Menu
Convoca Rector de UABC a consolidar la democracia en México

Convoca Rector de UABC a consolidar…

El Rector de la Universid...

Inaugura UABC e XXVI Concurso Internacional Ensenada Tierra del Vino

Inaugura UABC e XXVI Concurso Inter…

La Universidad Autónoma d...

Conmemoró la UABJOel bicentenario del natalicio de Carlos Marx

Conmemoró la UABJOel bicentenario d…

“El Capital está de regre...

Rector de la UAS pone en marcha Segundo Foro Regional sobre Derechos Políticos

Rector de la UAS pone en marcha Seg…

Se desarrolla en la Unive...

Disfrutaron 170 mil asistentes el mundo de la tecnología en Papirolas 2018

Disfrutaron 170 mil asistentes el m…

“Get lucky” de Daft Punk,...

Ciencias Forenses, una de las carreras con mayor demanda en CUTonalá de la UdeG

Ciencias Forenses, una de las carre…

El primer obstáculo de es...

Participa Eduardo Peñalosa Castro en el IV Encuentro de rectores de Universia

Participa Eduardo Peñalosa Castro e…

El doctor Eduardo Peñalos...

En todo el mundo estamos frente a una clase política despreciable: Michelangelo Bovero en la UNAM

En todo el mundo estamos frente a u…

Nosotros, en todo el mund...

Ceniza, afectación mayor durante erupción explosiva: Nick Varley en la UdeC

Ceniza, afectación mayor durante er…

Como parte del Taller de ...

Otorgará IPN nueva beca a estudiantes para impulsar el deporte

Otorgará IPN nueva beca a estudiant…

Para motivar a los estudi...

Prev Next

Analizan la violencia del lenguaje contra las mujeres en la Ibero Destacado

Analizan la violencia del lenguaje contra las mujeres en la Ibero UIA

El término ‘feminazi’ ha sido utilizado para degradarnos, estigmatizarnos y descalificarnos; sólo por luchar y reivindicar nuestros derechos como mujeres, afirmó la Dra. Teresa Incháustegui, directora del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México.
El Centro de Exploración y Pensamiento Crítico (CEX) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México organizó el evento ‘Las feminazis. Odios y fascismos’, en el arranque del ciclo Cex ande Lunch, una serie de conferencias para debatir sobre temas polémicos.


El título de esta conferencia, que destaca por romper con esquemas rígidos de interacción, sirvió de marco no para reivindicar el término 'feminazi’, sino para hablar de la lucha feminista, los aportes y significados que ésta busca a nivel social en su conjunto, y no como la imposición desde el género, que mucho confunde y provoca el uso, lamentablemente, de calificativos como 'feminazi’.
Aunque fue polémico el cártel y el nombre de la charla, la Dra. Teresa Incháustegui, quien desde 2014 dirige Inmujeres-CDMX y tiene una trayectoria en materia de defensa de género y de la lucha feminista, reconoció que fue un buen inicio para desentrañar el concepto, pero sobre todo colocar el tema feminista en la palestra.
“Nosotras, las feministas, estamos por otro mundo, no estamos para dominar a los hombres. Este mote de ‘feminazi’, que es usado para degradarnos, estigmatizarnos, descalificarnos, es nueva; porque la verdad había escuchado muchos otros descalificativos años atrás, de hecho, la descalificación de las feministas comenzó desde que empezamos a defender nuestros derechos como personas”.
Comentó que el feminismo es una manera de pensar, una filosofía y un programa social que parte de la idea de que la mujeres somos personas. Afirmó que 'ser mujer' es una construcción social que nulifica, tanto al sexo femenino como al masculino, al asignarles roles, lo que anula otras muchas potencialidades existentes en los seres humanos.
"Pensamos que otro mundo es posible, que otras relaciones entre personas son posibles, en donde las personas están en el centro de la organización social y no en los márgenes. Queremos un mundo donde el ser humano esté en el primer lugar, y que no seamos medidos en nuestras oportunidades o nuestras obligaciones por ser hombres o ser mujeres, por haber nacido de un sexo o de otro, sino por ser personas. Ese es el gran desafío que tenemos encima".

Repensar la masculinidad
Habló de la masculinidad y la necesidad de replantear lo que es ser varón. "Yo quisiera que las políticas de igualdad de la mujer incluyeran políticas de transformación de la masculinidad, estamos planteando que las políticas de igualdad en la Ciudad (de México) también trabajen con la parte masculina".
La importancia de hacer este ejercicio es acabar con el sexismo, pues bajo este manto, los hombres se vuelven impermeables a todos los sentimientos, se convierten en seres hieráticos, que deriva en ejemplares de la masculinidad completamente discapacitados emocionalmente.
"Por eso, nosotras también decimos que la masculinidad mata, y mata a los hombres porque los hace que tomen riesgos que son innecesarios para demostrar su hombría, capacidad de control, ser violentos, porque es la forma en la que el macho alfa va a someter a las mujeres y a los demás hombres".
Por ello, es preciso desmontar siglos de dominación del pensamiento patriarcal, que no se cuestiona, pues ha sido impuesto. Quienes deciden enfrentarlo y no acostumbrarse ni adaptarse a lo establecido, por el simple hecho de que no aceptan perder su libertad y autonomía, son censurados y violentados de diversas formas, incluido el uso del lenguaje.
Al enumerar los logros que las mujeres han alcanzado en México, en cien años de lucha feminista, la titular de Inmujeres-CDMX afirmó que mucho se debe a esas mujeres a quienes se les ha llamado 'feminazis', aunque reafirmó una vez más que el término es lamentable porque tiene la carga de los discursos de odio.
La casa del lenguaje
Por su parte, el coordinador del CEX, Dr. Juan Carlos Henríquez, dijo que debemos reflexionar sobre las consecuencias de que fenómenos se incrusten en el lenguaje, “una serie de palabras, de gestos, de comportamientos, como si fueran naturales, y muchas veces los adoptamos, los reproducimos, nos parecen chistosos, cuando en el fondo están cargando con una realidad que no queremos”.
"Feminazis es un término que desacredita cualquier intento que quiera reivindicar la equidad de género, que quiera buscar un mundo igual para hombres y mujeres, sabemos que se emplea para minimizar o descalificar esa realidad.
"Lo curioso es que la palabra entra como chiste, pero cuando entra el campo semántico, en ese momento ya no es tan chistoso. La palabra tiene tal poder de naturalización, como el sexismo, el clasismo, el racismo, la misoginia, la homofobia, que entra a la casa del lenguaje sin hacer ruido”.

Iván Caberera

volver arriba