muy de cerca experiencias como la pérdida de un ser querido, de un joven en plenitud, a consecuencia de un accidente automovilístico; lo cual es la primera causa de muerte entre la población de 15 a 35 años, generalmente relacionada con el abuso del alcohol”. El pasado 12 de agosto se conmemoró el Día Internacional de la Juventud, ese día es señalado para este sector social desde 1999 a iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), año en el que en nuestro país se creó el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve).
Dicen que el sentido profundo de las efemérides es el aliento que proporcionan a la revisión crítica de nuestra inacabada historia; la idea de dedicarle un día a este sector de la sociedad es desarrollar políticas en temas prioritarios como la educación, el empleo, el hambre, la pobreza, la salud, el medio ambiente, el uso indebido de drogas y la delincuencia juvenil; así como desarrollar canales de comunicación y cooperación entre organizaciones juveniles tanto nacionales como internacionales. En la década de los años setenta, el ex Presidente chileno Salvador Allende, aseguraba que “ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”, pero actualmente ¿cuáles son los retos a los que se enfrenta este sector de la sociedad, en un país en el que el promedio de edad de su población es de 27 años? Como preguntara el poeta de Uruguay: ¿qué les queda por probar a los jóvenes / en este mundo de rutina y ruina? /
¿cocaína? ¿cerveza? ¿barras bravas? / les queda respirar / abrir los ojos / descubrir las raíces del horror/ inventar paz así sea a ponchazos / entenderse con la naturaleza/ y con la lluvia y los relámpagos / y con el sentimiento y con la muerte / esa loca de atar y desatar. Aunque…
 
Ser joven es una idea reciente
 Si bien es cierto que se puede hablar de grupos bohemios juveniles del París de la primera mitad del siglo XIX, de acuerdo con la publicación “Jóvenes: entre sus tramas convocantes y sus potencias creadoras”, editado por la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), “la concepción de juventud que hoy tenemos es relativamente reciente, la mayoría de los autores que han estudiado este tema señalan que aparece después de la Segunda Guerra Mundial (1945), cuando los jóvenes comenzaron a ser relevantes como grupo de consumidores y también se volvieron interesantes para la investigación social”; según documenta esta obra.
 
Demografía de los jóvenes en México
A este grupo social se le ha visto desde la postguerra como un grupo de consumo de productos de belleza como de políticas públicas. De acuerdo con el “Programa Nacional de Juventud (PNJ) 2014-2018”, en México viven más de 37 millones de jóvenes, de ellos, apenas un poco más de la mitad (56 por ciento) recibe Educación Media Superior. De acuerdo con esta publicación, en 2013 la población juvenil (12 a 29 años de edad) representó 32.1 por ciento del total de la población. Se estima que para el 2020 dicha proporción será de 30.5 por ciento, momento a partir del cual se reducirá de manera constante hasta alcanzar 24.4 por ciento en 2050.
De este nutrido sector poblacional, el 44.9 por ciento enfrenta algún tipo de pobreza; de acuerdo con el PNJ 2014-2018, la actual administración se ha planteado como necesario atender de manera prioritaria a los 3.5 millones de jóvenes que viven en pobreza extrema. Se sabe que siete de cada diez jóvenes carece de seguridad social; tres de cada diez, no tiene acceso a servicios de salud y 15.3 por ciento se encuentra en rezago educativo.
 Sea esta una oportunidad para reflexionar sobre la importancia de aprovechar el actual bono demográfico que como se ha expuesto, a partir de 2020 empezará a decrecer de manera constante… pero que no decrezca porqué nuestros jóvenes encontraron puertas cerradas en lugar de oportunidades, armas en lugar de música o cine o literatura, drogas antes que libros, disyuntivas sin alguien que brinde un noble consejo, prejuicios antes que la curiosidad de quien quiere descubrir el mundo; sea pues esta una oportunidad para impulsar a los jóvenes a que sean algo más que un sector de consumo o carne de cañón para el narco y más bien, tomen con pasión la vida en sus manos y, respondan al llamado de proponer nuevas ideas para el porvenir. Mi hermano siempre tendrá 21 años… y no saben el dolor que causa el no conocer a su novia, el no verlo terminar su carrera, saber que jamás tendrá un hijo y sobre su muerte… padecer la acinesia de las instituciones; ver como, hasta ahora, campea la impunidad.

Héctor Martínez Rojas

Periodista

Modificado por última vez enMiércoles, 16 Agosto 2017 22:47
volver arriba

Redes y más

Universidades BUAP UAEMEX UV