Menu
Profesionales de Chile y Nayarit cursan posgrado de calidad en la UJAT

Profesionales de Chile y Nayarit cu…

Los profesionales chileno...

Días cálidos y secos sentirán los jaliscienses en lo que resta de febrero y marzo: investigadores de la UdeG

Días cálidos y secos sentirán los j…

Jalisco se verá afectado ...

Presentan proyecto internacional para preservación de lenguas en peligro de extinciónhtt en la UJAT

Presentan proyecto internacional pa…

Para celebrar el Día Inte...

Realiza FIM de la UABC e Index último taller del Diplomado para la Certificación en Ergonomía

Realiza FIM de la UABC e Index últi…

La Facultad de Ingeniería...

Culmina el Cuarto Festival Intercultural Indígena de UdeG en Tlaquepaque

Culmina el Cuarto Festival Intercul…

Urgen a que se trabaje en...

La UASLP recibió a José Antonio de la Peña, integrante del Colegio Nacional

La UASLP recibió a José Antonio de …

La construcción de un cal...

Crea IPN dispositivo para ingresar al automóvil con la voz

Crea IPN dispositivo para ingresar …

Ingresar al automóvil med...

Firman convenio la fundación Elena Poniatowska Amor y la Universidad del Claustro de Sor Juana

Firman convenio la fundación Elena …

La Universidad del Claust...

La facultad de Medicina de la UAS destaca la importancia de formar gericultistas

La facultad de Medicina de la UAS d…

Ante el aumento de person...

El Hábitat UASLP recibió con interés conferencia sobre energías renovables

El Hábitat UASLP recibió con interé…

En el Aula Magna de la Fa...

Prev Next

Naturaleza y solidaridad Destacado

El reciente sismo nos recordó, con otras dimensiones, la cicatriz de 1985. El reciente sismo nos recordó, con otras dimensiones, la cicatriz de 1985. Especial

Pasados los minutos de la una de la tarde del 19 de septiembre, 32 años después de la tragedia de 1985, la furia de la naturaleza llegó como una ordalía bíblica.
No hay por qué comparar. Ésta tragedia no tuvo las dimensiones de aquella pero el dolor y la tristeza de hoy, acrecienta nuestras incertidumbres y evidencia nuestra fragilidad.


Todo lo que se dice es cierto. La naturaleza es vengativa, la hemos ofendido con nuestro egoísmo y nuestra sevicia. No hablemos de ésta, no recordemos nuestros vicios.  
Ella repitió el golpe efemérico con su fuerza ciega y superioridad empírea. Así, con rudeza y por sorpresa. Nos había roto ya el 7 de septiembre a los pueblos desvalidos del sur. A Chiapas y a Oaxaca les partió los fláccidos huesos de su orografía y se ensañó con su belleza indígena.
Llegó por las llanuras y montañas del sur queriendo ser justa, sacudió Morelos y Puebla y penetró a la ciudad que no desconoce, azotando de manera selectiva los cuatro puntos cardinales, dejando en cada barrio, en cada residencia, en una escuela pública o en una privada, en cada clase social, las huellas de su bestialidad.
La “sociedad civil” reaccionó a su miedo y a su dolor; asumió el momento iniciático y acudió a los sitios de las tragedias. Inscribió con palabras, hechos y sudor de bondad, la palabra solidaridad. Pero algunos quisieron revivir la rabia y la impotencia de 1985. Surgieron los activistas políticos y quisieron tomar el mando de las acciones. Repetir 1985.   
A la energía política y a la solidaridad, algunos grupos políticos de la ciudad sumaron rumores perversos. El gobierno federal y el de la ciudad no se cruzaron de brazos. No se dejaron ganar la iniciativa y entraron en acción inmediata. Incluso el gobierno federal por un momento sobre reaccionó y regresó a la capital a los secretarios encargados de atender Chiapas y Oaxaca y los concentró en Los Pinos.
En las primeras horas de la tarde, el Ejército, la Marina y los organismos responsables controlaron las zonas más afectadas. Los servicios de salud y emergencia actuaron ya con rapidez y eficacia; y una vez que los carceleros de la sociedad civil, los profesionales de la desinformación en las redes sociales fueron aplacados por la labor conjunta del gobierno y la sociedad civil, la ciudad, herida, llorosa, se encerró en sí misma.
El presidente dio otra orden: regresó de nuevo a los encargados de responder a las demandas de Chiapas y Oaxaca. Cuestión de sensibilidad.
La naturaleza enfurecida pudo ser apaciguada, apenas satisfecha en sus exigencias sacrificiales.
Es una historia interminable, entre el hombre y su némesis. 

Modificado por última vez enJueves, 21 Septiembre 2017 00:54
volver arriba